InicioConciertosCrónica de Mad Cool (Recinto Iberdrola Music, Madrid, 2023)

Crónica de Mad Cool (Recinto Iberdrola Music, Madrid, 2023)

-

Viernes 7 de julio

Spoon fueron los elegidos para abrir el Escenario principal en la jornada del viernes. Sinceramente, no sé qué les han hecho Britt Daniels y compañía a los responsables de Mad Cool para que les pusieran a tocar a las 17:50 horas, pero sinceramente, creo que merecen un horario mejor. Llegué con el concierto a la mitad, pero lo que pude escuchar sonó tan sólido y recomendable como siempre. Pero insisto, por favor, la próxima vez a un horario más acorde a su trayectoria.

Poco después teníamos una cita con Maynard James Keenan al frente de Puscifer. Como siempre, peinados estrambóticos, pelucas, maquillaje y hombres enmascarados para este personalísimo proyecto del cantante de Tool y A Perfect Circle que resulta tan difícil de definir. Por momentos no sabes si estás en un concierto, una obra de teatro o una performance, pero no puedes dejar de mirar. Al mismo tiempo, en el Escenario 3, una Angel Olsen poco habladora invitó a todo aquel que quisiera acercarse a entrar en ambiente con su propuesta de folk alternativo, perfecta para una tarde soleada y para arrancar otra jornada maratoniana. Siempre habrá quien prefiera algo más de energía para empezar el día, pero también somos muchos los que elegimos un ritmo menor para ir elevándolo a medida que pasa transcurre la jornada. Angel es ideal para esto, para la primera cerveza, para desperezarnos y dejarnos llevar por su música, para disfrutar de un concierto más minoritario desde la cercanía de las primeras filas.

Angel Olsen - Crónica de Mad Cool (Recinto Iberdrola Music, Madrid, 2023)

Hay vida más allá de los escenarios principales, y por ello, nos parece un buen momento también para ir más allá y pasarnos a ver qué está ocurriendo en el resto del festival. En primer lugar, también a dEUS en el Escenario OUIGO. La carpa a esas horas es un auténtico hervidero, pero los temas de la veterana banda belga están sonando perfectamente y una cantidad bastante importante de público está disfrutando con Toma Barman, Mauro Pawlowski y compañía. Un poco más allá, llegamos a la Avenida de Mahou, en la cual podemos encontrar tres pequeños escenarios, uno al lado del otro. Entramos y asistimos al increíble final de concierto de Hotwax, con una carpa llena hasta la bandera y un público absolutamente entregado a este trío femenino de garage punk. Lo poco que vimos fue absolutamente brutal. También vimos, en este mismo área, el arranque del concierto de Emotional Oranges, dúo californiano que mezcla R&B, pop y hip hop con elegancia sobre el escenario.

Sam Smith - Crónica de Mad Cool (Recinto Iberdrola Music, Madrid, 2023)

Pero era hora de volver a los grandes escenarios, y es que allí nos esperaba el gran espectáculo que nos tenía reservado Sam Smith. Con la boca abierta dejó a más de uno el show del artista británico, todo un ejemplo de dominio del escenario, de superación personal y de liberación. Arrancó con Stay With Me y I’m Not The Only One, dos de sus temas más conocidos y que le han hecho entrar en las casas y listas de reproducción de todo el planeta. Dos bellas canciones, emocionantes, sobrecogedoras y, de primeras, sorprendentemente elegidas al principio del setlist. Decimos de primeras porque según se iba desarrollando el concierto, constatamos que la elección del repertorio no era casual e iba acorde a toda una propuesta artística donde el ritmo y la intensidad iban creciendo paulatinamente, como en una metáfora de lo que ha sido la vida de su creador durante los últimos años, dejándose llevar poco a poco hasta el éxtasis final. Con 8-9 cambios de vestuario contabilizados, acompañado de un cuerpo de baile, músicos y coristas de altísimo nivel, el cantante llevó a su público en volandas, pasando por todos los estados de ánimo y subiendo la temperatura hasta la explosión sexual y la liberación final que supusieron el broche final, con un Sam Smith desatado.

En el Escenario 3, Tash Sultana nos daba una exhibición de autosuficiencia musical sobre el escenario. Pienses en el instrumento que pienses, probablemente ella lo sabe tocar y lo tenía el pasado viernes sobre el escenario de Mad Cool. Es alucinante ver cómo se mueve por el escenario, pasando de un instrumento a otro, ahora la batería, ahora la guitarra, ahora canto, y que todo salga y suene bien. Esta chica es un auténtico portento. Si estabas en Sam Smith y te la perdiste, apúntate su nombre para ir a su concierto la próxima vez que la tengamos en nuestro país.

Como estáis pudiendo comprobar, el viernes dejó grandes momentos, pero sin duda, el mejor fue el concierto de Queens of the Stone Age. Con sus luces y sus sombras, que las tiene, Josh Homme es uno de los frontman más magnéticos que existen en el rock actual. Derrocha carisma desde el momento que pisa el escenario, del que se adueña de forma absolutamente natural, y si encima todo ello viene acompañado de excelentes canciones y una magnífica banda, el resultado solo puede ser uno de los momentos más destacados del festival.

Quieens of the Stone Age - Crónica de Mad Cool (Recinto Iberdrola Music, Madrid, 2023)

Además, no sabemos de forma segura si de manera sincera o impostada, Homme repitió un par de veces que el público de Madrid de la noche del viernes estaba siendo el mejor de lo que llevaban de gira, lo que le animó a extender el concierto hasta el límite máximo que le dejaban los ajustados horarios.

En este caso, no hizo falta una gran escenografía, bailarines o fuegos artificiales para conquistar Mad Cool, solo un buen puñado de canciones rock que sonaron como un inexpugnable y nocturno rugido. No One Knows, My God Is The Sun, The Way You Used To o Little Sister son algunos ejemplos de un setlist intachable (quizá echamos de menos The Lost Art of Keeping a Secret) que les confirmó como los auténticos triunfadores de la noche del viernes.

Mumford and Sons - Crónica de Mad Cool (Recinto Iberdrola Music, Madrid, 2023)

Está claro que para gustos los colores, y seguro que hay personas que preferirán el también intachable concierto que Mumford & Sons ofrecieron en el escenario principal del Mad Cool. En el escenario principal, estaba a punto de producirse uno de los momentos más multitudinarios del festival. El combo británico congregó a tanta gente que a muchos nos sorprendió, y su actuación brilló a un altísimo nivel. Puede que en los últimos años, el boom que se originó alrededor de ellos con sus dos primeros álbumes haya decaído un poco, pero su capacidad de convocatoria sigue siendo espectacular. El show abrió y cerró con fuegos artificiales y la banda de Londres desplegó todo su arsenal de folk de estadio, poniendo patas arriba el recinto. Quizá lo que hacen no deje lugar a mucha innovación, pero qué bien saben aprovechar sus fortalezas Marcus Mumford y los suyos. Los sonidos acústicos, los instrumentos orgánicos como el contrabajo, los sensacionales coros vocales y la épica que desprenden canciones como Little Lion Man, The Cave o I Will Wait, son unas credenciales tan enormes que resulta difícil permanecer impasible ante lo que hacen.

Tras semejante despliegue de música y fuegos artificiales, podría ser un trago difícil tomar el relevo para muchas bandas, pero un grupo con la experiencia y las tablas de The Black Keys no se va a dejar asustar por estas circunstancias. Este dúo ya lo ha vivido todo, desde unos primeros años en los que no lograron terminar de llamar la atención del gran público hasta pasar al éxito global y, en cierta parte inesperado, que alcanzaron con El Camino y esa inolvidable Lonely Boy, hasta un periodo en los últimos años en los que a veces no estaba claro si seguían juntos o no. Parece que ahora están de nuevo en el buen camino, han encontrado la forma de entenderse y trabajar juntos y han recuperado parte de su magia, tanto en sus discos como en sus directos. No será quizá el concierto más inolvidable del festival, pero sí que fue un gran ejercicio de una banda con grandes canciones y que sabe perfectamente lo que el público espera de ellos y, sin duda, se lo dan. Canciones como Gold In The Ceiling, Next Girl, Tighten Up, la preciosa Little Black Submarines o el broche de oro con Lonely Boy nos dejaron con un sabor de boca inigualable en esta segunda noche de Mad Cool.

Y como la movilidad es siempre uno de los temas estrellas en todos los festivales, decidimos probar un nuevo sistema de vuelta a casa, y hemos de decir que las lanzaderas gratuitas también funcionaban de forma impecable. Salía una cada dos minutos, lo que te permitía sentarte e ir bastante cómodo, con paradas en Legazpi y Atocha en un tiempo bastante razonable. Así que, desde luego, volver de Mad Cool, sin necesidad de optar por taxis o VTCs, ha sido más que posible.

AUTOR

¿Te gusta CrazyMinds? ¡Síguenos!

BUSCADOR

Y MUCHO MÁS...

spot_img
spot_img