Inicio Discos Discos Clásicos Recordamos 'Deep Purple in Rock', de Deep Purple, en su 50 aniversario

Recordamos ‘Deep Purple in Rock’, de Deep Purple, en su 50 aniversario

-

Los tres primeros álbumes de Deep Purple —Shades of Deep Purple (1968), The Book of Taliesyn (1968) y el homónimo Deep Purple (1969)— fueron interesantes proyectos de rock progresivo influenciados por la escena psicodélica de finales de la década. Sin embargo, uno de los líderes de la banda, el virtuoso guitarrista Ritchie Blackmore quería un sonido más contundente y probar un rock más duro. Para ello, decidieron despedir al vocalista Rod Evans y al bajista Nick Simper, formando la composición más exitosa de la banda, la conocida como Mark II: Ritchie Blackmore (guitarra), John Lord (teclados), Ian Paice (batería), y las nuevas incorporaciones Ian Guillian (voz) y Roger Glover (bajo).

El álbum Deep Purple in Rock (1970) muestra en su portada los rostros de los cinco músicos esculpidos en el Monte Rushmore sustituyendo a los cuatro presidentes norteamericanos. Una declaración de intenciones: a partir de ese momento iban a convertirse en amos y señores del rock. Los propios músicos afirmaban: «Tocábamos cada instrumento lo más fuerte que podíamos. El sonido saturaba la grabación (…) había un enfoque abstracto hacia la música. ‘Deep Purple’ se convirtió en una bestia de interpretaciones individuales (…) como si fuera jazz rock, disfrutábamos de esa libertad”. El disco, considerado como uno de los pilares fundamentales del hard rock, plantó las primeras semillas del heavy metal junto con sus coetáneos Black Sabbath o Led Zeppelin.

Todo comienza con el frenético tema de apertura Speed King. Una distorsionada y caótica introducción donde la protagonista guitarra de Blackmore da paso a la suave melodía de teclado de Lord. Este contrapunto desemboca en el potente riff principal de guitarra y las letras del imponente Guillian, inspiradas en los clásicos del rock como Little Richard («Tutti Frutti was oh so rooty«) o Elvis Presley («Hard headed woman and a soft hearted man»). Como es habitual en la mayoría de las composiciones de este álbum, la canción contiene una espectacular sección intermedia donde la guitarra de Blackmore y el teclado de Lord batallan sin compasión alguna.

Bloodsucker, Into the Fire y Living Wreck son las canciones más concisas y directas del disco. Destacan por sus agresivos riffs de guitarra y las punzantes intervenciones de Lord con su órgano Hammond. El tema Flight of the Rat funciona como perfecto escenario para las sólidas secciones rítmicas del bajo de Glover y la batería de Paice. La canción que cierra el álbum, Hard Lovin’ Man es parte de la historia del heavy metal puesto que contiene el primer gallop riff de guitarra, un recurso muy característico en posteriores grupos como Iron Maiden, Judas Priest o Kiss.

Pero lo que convierte a Deep Purple in Rock en un álbum clásico y referente del género hard rock es la épica canción Child in Time. El origen del tema parte del teclista Lord, el cual adaptó la melodía de la canción Bombay Calling del grupo It’s a Beautiful Day. A estas hermosas notas de teclado y a una tranquila batería cortesía de Paice, se suma la mejor interpretación vocal de la carrera de Guilliam. Comienza cantando preciosas metáforas antibélicas «Sweet child, in time, you’ll see the line, The line that’s drawn between good and bad, See the blind man shooting at the world, Bullets flying taking toll» para terminar con su espectacular e insuperable falsete orgásmico. Tras un largo crescendo la canción estalla con un cortante riff y alcanza el clímax con el impresionante solo de guitarra de Blackmore, con claras influencias blues y de más de dos minutos de duración. El pausado teclado de Lord y los delicados cantos de Guilliam despiden finalmente la canción con una sensación de serenidad absoluta. Smoke on the Water, es la canción de Deep Purple conocida por todos, sin embargo, si solo se disponen de diez minutos para escuchar al grupo, Child in Time es la mejor inversión que se puede hacer. Simplemente, eterna.

Deep Purple in Rock supuso el despegue definitivo de Deep Purple, tras el cual llegará otro gran disco como Machine Head (1972) y el inolvidable directo Made in Japan (1972). A partir de ese momento, el ruido, la potencia y el virtuosismo se convertiría en tendencia.

Escucha este clásico de Deep Purple en Spotify y Apple Music