InicioConciertosCrónica de Mad Cool (Recinto Iberdrola Music, Madrid, 2023)

Crónica de Mad Cool (Recinto Iberdrola Music, Madrid, 2023)

-

Jueves 6 de julio

Bien equipados para aguantar las altas temperaturas y el sol de Madrid, iniciamos nuestro camino hacia Mad Cool para disfrutar de una jornada inaugural que esperábamos arrancar con unos clásicos, los californianos The Offspring. Pero antes, llegaba la primera oportunidad de poner a prueba los accesos al festival. Acudimos a la cita en la línea 3 de metro, haciendo el trayecto entre Legazpi y Villaverde Alto de una forma cómoda y rápida. Es cierto que el camino de 15-20 minutos del metro hasta la entrada del festival, a pleno sol, se hace un poco dura, pero asumible al mismo tiempo.

Una vez recogido el pase de prensa y completado un primer paseo para comprobar ambiente, descubrimos el que podemos considerar, sin lugar a dudas, el único stand publicitario realmente útil de todo el festival, en el que podías ponerte crema solar para protegerte de forma absolutamente gratuita. Gran iniciativa que logró conjugar el interés en publicitarse en un evento de estas características con la necesidad de aportar valor real al público del festival. Bravo.

The Offsrping - Crónica de Mad Cool (Recinto Iberdrola Music, Madrid, 2023)

A las 19 horas y con un calor asfixiante, The Offspring salieron al escenario para recordar los tiempos en los que lideraban la escena punk estadounidense con sus rotundos himnos. Solo verles salir ya daba aún más calor, con manga larga y vestidos de negro. Entre eso y que ya tienen una edad, el riesgo de lipotimia podría ser una opción, pero afortunadamente no fue así y arrancaron con fuerza desde la primera canción (nada menos que Come Out and Play). Es cierto que venían con un reciente disco bajo el brazo, pero afortunadamente para todos, dejaron que el protagonismo se lo llevaran sus temas más conocidos, principalmente aquellos procedentes de sus discos Smash y Americana. Tuvieron incluso hueco para una fantástica versión del Blitzkrieg Pop de los Ramones antes de despedirse, como no podía ser de otro modo, con Self Esteem y demostrarnos, por si nos habíamos olvidado, que con un repertorio como el suyo todavía pueden darnos mucha guerra.

Al mismo tiempo, el Escenario 3, una verdadera joya dentro del festival, nos daba la bienvenida con Paolo Nutini. El artista escocés fue recibido con mucho cariño ya que, a pesar de haber actuado el día anterior en la sala La Riviera, no es muy habitual verle en nuestro país. Su carrera consta de cuatro álbumes de gran calidad, en los que ha sabido evolucionar con una propuesta en la que el pop se entremezcla de manera muy orgánica con otros géneros como el soul, el funk o el folk. El concierto se hizo corto, creemos que incluso para él, ya que se dejó algunas canciones imprescindibles en el tintero como Iron Sky o Through the Echoes. Aún así, pudimos constatar que Paolo goza de enorme respeto entre el público y de una gran capacidad y versatilidad vocal, bien sea de manera más acústica o con toda la banda a pleno rendimiento. Al final, poder disfrutar de cerca de canciones como Candy o New Shoes, es una de las mejores maneras de arrancar un evento de estas características.

Para estar únicamente en las primeras horas de festival, los solapes empezaban fuerte, y ya nos veíamos obligados a tomar una decisión trascendental entre The 1975 y Machine Gun Kelly. Afortunadamente, veníamos bien preparados y pudimos presenciar ambos conciertos.

The 1975 - Crónica de Mad Cool (Recinto Iberdrola Music, Madrid, 2023)

En el caso de la banda liderada por Matt Healy, espero que a nuestros compañeros de Mercadeo Pop no les importe esta licencia, pero es que hicieron la definición perfecta de este grupo a través de twitter hace unos días. Efectivamente, son la reencarnación de INXS si la banda de Michael Hutchence se hubiera formado en estos tiempos. Con esa pose de crooner canallita del siglo XXI con un lado sensible que tan bien ha sabido potenciar, Healy fue conquistando poco a poco al grupo con sus canciones y su magnetismo en el escenario. Eso sí, a veces parece que el personaje se le va un poco de las manos, y entre cigarros y sorbos a la petaca, empiezas a dudar si acabará consciente el concierto. Musicalmente, sonaron de forma fantástica, y quizá lograron acabar con ese rumor de que (casi) siempre cancelan sus conciertos programados en nuestro país. A pesar de la hora temprana, el Escenario 3 se les quedó pequeño, ya que la legión de fans de la banda británica es cada vez mayor. Actitud, seducción y un buen puñado de temas excepcionales, convierten a The 1975 en uno de los grupos con un mayor poder de convocatoria y con un futuro enormemente prometedor (si las circunstancias personales de sus miembros lo permiten).

En el Escenario Mad Cool, al mismo tiempo, Machine Gun Kelly también sufría y se preguntaba por los rigores del calor madrileño (creo que fueron varios los que hicieron la broma de cambiar el nombre del festival de Mad Cool a Mad Hot y variantes). Había ganas de ver al estadounidense en Madrid, que se mostró con muchas ganas, se preocupó de hablar y presentarse en español ante el público («hola, soy el pistolero») e incluso se subió a interpretar uno de sus temas desde la torre reservada para gráficos (y super VIPs) dejando uno de los momentos más icónicos del festival. Bueno, quizá también dejó uno de los momentos más extraños, o inesperados, cuando se arrancó con una versión de Danza Kuduro. Sí, estás leyendo bien, esto ocurrió, no fue un sueño (o una pesadilla, todo depende).

Seguimos con las decisiones difíciles. Lizzo o Sigur Ros. Elegimos ver ambos, por supuesto. La primera fue una de las grandes sorpresas del día y de todo el festival. Su propuesta funky y su incuestionable carisma, convirtieron el Escenario 2 en una pista de baile en permanente combustión. La artista de Detroit demostró a base de fortaleza escénica y una voz descomunal que es uno de los nombre propios de la actual escena pop a nivel mundial. Una verdadera diva llamada a marcar una época en el género que con canciones como Juice ya se ha posicionado en la primera línea del panorama. Sus seguidores y los recién llegados disfrutaron por igual de un concierto ardiente y desprejuiciado. Lizzo fue una apuesta ganadora de esta edición del Mad Cool, no hay ninguna duda.

Lizzo - Crónica de Mad Cool (Recinto Iberdrola Music, Madrid, 2023)

Los islandeses nos volvieron a dar un espectáculo musical absolutamente hipnótico. La mezcla de música, luces y escenografía y, sobre todo, la sobrenatural voz de Jonsi nos trasladan inmediatamente a un viaje a otra dimensión. Es una de esas bandas que se disfrutan mucho más en sala que en un festival, tanto por planteamiento como por formato, pero desde luego es caso imposible salir decepcionado de uno de sus conciertos. No conocíamos aún en profundidad las canciones de su último trabajo como para disfrutarlas tanto como sus clásicos, pero desde luego nos pareció que se encuentran en un notable estado de forma musical.

Ya faltaba poco para uno de los conciertos que más expectativas había despertado: Robbie Williams en el escenario 1. No es necesario hacer ninguna presentación cuando hablamos del músico británico. Esa mezcla de gamberrismo y sensibilidad que tantas pasiones despierta, volvió a llevarse una multitud de elogios gracias a una actuación llena de diversión y cercanía con el público. Aunque a veces se mostró excesivamente charlatán, rompiendo por momentos el ritmo del concierto, su espontaneidad y simpatía fueron claves para ganarse el corazón de los más escépticos. A Robbie hay que quererle, es un verdadero showman, y desprende energía y glamour en cada movimiento, pero no es solo eso, sino que también tiene un repertorio plagado de hits a los que es difícil resistirse, como Rock DJ, Candy, She’s the One y la hermosísima Angels.

También teníamos intención de pasarnos a ver tanto a Maxïmo Park como a Rina Sawayama, pero en el caso de la artista japonesa-británica no fue posible ya que canceló su actuación en el último momento debido a «problemas de producción» sobre los que ni ella ni la organización han revelado más detalles. Sí pudimos disfrutar de la banda de Newcastle, que quizá ha perdido algo del frenesí y exuberancia que exhibían en sus inicios cuando nos volaron la cabeza con A Certain Trigger, pero con Paul Smith sobre el escenario, sabes que el concierto siempre va a ser intenso y divertido. Con cambios en su formación clásica (hace tiempo que no les veía en directo), demostraron que siguen transmitiendo altas dosis de energía en su directo, llevándonos poco a poco a un clímax que se consuma con la euforia colectiva que respira su enorme Apply Some Pressure.

Franz Ferdinand -Crónica de Mad Cool (Recinto Iberdrola Music, Madrid, 2023)

Vamos encarando el final de la primera jornda, y una vez más, tenemos una difícil decisión: Lil Nas X o Franz Ferdinand. Por mucho que nos gustan los escoceses, ya les hemos visto en diversas ocasiones, la más reciente hace unos meses con su última gira, así que decidimos priorizar al artista de Georgia. La puesta en escena es simplemente impresionante. Bailarines, luces, una serpiente gigante sobre el escenario pero, sobre todo, Lil Nas X que decide no guardarse ningún as bajo la manga y empezar directamente con MONTERO (Call Me By Your Name). Y claro, el Mad Cool se vuelve loco con ese espectacular despliegue. Un enorme espectáculo que incluyó mucho baile, cambios de escenario e incluso al artista montado en una especia de caballo blanco para interpretar Old Town Road. Visualmente, y desde el punto de vista del espectáculo, uno de los mejores momentos del festival. Antes de irnos, pudimos asomarnos al escenario de Franz Ferdinand y comprobar que, una vez más, estaban consiguiendo que el público bailase al ritmo de sus himnos art-rock. Una apuesta segura.

Como nota final del jueves, nos marchamos usando el metro, que abría durante estos días hasta las 4. Sin mayor problema pudimos caminar tranquilamente hasta la estación, coger un tren que, obviamente, iba lleno (tampoco vamos a pretender poder ir todos sentados y con el tren medio vacío, ¿no) y en un rato totalmente razonable, llegamos a Sol. De ahí, a descansar, que aún nos faltaban dos días de conciertos.

AUTOR

¿Te gusta CrazyMinds? ¡Síguenos!

BUSCADOR

Y MUCHO MÁS...

spot_img
spot_img