Inicio Entrevistas Manel: "Hay una tendencia a perdonarse uno mismo los errores hasta el...

Manel: “Hay una tendencia a perdonarse uno mismo los errores hasta el punto de no verlos” (2020)

-

El pasado octubre Manel estrenaron su quinto álbum, Per la bona gent, que fue número uno de la lista oficial de ventas, siendo esta la cuarta ocasión consecutiva en que el cuarteto barcelonés lo conseguía en la semana de lanzamiento de un nuevo álbum. Con este disco, el grupo ratifica la apuesta por el pop contemporáneo en doce canciones donde combinan tradición y electrónica sin perder de vista su esencia.

La semana pasada Manel pudieron retomar la gira de presentación de Per la bona gent, después de la situación de excepcionalidad vivido estos últimos meses. Lo hicieron colgando el cartel de sold out en el Festival Grec de Barcelona. El sábado actuaron en el Vibra Festival de Manresa y mañana será el turno de la capital, dentro del Abre Madrid. Aún quedan algunas entradas disponibles.

Aprovechando la ocasión, hemos podido hablar con Guillem Gisbert, cantante y letrista del grupo catalán, sobre Per la bona gent, sus 12 años de carrera, el confinamiento y Nina Simone.

¿Cómo estáis tú, Roger, Martí, Arnau y toda la familia de Manel?

Estamos bien, con muchas ganas de seguir con los conciertos. Así como un poco expectantes de cómo irán estos meses de verano, no lo tenemos muy claro aún… Espero que la gira vaya muy bien y que, después de estos mesos, la gente vaya recuperando las ganas de ir a conciertos. Eso sí, después de este parón, tendremos que arrancar de nuevo.

Aún y así, de momento en Barcelona ya agotasteis entradas y a ver como acabará este martes en Madrid. ¿Tenéis ganas de volver a la capital?

¡Claro que tenemos ganas de volver a Madrid! Además, después de lo que hemos vivido las dos ciudades estos últimos meses, hay un extra de emoción que hace que me apetezca aún más estar allí. Ya veremos qué tal va.

Si no hubiese pasado todo esto, en nuestros planes no estaría ir a este ciclo, Abre Madrid, ya que no existía. Esta situación excepcional ha obligado a todos los grupos a improvisar un poco un “plan B” en el momento que iban apareciendo. Y nos salió esta oportunidad y esperamos que vaya muy bien.

Creo que todos estamos igual, con atención siguiendo cómo van evolucionando las cosas, con pies de plomo… Todo puede cambiar de un día a otro.

Después de todo lo que ha pasado, ¿podemos esperar algún cambio de paradigma en el directo de vuestra gira?

No, nuestra idea es mantener el directo tal y como lo estábamos haciendo antes del confinamiento. Sería exactamente el mismo producto pero con el aforo reducido. A nivel de ingresos, ahora la música en vivo estará tocada, pero aún y así nosotros lo queremos mantener todo igual, que básicamente es la gira de presentación del Per la bona gent.

Mentalmente, estos meses han pasado cosas suficientemente profundas para que no estemos en el mismo sitio en el que estábamos en el último concierto de marzo. De hecho, algunas veces no sabes si después de todo lo que ha pasado, estas canciones nos parecerán de un mundo anterior o no… Aún y así, tengo la sensación de que todavía nos sentimos cómodos y nos gusta el repertorio. Estos días iremos viendo cómo se va recolocando todo.

Foto: Mireia Grau

Foto: Mireia Grau

Siempre nos hemos dejado influenciar por la música que estábamos escuchando en ese momento

De hecho, ahora que hablas de canciones y repertorios, donde sí ha habido cambios es en vuestro sonido, del indie de Els millors professors europeus al pop electrónico de ahora. ¿Cómo habéis vivido internamente esta transición?

¿Sabes qué pasa? En estos doce años de carrera que llevamos, el mundo ha ido cambiando, y nosotros tenemos una forma de ser, un compromiso en intentar ir un poco por allí dónde intuimos que sopla el viento. Hay otros artistas que no, que tienen una militancia a un género o un estilo. Nosotros nunca hemos sido de esta forma.

Por eso, ya en nuestro primer álbum, Els millors professors europeus, hicimos un disco que iba ligado a una moda muy concreta que había en ese momento, en la que se usaba el ukelele. Luego, y en este sentido, siempre nos hemos dejado influenciar por la música que estábamos escuchando en ese momento.

Pero lo que es la raíz, la semilla de la idea, que es la composición, eso sí que es inamovible. Y es la que vas descubriendo dentro de ti a medida que vas escribiendo canciones a lo largo de todos estos años.

Me gusta que saques el tema de la raíz, ya que considero que uno de los puntos fuertes de Manel son las historias que contáis, las letras. Ya que eres el letrista, quería preguntarte normalmente cómo escribes y qué referentes o influencias tienes.

Con doce años de carrera, la respuesta a esta pregunta también ha ido cambiando mucho. Yo soy de esas persones que escribe canciones porque escuchaba muchas. Porque escucho muchas. Luego, a partir de aquí, escuchando muchas canciones y con un cerebro un poco analítico, ya que tu también quieres escribir, te vas dando cuenta de estructuras, trucos, formas… Y es una cosa que te ayuda y te da mucha información para empezar tú. Pero también es importante que una vez tienes incorporadas estas formas, las rompas. Vale la pena probar.

Hace años que tengo un radar a la hora de disfrutar de canciones y de cómo los autores juegan con este formato extraño que va de 0 a 20 minutos en el que se puede explicar de todo. Al final, se trata de un acto comunicativo en el que entra cualquier cosa, ¿no? Y esto es algo que me interesa, me ha interesado durante mucho años como oyente y después como letrista.

Me gusta eso que dices del radar…

Llega un punto al final que se trata de eso, de dónde pones tu atención. Podría haber sido otra cosa, yo no creo que tenga un talento con el que estaba clarísimo que haría este trabajo… Pero con Els millors professors europeus realmente nos fue muy bien, así que vimos la oportunidad de hacer carrera y dediqué mi atención a esto.

Y ya que escuchas muchas canciones, ¿cuál es esa que cuando la escuchas piensas que te hubiese gustado escribirla tú?

Ostras, no sé si podría decir eso sólo con una. Me pasa constantemente. Hay canciones muy buenas, hay canciones mucho mejores que las canciones de Manel. Por ejemplo, hoy he escuchado siete canciones que me gustan más que cualquiera que esté dentro de nuestra obra. Eso sí, tú disfrutas de tus canciones de una forma muy distinta de como disfrutas las canciones que no son tuyas.

Retomemos el hilo de las historias. Janis Ian, Nina Simone y Manel. Les estrelles es de las mejores piezas del Per la bona gent. ¿Cómo surgió la idea de hacer una versión del Stars? ¿Fue complicado adaptarla?

Mmm… Hay un momento, cuando terminas una gira pero aún no te pones a escribir el siguiente disco, en el que le vas dando vueltas a algunas cosas. A mí me pasa. Sin lanzarte a nada, simplemente dando vueltas a las cosas. Y en estos momentos agradeces fascinarte por algo. Volver a sentir esa fascinación, que nunca sabes de dónde proviene y siempre tienes la duda interna de si lo volverás a sentir.

Y viendo un directo de Nina Simone cantando Stars, en el Festival Internacional de Jazz de Montreal del 1976, eso me pasó. Qué bonita puede llegar a ser una canción. Y la forma en cómo la interpretaba Nina Simone era una maravilla. Me llamó mucho la atención, y estuve obsesionado varias semanas. Así que lo primero que hice fue traducirla, simplemente para poder saborear mejor todo lo que iba diciendo en el vídeo.

Luego pensé que me gustaría adaptarla al catalán, pero no se me había pasado por la cabeza que estuviese en un disco de Manel, ya que nunca antes habíamos puesto una adaptación en un disco. Les mostré la idea a los demás y empezamos a jugar con ella. Primero era una canción que suponíamos que la haríamos con el piano, y de una forma más fiel a la versión de Nina Simone. Pero finalmente acabamos con estos arreglos que la sitúan a nivel estético mucho más cerca a las otras canciones de Per la bona gent.

Creo que entre una cosa y otra, un año para hacer esta adaptación. Poco a poco, sin prisas.

Y en unos momentos tan complicados como los que hemos pasado estos meses, ¿qué rol crees que tiene la música aquí?

Yo creo que tiene que ayudar a desconectar, a distraer. Ahora tampoco hace falta ser muy ambiciosos. Vamos a imaginar que por un momento podemos pensar en otra cosa. Que por un instante podemos pensar en algo que no sea la mascarilla, los guantes y el gel: en nosotros. De momento, pensemos hasta aquí. Luego, en unos días, ya iremos un poco más allá.

Hablando de desconectar y abstraerte del mundo, creo que eso lo define muy bien la portada de Per la bona gent. Veo un horizonte de colores que me hace pensar en otra realidad. ¿Quién ha sido el encargado de hacer el diseño? ¿Cómo plasmasteis en una imagen lo que es el disco?

La diseñó Roger Padilla, el guitarrista de Manel, autor de la portada de todos nuestros discos. Hizo este diseño un poco pensando en esa idea del cambio de paradigma que antes has dicho.

Además, temáticamente, nos daba la sensación que en el disco hay una serie de elementos que hablan de la unión de mundos distintos, de transiciones entre mundos: el uso de samplers, la misma canción Stars, la colaboración de Sisa… Hay como todo este mundo de voces grabadas que nos hablan del pasado.

Y la ilustración de Per la bona gent tiene que ver con esto, con un mundo a punto de cambiar.

Volver a sentir esa fascinación, que nunca sabes de dónde proviene y siempre tienes la duda interna de si lo volverás a sentir

Y ya que decimos “Per la bona gent” ¿quién, o qué, es la buena gente?

La canción, precisamente, lo que intenta hacer es una pregunta, no una respuesta. Es sobre esa sensación en la que hay mucha gente que va por el mundo convencida de su bondad, sin plantearse realmente hasta que punto son buenos. Y que nos cuesta menos ver los errores y defectos en los demás, y que hay una tendencia a perdonarse uno mismo los errores hasta el punto de no verlos.

Digamos que si he cometido un error, llegaré a casa y pensaré que no tendría que haberlo hecho, pero me olvidaré de ello, ya que me lo perdonaré porque “tengo que convivir conmigo mismo”. Pero llega un punto en el que tenemos que ponernos realmente en la balanza de una forma justa, ya que estamos haciendo trampas constantemente por lo que respecta a nuestra propia bondad.

Y la canción Per la bona gent va un poco de eso. Un personaje que aparentemente es todo correción, pero que en el fondo, si rascas un poco, es capaz de pecar, igual que cualquiera de nosotros.

Por curiosidad, hay artistas que sí, otros que no… ¿A Manel este confinamiento os ha ayudado a componer o a ser creativos?

Ha habido un poco de todo. En general ha habido un clima de frustración, por el hecho de que ya teníamos una gira pensada, programada y se cayó de un día al otro. Y esta frustración ha sido un poco complicado de llevar. A medida que iban pasando las semanas, se iba empañando la visión que teníamos de los siguientes seis meses. Por eso te digo que fue un poco complicado. Aún y así, seguro que de todas las cosas que nos han pasado a lo largo de estos meses en nuestras vidas, saldrá material para nuevas canciones. Por ahora aún me cuesta un poco saber lo que sí y lo que no.

Sobre si nos ha ayudado escribir al estar encerrados, a mí seguro que no. A mí me va bien caminar. Trabajar y escribir unas horas, y luego salir a dar un paseo, a tomar una cerveza con alguien, volver a casa, volver a escucharlo… 

El problema de hacer un buen disco no es la falta de dedicación o de tiempo, ya que puedes estar todos los años que quieras. El problema es la dificultad intrínseca al hecho de escribir una canción, ya que hacer una canción es difícil. Te puedes equivocar veinte veces y, por más tiempo que tengas, estos errores seguirán estando.

Volviendo al disco, Per la bona gent es el segundo, después de Jo competeixo, que ha producido Jake Aron (Grizzly Bear). ¿Qué peso ha tenido el productor en vuestro trabajo?

En nuestro caso, el productor lo que hace es embellecer nuestra maqueta. Hacemos una maqueta en la que está prácticamente todo y luego él nos ayuda a que el sonido sea mejor del que teníamos antes.

Nuestra idea es que cuando él llega, las canciones tienen que estar perfectas, ya que luego tendrá un buen material para llevarlo un poco más allá. Pero lo que no podemos pretender es que el productor nos solucione una cosa que nosotros hemos sido incapaces de solucionar. Porque si la canción ya llega con algún problema, no acabará quedando bien.

Además, también nos ha ayudado dándonos confianza en algunos aspectos en los que los cuatro no llegábamos a creer, desempatar cuando estábamos dos contra dos en algunas ideas, refrescar el clima dentro del estudio…

Si vamos al directo de la gira de Per la bona gent, uno se fija en la puesta en escena minimalista, explosiva y colorida, como la portada del disco. ¿Cómo fue la concepción de esta puesta en escena?

Para la puesta en escena, por primera vez, contactamos con una gente, CUBE, que nos ayudaron.

Por una parte, dotaron de un poco de verticalidad el escenario. Hay dos niveles, en el de arriba están Arnau y Martí, y abajo Roger y yo. Es una cosa que no habíamos hecho nunca y tiene cierta gracia. Nos colocaban en un sitio específica del escenario todo el rato y generaba como un universo en el que pasaban las canciones. Ya no éramos un grupo encima de un escenario, sino un grupo encima de una construcción, de un espacio creado.

Por otro lado, se trabajó en el cambio de diseño de luces, adecuando cada una de las canciones a una iluminación distinta. Mientras estábamos en el stage preparando lo que sería el directo, nosotros nos dedicábamos a tocar mientras los profesionales hacían las pruebas de luces. De vez en cuando preguntaban “Escucha, ¿y con esta canción qué nos quieres explicar?”, y así se fue generando todo. Hemos intentado que sea una cosa unificada y que tenga sentido.

Finalmente, por lo que hace al orden de las canciones, es una cosa que va mutando. Lo vas cambiando, lo intentas mejorar… Vas probando.

Manel CUBE
Foto: CUBE

Y ya para ir acabando… Habéis hecho muchos conciertos fuera de Catalunya, habéis viajado mucho. ¿Cuál es el sitio del que tenéis un mejor recuerdo?

Ha habido de todo, ha habido experiencias muy buenas en general. Yo recuerdo con el 10 milles per a veure una bona armadura una gira por Galicia en la que nos lo pasamos muy bien, disfrutamos muchísimo. También ha habido conciertos en Madrid, en la Joy Eslava, que han sido cojonudos.

Después también hemos hecho gira por garitos de Alemania en los que nos lo hemos pasado muy bien, México… Realmente hemos hecho cosas muy bonitas saliendo fuera.

¡Muchas gracias Guillem!

A vosotros, ¡que vaya bien!