Inicio Conciertos Crónica de Xoel López en Madrid (Abre Madrid, IFEMA, 2020)

Crónica de Xoel López en Madrid (Abre Madrid, IFEMA, 2020)

-

Fotografías: Alejandro García-Cantarero

Si alguien se pregunta a estas alturas lo que han debido sentir los profesionales de la música durante estos meses de parón, con ver la cara de Xoel López al salir al escenario, no hará falta ninguna explicación extra. La mirada del músico gallego a su público y su primera frase “No nos lo creemos”, lo dicen todo. Han sido para todos muchos días de incertidumbres, de miedos y de inseguridades, pero para el mundo de la cultura algunas de estas sensaciones se han acentuado aún más. Al final, son tantas las piezas que deben encajar para que la rueda siga girando, que cuando un artista se presenta de nuevo ante su público, los sentimientos están a flor de piel y el agradecimiento mutuo es tremendamente sincero. Ya nos ocurrió el día anterior en el concierto de Sidonie.

Como decíamos en la crónica anterior, parece que poco a poco se empieza a recuperar algo el ritmo y la normalidad. Aún queda un largo camino por recorrer, pero la esperanza y la ilusión parecen estar venciendo al desasosiego y el pesimismo de hace unos meses. Y así es como lo recibimos todos los que, de alguna manera, sentimos la escena musical como propia: músicos, técnicos, promotores, medios y público estamos en una misma sintonía: remar a favor para recuperar cuanto antes lo que teníamos.

Here Comes The Sun

La mítica canción de The Beatles, en la versión que hizo Nina Simone, sirvió de intro en una noche que para muchos sería, a la postre, inolvidable. Y parece, más que nunca, encajar a la perfección ante la situación que estamos viviendo. Es el momento de mirar hacia delante y pensar precisamente en eso, en que el sol va a salir más pronto que tarde.

Xoel López se presentó en Madrid en un formato novedoso que precisamente estrenó en este concierto (de hecho es el primero que da tras la crisis sanitaria). Junto a él, sobre el escenario estuvieron Charlie Bautista al teclado, Ede al teclado y la voz y Adrián Seijas a la percusión. Un cuarteto que, si bien resulta difícil comparar con la multitudinaria banda que normalmente acompaña al músico gallego, da un color diferente a las canciones, llevándolas a un lugar mucho más orgánico aún.

Cuarteto perfectamente coordinado

Lo que queda patente sin atisbo de dudas es la coordinación y complicidad que existe entre los cuatro músicos, fraguada después de tantos conciertos juntos. Aunque el bueno de Charlie quiso recalcar que estaban algo oxidados por la inactividad, la sensación general no fue esa, sino que fue como un reencuentro con un viejo amigo con el que te das cuenta de que nada ha cambiado a pesar del tiempo o la distancia.

Mención aparte merece la figura de Ede, una excelente voz y presencia escénica que complementa a Xoel enormemente. La calidez y magia que aporta a las canciones duplica su valor al percibirse la especial química que hay entre ella y el propio Xoel. El más claro ejemplo de todo esto es la bellísima interpretación a dúo que hicieron de Alma de oro, uno de los tres adelantos que conocemos ya del que será el próximo álbum del coruñés y que, según sus propias palabras ya tenía que haberse publicado pero, por razones obvias, se ha tenido que aplazar el lanzamiento.

Reinventando el repertorio

Para esta pequeña gira, que arrancó ayer en el marco del ciclo Abre Madrid!, celebrado en el IFEMA, Xoel López y su banda han escogido un repertorio que recorre casi toda su carrera y con el que rescatan algunas de las canciones que menos tocaban en directo hasta ahora. La deliciosa Rostro de actriz, que se incluyó en el disco de Deluxe Fin de un viaje infinito (2007), es recuperada para la ocasión con nuevos arreglos, más contemporáneos y acordes a la línea de los últimos trabajos del artista. Según él mismo, fue Adrián Seijas el culpable de desempolvar esta delicada pieza y darle un nuevo color.

De la misma manera, volvió a sonar en directo Buenos Aires, una joya de Atlántico (2012), cuya duración la convierte en una de las composiciones más largas de toda la trayectoria del músico pero cuyo valor sentimental es innegable. Otra canción con nombre de ciudad adquirió ayer un sentido emocional mayor aún debido al contexto del concierto. Hablamos de Madrid, la declaración de amor a esta ciudad que hizo Xoel para su último disco hasta la fecha, Sueños y pan (2017). En esta ocasión sonó realmente sincera, con un mensaje de fondo donde el reencuentro es el principal protagonista de la historia.

La emoción del reencuentro

Lo bonito de volver a juntarse después de un tiempo con la gente que quieres, es la sensación de nerviosismo y emoción contenida que gobierna desde el mismo momento en que se concreta la cita. De la misma manera, un artista que se debe a su público tendrá percepciones similares cuando por fin se presenta delante de él para ofrecerle sus creaciones. El momento está repleto de sentimientos y de instantes impagables.

Algo así debió sentir Xoel López cuando estrenó Joana en directo. La canción, aunque se dio a conocer a finales de marzo, no había podido presentarse en directo hasta ahora. Este hecho, unido a la profundidad y sensibilidad que emanan del tema en cuestión hizo que, a mitad de la interpretación, su autor no pudiera contener las lágrimas, en un gesto tan honesto y lleno de emotividad que contagió a los cientos de asistentes y les despegó de sus asientos en una ovación improvisada y repleta de agradecimiento. Cuando alguien se entrega de esta manera a sus seguidores y siente tan profundo su arte, no queda otra cosa que sentirse agraciados por vivir ese mágico momento.

Xoel confesó en diversas ocasiones que por las noches tiene un sueño muy recurrente en el que “sueño con el fracaso constantemente”. Tales son los miedos que atenazan al ser humano que, cuando la realidad es todo lo contrario y uno se siente recompensado por su esfuerzo, una canción como Insomnio adquiere un particular significado.

Otra giro de timón

Pasado el ecuador del show, el protagonista de la noche presentó Quemas otra pieza rescatada de su etapa con Deluxe y que en esta ocasión fue interpretada al completo por Ede. De sus cuerdas vocales surgieron las notas que dieron un impulso definitivo a la composición, adquiriendo un tono aflamencado y coloreando la cálida noche madrileña.

Ya para el final del concierto, se reservaron míticas canciones como El hombre de ninguna parte, cuyo autor confesó haberse inspirado en las míticas grabaciones de La Fusa (1970) cuando la compuso; el homenaje a su tierra que supone A serea e o mariñeiro; la imprescindible Tierra, convertida ya en una de las mejores canciones que quizás nunca se hayan hecho en este país; o el estreno en directo de la festiva Tigre de bengala, último adelanto conocido del próximo disco de Xoel López y cuyo ritmo permitió que la noche tuviera el final más divertido y desacomplejado posible.

Xoel López

Setlist Xoel López:

  1. Patagonia
  2. Jaguar
  3. Alma de oro
  4. Rostro de actriz
  5. Madrid
  6. Caracoles
  7. Joana
  8. Balas
  9. Frutos
  10. Insomnio
  11. Sol de agua
  12. Quemas
  13. Buenos Aires
  14. El hombre de ninguna parte
  15. Todo lo que merezcas
  16. A serea e o mariñeiro
  17. De piedras y arena mojada
  18. Tierra
  19. Tigre de bengala