Inicio Noticias Destacados Nuevos Valores: Otra Parte

Nuevos Valores: Otra Parte

-

Otra Parte es un más que interesante nuevo proyecto musical creado en Córdoba, Argentina en el año 2016. El combo es un trío formado por Valentín Robidu a la guitarra y las voces, Daniel Reinoso a las programaciones y sintes y Christian Gómez a la guitarra y sintetizador. El trío nos presenta ahora sus dos primeras canciones, dos temas de marcada influencia electrónica, pero en la que los ritmos rockeros y psicodélicos tienen una fuerte presencia.

Otra Parte empieza como cuarteto con una formación similar a la de los Doors, usando un teclado en lugar de un bajista, debido que la popular banda de Los Ángeles, así como otras bandas de blues y rock psicodélico de los 60 eran una de sus principales influencias. Poco a poco, estas influencias van dejando paso a otras como el groove funk de los 70. Artistas como Willy Crook o James Brown pasan a ser el eje principal de Otra Parte, integrando poco a poco sonidos de música disco y de baile de una manera orgánica.

Los tres componentes de Otra Parte ejercen como profesores de música en Córdoba y se conocen desde el conservatorio. La banda surge cuando tras varias jams y quedadas deciden compartir la música que cada uno iba componiendo por su parte con el resto. Al tener cada uno influencias e intereses musicales dispares, pudieron poco a poco “proyectar un marcado estilo musical propio que en nada se parecía a lo que cada uno venia haciendo por su cuenta“.

Preguntados por cómo definirían ellos mismos lo que hacen, el trío se revela como un proyecto atraído por los contrastes: “Un ritmo mas visceral y extrovertido en contraposición con una lírica mas melancólica e introvertida. Nuestra búsqueda o intención estética es la de dotar de cierto drama o simbolismo al beat electrónico“. En definitiva, una búsqueda por dotar de significado y de emoción una abstracción matemática como es el beat.

Para ello buscan jugar con el sentido lírico de las letras de un modo parecido al que hace Gustavo Cerati, uno de los grandes referentes de la música en Argentina, pero huyendo de la estructura clásica de canción que es donde se mueve este para integrarla dentro del set y del beat electrónico. Su intención, por otro lado, es también dotar de fuerza y curtir la escena electrónica argentina. Para ello se han dejado influir y han buscado en la cultura beat cordobesa: “Por un lado, el ambiente club, el encuentro, las fiestas y los afters, y por el otro el nivel de producción sonoro“.

El hecho de que el batería les dejara el año pasado forzó a la banda a buscar una reinvención que la electrónica les permitía gracias a la tecnología y a programas como el Ableton Live, así como a la capacidad de desarrollo que permiten controladores y sintetizadores. Poco a poco el trío fue generando su propio circuito gracias a fiestas y eventos organizados por ellos mismo o a reunirse con Djs y productores de Córdoba, “consiguiendo así una proyección que antes ni concebíamos“.

Esta búsqueda por el contraste es lo que aparece en las dos canciones que nos traen como carta de presentación: “El track Como el cielo herido es una de nuestras primeras composiciones y en sus comienzos era un rock psicodélico al mejor estilo Sundow Syndrome de Tame Impala. El segundo track Intento recordar, por el contrario, es la primera composición que realizamos desde este nuevo formato y software”. En ellas, como podemos escuchar, hay una búsqueda consciente de la estética que produce la lírica, una lírica que habla desde la ausencia de géneros, con la primera persona como parte activa principal y con la intención de crear un diálogo emocional entre música y letra que afecte al oyente.

Todo este proceso compositivo se produce de la siguiente manera: “Musicalmente partimos desde un beat creado en Ableton Live sobre el cual grabamos y maqueteamos todo por nuestra cuenta. Ahí le damos forma al track probando efectos, sonidos y melodías. Cuando logramos un resultado que nos convence desde la producción trabajamos con Leandro Ramallo, integrante de la banda argentina The Reverend Son Of, con el cual tenemos un ida y vuelta hasta conseguir la mezcla deseada. Luego masterizamos todo con un estudio de nuestra ciudad llamado Desdemona Estudio“.

Esta propuesta tiene la intención de resultar novedosa y original dentro de la escena argentina, ya que apenas hay proyectos que se muevan en esas coordenadas salvo quizás Peces Raros de Ciudad de la Plata.

Por otro lado, Otra Parte tiene la suerte de que en su ciudad natal hay una auténtica cultura underground, lo que les ha permitido tocar en fiestas clandestinas, bares, pubs, y encuentros de bandas, pero el tema económico parece que, al otro lado del Atlántico, está igual de mal que en nuestro país. De todos modos, al ser un trío con un formato más sencillo han podido marcar ellos sus condiciones ya que han entrado en un nuevo circuito de bares y restos donde el caché es más elevado.

Aun así, sigue costando un mundo aquí y allí abrirse paso entre la innumerable oferta de bandas y de propuestas, así como entre los artistas y bandas consagradas. Por otro lado, los festivales son para Otra Parte una oportunidad para llegar a públicos nuevos y son una gran oportunidad de proyección, aunque a veces los procesos de selección de los mismos se muevan por singladuras en las que la calidad musical parece algo secundario.

¿Pero qué podemos esperar en un show de los argentinos? Dejemos que nos lo describan ellos mismos. “Nuestros shows buscan potenciar la experiencia en la pista de baile. No existen instancias convencionales de presentación de los integrantes, discursos o solos interminables. Nuestra propuesta es contundente y visceral. Una base solida que pulula por el techno y el techhouse con resabios líricos, melódicos y psicodélicos al mejor estilo The Doors. Los que vengan no pueden esperar mas que música para ‘enfiestarse’ y ‘manijearse’“.

Otra Parte opinan que a raíz de la pandemia, las redes sociales y la tecnología han sido de vital importancia para la gente, por lo que, como banda, lo han intentado potenciar desde el primer momento: “¿De que nos servía tener un muy buen producto musical si no podíamos difundirlo? Las radios y la televisión ya están obsoletas y las listas o artistas que se reproducen son anacrónicos y reiterativos. ¡La información pasa por otro lado!“. Esto permite que cada persona con inquietudes pueda lanzar su propuesta al mundo y ellos, como profesores de música, no dejan de observar cómo hay una gran cantidad de artistas en potencia. De todos modos, también alertan del peligro de la sobresaturación informativa, lo que hace que a veces propuestas muy interesantes se pierdan en el camino.

Vivir de la música es algo que como profesores tienen realizado, pero como banda saben de la dificultad del camino a recorrer. Saben que las expectativas a veces no se cumplen y lo difícil que es. De todos modos, al haber ido madurando con el proyecto, tienen los pies en la tierra y son conscientes de las dificultades y de que los tiempos ahora son muy diferentes. Su meta es trabajar y crear contenido de calidad como el que creen que tiene este EP que nos presentan y que eso y la confianza en lo que uno hace sin cerrarse puertas creativas es una buena fórmula. Su objetivo, por ejemplo, más inmediato es aunar su música con lo audiovisual: “Hemos trabajado desde lo fotográfico y lo simbólico una estética que nos gustaría plasmar en un vídeo. Sentimos que eso va a dar un cierre al significado de nuestra propuesta. Además de aprovechar el encierro para regrabar nuestro set de canciones y darle forma a nuevas producciones que ya tenemos empezadas. A futuro está la idea de filmar nuestro propio Live dándole la estética de un Boiler Room. Nuestro interés sigue estando depositado en unir la cultura Club con la cultura del recital”.

Y es que la banda tiene muy claro lo que es la música para ellos: “Un medio que nos enseñó a separar la necesidades y búsquedas internas individuales de un proyecto mancomunado. No pasa un día en el cual no vivamos alguna faceta musical. Ya sea profesional o de mero goce y disfrute artístico”. Eso les permite saber cuál es el camino para encontrar lo que nos quieren mostrar.

Preguntados por algunas otras bandas de la escena cordobesa y argentina que no debemos perdernos, Otra Parte nos recomiendan a Samuel Majul, Alejandro Arcas, Paracaidas o Fiyi, propuestas más que interesantes y que no dejamos de recomendaros. Sus tres discos favoritos son Strange Days de The Doors, Funky Stuff de Bobby Bird y Sequential vol1 Disc 2 de Hernán Cattáneo.

También nos dejan una playlist de música argentina que no debemos perdernos.