Inicio Entrevistas Hola Chica: "El disco tiene un par de temas muy ochenteros porque...

Hola Chica: “El disco tiene un par de temas muy ochenteros porque la influencia de esa época nos sale por los poros” (2020)

-

Fotografías: Bel Ruiz

Aunque hay quien dice que las segunda partes nunca fueran buenas, se equivocaría si hablara de Marbella (2020), el último trabajo de estudio de Hola Chica. La banda de Barcelona ha publicado disco este febrero, cuatro años después de su debut Magnetism (2016). No solo vuelven con sus temas más bailables, también aseguran que han aprendido mucho este tiempo y que su objetivo número uno es entrar en festivales. De momento, sabemos que les podremos ver en Gigante 2020 junto a grandes nombres de la escena nacional como Xoel López, Amaral o Hijos del Mediterráneo.

Hace ya casi diez años que el grupo se fundó cuando Álex (voz y guitarra) y Lucas (bajo) decidieron empezar un proyecto juntos y abandonar la banda de electrónica en la que tocaban. Para ello contaron desde el principio con David (batería) y hoy me reciben en su local de ensayo junto con Miguel (sintetizadores), el último fichaje, que sustituye a Víctor Alarcón. Falta Xavi (guitarra), que tampoco estuvo en Mirage y reporta a Víctor Tomás. Xavi es profesor de guitarra y Lucas me cuenta que “como es el único que vive enteramente de la música, le tenemos un poco mimado. Ahora está dando una clase y le hemos dicho que no estaba obligado a venir“.

Su local de ensayo se encuentra en La Sexta Baja, en Poblenou (Barcelona). También ensayan allí grupos de la talla de Love of Lesbian o Sidonie, estos últimos son precisamente los vecinos de sala con Hola Chica. Me recogen en la entrada y Lucas nos ofrece algo para beber, a lo que David pide una cerveza, pero el bajista vuelve con una Coca-Cola para él porque “tío, que al final no tenía suelto“. Están risueños e ilusionados con el nuevo álbum, pero me aseguran que también están algo cansados. Y es que son los responsables de todo lo que hay detrás de Marbella y aún no tengo ni idea de todo lo que comporta eso pero estoy a punto de descubrirlo.

Cuatro años después de la publicación de vuestro álbum y de mucha carretera, acabáis de publicar vuestro segundo trabajo de estudio: Marbella. ¿Por qué Marbella, qué os ha hecho?

Álex: Marbella mola. Nos gustó el nombre, en primer lugar, porque tenemos una cosa con las palabras que empiezan con M. 

Cierto. Vuestro primer trabajo de estudio se llamaba Magnetism.

Lucas: Claro, pero eso no se verá hasta que tengamos quince discos.

Álex: La idea fue Marbella porque es la jet set convertida en ciudad. Un sitio en el sur donde se encuentra desde la gente más rica a la más pobre, que es al final la que trabaja para los primeros. Esta aglomeración de gente fuera de serie y gente normal y corriente nos parecía interesante. Y un poco también porque creíamos que significaba la decadencia después de tiempos gloriosos: la corrupción de la época de Gil y Gil y, en definitiva, un poco la representación de lo que era toda España. 

Lucas: Sí, es la representación de la decadencia, la aglomeración de dinero que, al final, te das cuenta que está podrido.

David: Que es un poco de lo que habla el álbum. 

Entiendo. Pero Marbella es también color y en ese sentido mantenéis el sonido que tanto os caracteriza: pop electrónico, alegre y bailable. Pero yo diría que en este segundo trabajo sonáis más rockeros y algo más ochenteros. ¿Qué opináis vosotros?

Lucas: Sí que es cierto que hay dos o tres temas que recuerdan mucho a los ochenta. Es que la influencia de esa época nos sale por los poros y aunque no queramos, los sintetizadores y las melodías que recuerdan a los ochenta surgen casi involuntariamente.

Álex: Asleep, que salió como segundo single, es un caso clarísimo. De hecho, cuando estaba trabajando en la maqueta, la llamé provisionalmente Total Ochenta hasta que le encontramos el título final.  Si te fijas, la letra es de lo más cursi y ya lo hicimos con esa intención, para que aún recordara más a grupos de los ochenta como Alphaville o Modern Talking, que eran lo más kitsch que había entonces. 

Lucas: Pero no todo el disco suena así. También hay temas que suenan muy setenteros. Es que ya tenemos una edad (ríe).

a nivel de composición no somos el modelo clásico de grupo. en nuestras canciones aparecen efectos o melodías que suenan una vez y ya no vuelven a aparecer

En este sentido, ¿cuáles han sido vuestros referentes para Marbella? ¿Qué habéis estado escuchando este tiempo entre disco y disco?

Lucas: Muchas cosas. Para el disco anterior, escuchábamos mucho a Metronomy y es un grupo que hemos mantenido como referente. Es una de las bandas que nos junta a todos porque también es cierto que cada miembro del grupo, de alguna manera, tira para un lado o estilo concreto. David, por ejemplo, es más de rock que el resto. 

David: No, a ver. Siempre he sido más de pop que de rock, pero sí que es cierto que ahora escucho cosas con más color porque el grupo me ha arrastrado un poco hacia ello. Pero yo más que de los ochenta, he sido muy de los setenta, que es lo que se escuchaba en mi casa: Simon & Garfunkel, Pink Floyd

Miguel: Yo soy muy de sintetizadores, pero la verdad es que tengo muchas influencias distintas y soy de los que cree que hay que escuchar de todo. Incluso de la música que no te gusta puedes aprender cosas. 

Álex: Vaya, que te está diciendo que escucha a las Spice Girls.

Miguel: Pues sí, también. Incluso Pimpinela te puede aportar cosas sobre armonía. Bueno, quizá no es el mejor ejemplo.

Lucas: Mira, ¡Mecano! Yo les escucho de vez en cuando porque tienen unos sintetizadores en los primeros discos, que los coges ahora, les cambias un poco el ritmo y te lo comes con patatas.

Álex: Yo creo que los que más coincidimos somos Lucas y yo, que somos los mayores del grupo y tenemos casi la misma edad. Y también venimos los dos de un grupo anterior en el que hacíamos electrónica. De hecho, si te fijas, a nivel de composición no somos el modelo clásico de grupo. En nuestras canciones, a veces aparecen efectos o melodías que suenan una vez y ya no vuelven a repetirse y creo que eso viene de nuestro pasado en la otra banda. Y luego está Xavi (guitarra), que hoy no está, que él también es muy de los ochenta, pero con grupos menos synthpop, más de clásicos del rock como Aerosmith o Europe, que al resto no nos molan tanto. Pero también nos gustan grupos muy de ahora, como Tame Impala o Pulp, que a mí, personalmente, me vuelve loco. 

Pues los primeros acaban de sacar disco, pero seguimos con el vuestro. Primero mostrasteis Mirage y luego llegaron Asleep y Falling Apart, que ya han venido con videoclip. ¿Cuándo tuvisteis claro que estos debían ser los singles del nuevo trabajo?

David: La mayoría se convierten en single porque ya están terminadas y son las más avanzadas. A mí me pasa que a veces tenemos canciones que cuando las escucho en demo, ni por asomo me creo que eso puede llegar a ser un single. Y al final, sí y lo acaban siendo porque son las primeras que tenemos listas. 

Lucas: Además que nunca coincidimos cuando se trata de escoger nuestra canción favorita de todo el disco, seguramente habría pelea si tuviéramos que hacerlo por preferencia. Al final, en el caso de Marbella, también priorizamos dar con singles que fueran especialmente diferentes a lo que habíamos hecho hasta ahora. 

La evolución en un grupo es clave y quería preguntaros si os planteasteis este segundo disco como un nuevo capítulo. ¿Cerrasteis Magnetism y a otra cosa o, por lo contrario, lo tomasteis como referencia? 

Álex: Partimos al final de demos. Yo tengo una colección completa, nos la miramos y decidimos qué coger. Cogimos trozos de algunas también…

Es decir, que rescatasteis cosas que estaban planteadas para el primer álbum, ¿no?

David: Sí, sí. De hecho, hay temas maquetados de antes de que saliera el primer disco.

Álex: ¡Y de mucho antes! Asleep, por ejemplo, sale de una demo que tenía yo del año 2007. La rescatamos, le dimos la vuelta y se ha sacado en este segundo trabajo. Yo siempre había defendido que era un tema en el que valía la pena trabajar. Claro está que, desde que empiezas con el tema hasta que convences que tiene que entrar en un álbum, pasan muchas cosas. Al final, cómo suena la maqueta inicial no tiene nada que ver con cómo acaba sonando en el disco. 

Pero claro, cinco son multitud. ¿Cómo funciona vuestro proceso creativo y qué papel asume cada uno?

Lucas: Normalmente Álex es el que lo inicia todo: hace demos y trocitos de canciones en casa, que tiene un estudio ahí. 

Álex: Sí, la idea preconcebida de cómo puede quedar es cosa mía. A veces, son trozos que duran veinte y treinta segundos y otras veces es la canción entera, con batería, sintetizadores, todo. Si me gusta algo de lo que sale y creo que puede encajar se lo enseño a los chicos. Cuando toca hacer un álbum, nos ponemos entre todos a decidir qué temas deberían entrar, los cogemos y desarrollamos juntos y ya lo trabajamos en mi casa a fondo. De hecho, si escuchas lo que grabamos en mi estudio después de unos meses currando y lo que acabamos grabando con los productores para el disco, no es tan diferente. La mayor parte de la producción la hacemos antes de los días de grabación, que acaban siendo cinco o diez. ¡Y tres los ocupa este (señala a David) con la batería, que tiene que darle muchas vueltas!

Lucas: Y allí en el estudio es cuando toca pelearse con los productores porque nosotros queremos meter más y ellos vaciar algo de sonido. En el primero llegamos con intención de introducir doscientos sintetizadores y miles de melodías. Así que los productores vinieron y nos dijeron: “A ver chicos, aquí no se entiende nada”. La verdad es que aprendimos mucho de cara a este segundo disco y hemos ido mucho más rápidos. Entramos a grabarlo sin haberlo ensayado ni una vez, por ejemplo, porque ya habíamos hecho toda la producción en casa de Álex. Ahora es cuando lo empezamos a ensayar a fondo para poder llevarlo a los escenarios. 

hola-chica-crazyminds-3

la mayoría de grupos que salen de españa para tocar tienen discográfica y les ayuda. nosotros lo tenemos algo más complicado

Precisamente vamos a hablar de los escenarios. Con Mirage llegasteis hasta Alemania. Si pudierais pedir un deseo, ¿dónde os gustaría tocar con Marbella?

David: A mi en Japón. Yo personalmente tengo esta cosa de ir sí o sí y de hecho hay muchas bandas de Barcelona que están tocando allí últimamente. 

Lucas: Sí, nos gustaría. También Estados Unidos o México.

Álex: Sí, pero es complicado. Yo creo que la mayoría de grupos que van para allá tienen discográfica y esto les ayuda. Nosotros, tanto en el primer disco como en el segundo, nos hemos autoeditado y es algo más complicado. 

Lucas: ¿Dónde nos ves tÚ?

Hombre, yo por pedir, me pediría Marbella, ¿no?

Lucas: Oye, pues estaría genial. Pero espero que se lo tomen bien allí, que no lo vean como una ofensa. 

Miguel: Sí, sí. Si hay gente de Marbella que leE esta entrevista, que sepa que nos gustaría mucho tocar allí. 

¡Vale, vale! Apretaremos. Acabáis de anunciar que estaréis en Gigante 2020 en agosto. ¿Creéis que tocar en festivales os ayuda para daros a conocer?

Lucas: Sí, son una tarjeta de presentación. Hoy día los grupos están muy enfocados a los festivales porque es una forma de que te vea gente, de que el público no se espere lo que va a encontrar… Acude una masa muy ecléctica y puede ser que te encuentres público que va a un festival a por un grupo muy guitarrero y se acabe encontrando con nosotros y se lo pase muy bien. 

Además, vuestro sonido encaja en muchos festivales que se celebran ahora en España, ¿no?

Lucas: Sí, nosotros también lo creemos. Pero parece ser que ellos no lo saben (ríe).

David: Cuesta mucho. Por lo que hemos ido viendo, en España se miran mucho las cifras: número de suscripciones en YouTube, de seguidores en Instagram… Hay muchos países en que esto no pasa y solo hace falta ver la importancia y peso que muchas bandas de fuera dan a Instagram, por ejemplo. No tanta como aquí, te lo aseguro. 

Álex: Además que hay 2.000 bandas. Y a nosotros, como españoles, siempre nos ha perjudicado un poco que no cantamos en castellano. 

hola-chica-crazyminds-2

nos han llegado a decir que si cantáramos en castellano nos iría mejor

¿Os perjudica? ¡Hubiera dicho lo contrario!

Lucas: No, no. A nosotros nos han llegado a decir “Si cantarais en castellano, lo petaríais”. 

David: Pero Álex se ha criado fuera y le sale natural componer en inglés.

Álex: Sí, claro, pero a veces también te hace replanteártelo. Cuando ves que muchos grupos están pasando poco a poco del inglés al castellano, da qué pensar. El último caso que he visto así fuerte es el de Polock porque claro, llevan once años picando piedra y al final se han pasado al castellano. Me da la sensación que cantando en inglés, es difícil que tu mercado sea el español, aunque curiosamente lo que viene de fuera en inglés, sí mola.

David: Y lo peor es que fuera nos ven como los españoles que cantan en inglés. Entonces no te toman enserio ni dentro ni fuera. Que tampoco nos quejamos eh, pero sí tenemos a veces esta sensación. 

Lucas: Es difícil, pero nosotros estamos ahí y no descartamos ni nos cerramos a nada. Hemos hecho alguna prueba y no estamos muy convencidos de momento, pero quizá algún día salga algo en castellano. Lo único que nos importa es estar cómodos, especialmente Álex, que es el que canta. 

Y hablando de festivales, ¿tenéis entrada para alguno ya?

Álex: Bueno, aquí en Barcelona intentamos ir siempre al Primavera Sound.

Lucas: Sí e igual este año ya no cabemos (ríe).

Miguel: Intentaremos ir al máximo. Es un tema de coherencia, también. Si como banda esperas que haya cierta cultura musical, tienes que asistir como público.

David: Yo es que soy más de conciertos en salas. Aquí en Barcelona me gusta mucho Sidecar. También ver a bandas de amigos que hemos conocido en estos años e ir a apoyarles. Siempre he sido más de sala que de festivales y la verdad que lo echo un poco en falta. En España, en general, ya no hay gira de salas de muchos grupos que me gustan. La mitad de bandas que pisan el país es para ir directamente a un festival. El ‘fast food’ cultural.

Miguel: Sí, bueno, pero que haya festivales es también una buena noticia. También está bien que en España empecemos a promover esa cultura y haya cada vez más festivales. 

Álex: ¿Más? ¡Pero si estamos hablando del país de Europa con más festivales! 

David: Lo que pasa es que no tendrían que repetir las mismas bandas en todos los festivales. Tú ves el cartel de un festival y es calcado al de otro. 

El pasado mayo estuvisteis en la sala Sidecar junto con L’Hologramme, Moon Vision y Ufrabique en Local Sounds, una fiesta de la escena local de Barcelona. ¿Qué papel sigue jugando la ciudad en vuestra trayectoria?

Lucas: Pues Barcelona, poca cosa, la verdad. Tocamos más fuera que aquí, que nos cuesta horrores. 

David: Actuamos mucho más en Madrid. Ahora presentamos el disco y tenemos un par de bolos aquí: uno en abril, en la sala VOL, y otro en mayo. En cambio en Madrid creo que este año ya tenemos pactado ir cuatro veces. Personalmente creo que es un tema de hábitos, allí es más fácil tocar porque la gente está acostumbrada a hacer unas tapitas cuando sale del trabajo y no es nada raro que acaben en un concierto. Aquí cuesta mucho más mover al personal y, además, los alquileres son más caros.

el objetivo con marbella era poder entrar en festivales

¿Os habéis planteado algún objetivo con este disco, algún sitio al que llegar con Marbella sí o sí?

Álex: El objetivo que teníamos desde el principio era poder entrar en festivales. Pero habrá que ver qué tal porque nos lo autogestionamos todo y tengo la sensación que aún no hemos ido a tocar las puertas que convenían.

David: Pero aprendimos mucho con Magnetism, no sólo en términos musicales y de composición, sino también de promoción y producción. Estos años hemos conocido mucha gente y yo noto que ahora se están moviendo muchas más cosas que cuando sacamos el primer disco, aunque hay muchas que van saliendo sobre la marcha una vez ya has publicado el trabajo. Pero vaya, yo me siento muy orgulloso de cómo lo estamos sacando los cinco, teniendo en cuenta que nos lo hacemos todo nosotros. Creo que tenemos motivos de sobras para estar contentos, si miramos todo lo que hemos y vamos consiguiendo. 

Miguel: Sí, yo también creo que es meritorio saber que sin cuñados, también se van abriendo puertas. Aunque todo el trabajo aún no sea 100% rentable, sí vemos que el tiempo de composición, de ensayos, de dedicación acaba saliendo por alguna parte. Ver que te llaman de un festival te recompensa. 

Álex: Yo de alguna manera tengo que justificar en casa todos los cacharritos que me compro (ríe).

De todo el proceso, ¿qué es lo que os da más pereza?

David: A mí, personalmente, nada. Yo sé que hay cosas que nos gustan más a unos que a otros, pero pereza no nos da nada. Nos repartimos las tareas muy bien, además. 

Lucas: La promoción por redes, todo lo digital… a mí me da mucho palo. Lo acepto y por eso se lo dejamos casi todo a David, que es más joven y también le gusta más.

David: Sí, pero la parte de conseguir bolos también la disfruto mucho. Y Álex, por ejemplo, es diseñador y aporta la imagen gráfica, ha hecho la portada de Marbella… También tenemos a Xavi, que es profesor de música, y ayuda. Yo soy realizador audiovisual y también ayuda. Luego Lucas hizo de técnico muchos años y conoce todos los instrumentos, las frecuencias. Todo eso nos da facilidades para hacérnoslo todo. 

Miguel: ¡Y yo conduzco bien! Al final, cuando es algo que te gusta, le acabas dedicando horas y lo haces a gusto.

Entonces, ¿tenemos Hola Chica para rato?

Lucas: Si no nos matamos antes, está claro.

David: Ahora ya ha pasado lo peor. Antes de sacar el disco, todo es siempre algo caótico, sobre todo cuando te lo tienes que hacer tú. Es un trabajo faraónico, que yo creo que mucha gente no tiene ni idea de lo que supone tirar una banda adelante y sacar un segundo disco. 

Miguel: Pero, al final, el consumidor manda: le gusta o no le gusta. También es verdad que mucha gente espera que un grupo se consolide, que saque disco tras disco.

Entonces, tiene que haber un tercero.

Miguel: No hay dos sin tres.