Inicio Noticias Destacados FUTURO TERROR - SANGRE

FUTURO TERROR – SANGRE

-

Con Territorio Devastado y Mañana como primeros adelantos de su cuarto álbum, la vuelta de Futuro Terror parecía antojarse un poco más melódica que de costumbre. Quizá no tanto en lo musical sino en lo conceptual. Sangre (2020) supone una especie de reformulación de su ya personalísima fórmula, pasando por el filtro de lo aún más crudo y primario.

El grupo vuelve al ya mítico Humo Internacional (antes Discos Humeantes) y con ello parece significar una vuelta a la raíz musicalmente hablando. Futuro Terror se presentan más duros, rabiosos, destructivos y desapegados de todo que nunca. Aunque su sonido siempre se ha caracterizado por esa crudeza inmediata, con Sangre el grupo pule aún más hasta quedarse con ese esqueleto compositivo afilado y de rápida consumación.

A esta “deconstrucción” se le opone ese acercamiento a la melodía de la que hablábamos al principio. Estructuras que auguran una mayor sensibilidad como Frío o Territorio Devastado se acercan más a un garage melódico. De aquellos estribillos coreables, machacones y rápidos que el grupo siempre ha hilado tan bien apenas encontramos. En cambio se apuesta más por un desarrollo lírico mucho más estudiado. Eso no quiere decir que no tengamos cortes que suenan a puro Futuro Terror en este sentido, como Komsomol o Armen, ambos clásicos instantáneos.

En determinados momentos, esa sensibilidad pop acompaña también en las letras, como en Territorio Devastado o en la también destacada Mañana, entre la electricidad y el deje nostálgico. Sin embargo, en general este cuarto álbum parece un antes y un después en ese sentido. El grupo siempre ha tenido un matiz social bastante importante, pero es en Sangre donde se muestran más explícitos y abiertamente políticos que nunca. El compromiso social, los fantasmas del pasado, la conciencia de clase, las referencias soviéticas o la ironía crítica se funden en el retrato de un presente desesperanzador.

Desde un principio el grupo nos acostumbró a cierto matiz apocalíptico en sus temas, aunque a lo largo de su carrera han ido evolucionando desde ese miedo a lo lisérgicamente paranormal hacia otro miedo a algo mucho más real. Porque al final nada es más escabroso que el momento que nos ha tocado, y tocará, vivir. Futuro Terror se lanzan de cabeza contra ello y a medida que avanza el álbum esa rabia va en aumento. Llegando al pico de Qué Hacer y Matar/Dejar Morir, presentan dos cortes afilados y directos que contienen lo que mejor sabe hacer el grupo.

El equilibrio entre esas composiciones rápidas y combativas y otras mucho más desarrolladas y melódicas (Rukeli, La Guerra y el Universo) define Sangre. Estas últimas son las que parecen dejar una puerta abierta a la evolución estilística del grupo. Es esa habilidad de sonar más punk que nunca y también más sensibles lo que hace especial Sangre. En general mucho más aparentemente cercano a la primera toma que a algo muy repensado, sonando tan fresco como si fuese el debut del grupo.

Todo parece ocupar menos espacio en esa crudeza. Se intuye un vacío conceptual en medio de las guitarras afiladas y las letras escupidas que parece ser el elefante en la habitación. Supongo que más por dejar algo a la imaginación tras el puñetazo de realidad que supone este cuarto álbum que por otra cosa. Al final se resume en eso que cantaban hace unos años de “sí que hay futuro pero es aterrador”. Llevaban razón en su momento y parece que cada vez más.

Escucha Sangre, el nuevo disco de Futuro Terror