Inicio Recordamos 'Abraxas', de Santana, en su 50º aniversario

Recordamos ‘Abraxas’, de Santana, en su 50º aniversario

-

El verano de 1969 tuvo lugar el festival de música más importante de la historia contemporánea: Woodstock. Grandes estrellas como The Who, Jimi Hendrix o Creedence Clearwater Revival destacaban en el cartel, pero un joven desconocido de origen mexicano y tan sólo 22 años deslumbró como nadie. Fue Carlos Santana, que bajo los efectos de una dosis de mescalina de alta pureza, presentó a la gran audiencia una novedosa y emocionante fusión de música latina y rock.

Por unos humildes 750 $ (Jimi Hendrix cobró 18.000$) Santana tocó el que sería su álbum debut homónimo Santana (1969), publicado meses después. Un excelente álbum con canciones clásicas como Evil Ways, Treat o Soul Sacrifice. Con su segundo LP Abraxas (1970), en menos de un año Santana consigue perfeccionar esta fascinante y heterodoxa mezcla de ritmos bailables de salsa e instrumentaciones virtuosas características del jazz, todo ello aderezado con el toque psicodélico de la época.

Abraxas es un álbum instrumental casi por completo. Desde las primeras notas de piano, los platillos y la punzante guitarra en Singing Winds, Crying Beast se aprecian unas numerosas y densas capas sonoras que progresan a lo largo de toda la canción de una forma orgánica sensacional. También instrumental es Incident of Neshabur, aunque con un enfoque completamente distinto. Unos contundentes riffs de guitarra marcan un ritmo inicial de jazz-rock agresivo, hasta alcanzar el clímax en la parte central de la canción, y convertirse, para sorpresa del oyente, en una tranquila y relajada atmósfera de jazz-latino.

Santana tienen tiempo también de mostrarse como un grupo más que capaz para brillar en canciones de rock and roll más clásico y directo. A este esquema responden las canciones Mother´s Daughter y Hope You´re Feeling Better, fabulosas composiciones sostenidas por la distorsionada y descontrolada guitarra blusera de Carlos Santana, la raspada voz del teclista y vocalista principal Gregg Rolie y los fulgurantes ritmos de batería de Michael Shrieve. Una sólida actuación que nos recuerda mucho a Eric Clapton, Jack Bruce y Ginger Baker en la mítica banda de finales de los sesenta Cream.

Sin embargo, lo que eleva a Abraxas a categoría de álbum clásico son dos versiones: Black Magic Woman / Gypsy Queen y Oye Como Va, y una de las piezas más hermosas de guitarra compuestas en toda la historia: Samba Pa Ti.

La primera de ella es en realidad una “doble” versión, ya que contiene una mágica e hipnótica adaptación de la canción Black Magic Woman de Fleetwood Mac y posteriormente una versión de Gypsy Queen del misterioso artista húngaro Gábor Szabó.

Oye Como Va es una de las canciones más reconocibles de Santana. Una fantástica y pegadiza reinterpretación de cha-cha-cha del percusionista de jazz latino Tito Puente, en el que se sustituyen la aguda melodía de flauta y trompeta original por un ácido órgano y una cruda guitarra eléctrica. Una de las más altas cimas de la fusión de música latina y rock de todos los tiempos.  

Finalmente Samba Pa ti contiene una de las melodías de guitarra eléctrica más brillantes y emotivas de toda la carrera de Carlos Santana. Una plácida composición de jazz-latino en la que prácticamente podemos escuchar hablar y llorar a su melancólica guitarra eléctrica.

Santana, el principal y más importante referente de la fusión entre rock y música latina, consiguió con su segundo álbum Abraxas (1970) una perfecta integración entre elementos de músicas muy distintas, a priori irreconciliables. Una fascinante y mágica mezcla sonora con un magnetismo irresistible.