Inicio Noticias Destacados Nuevos Valores: Pause

Nuevos Valores: Pause

-

L’Hospitalet de Llobregat es la segunda ciudad de Cataluña y allí han surgido cantidad de proyectos ya desde el lejano 1966 en el que surgieron Los Diablos, sí, los de la mítica Un Rayo de Sol. Pero hoy no vamos a hablar de nostálgicos guateques ni de bandas de revival pop, sino que queremos presentaros a Pause, un proyecto muy actual que nos presenta We Can’t Rewind, un EP de 7 temas de rock con ambientes oscuros y sonoridades postpunk.

Pause lo componen Toni Gastón a la voz y guitarra, Juanjo Seguí al bajo y coros y Lida Noemí Rivas a la batería, veteranos de la mítica escena hardcore barcelonesa de los 90, albergada mayoritariamente en el mítico sello Bcore. El trío ha decidido empezar de cero con un nuevo proyecto que recupere parte de ese sonido de finales de los 80 y de los 90 y lo reactualice dándole un nuevo aire.

Y lo cierto es que el sonido de la banda tiene ese toque sin que suene para nada impostado, por lo que parece que lo que en un inicio fue un mero divertimento entre colegas está empezando a cobrar forma siendo un proyecto que va totalmente en serio.

Pause tiene claro, eso sí, que pese a evitar el encasillamiento en un único estilo: “(…) si tenemos claro que el estilo mas pronunciado es el post punk, la mayoría de nuestras influencias provienen de ese estilo“. De todos modos sólo hay que escuchar los riffs de guitarra y las melodías de bajo para darnos cuenta de su particular querencia por el estilo pero sin abandonar un toque más rockero, recordando en algunos momentos a Therapy?, como en el tema Dragón y Fénix.

Ese poso oscuro tal vez salga a partir de las reflexiones sobre el estado de la música actual que nos deja la banda: “Hoy en día parece que se han impuesto otros estilos musicales en los que no necesitas mas que un ordenador o una caja de ritmos para crear música con la total ausencia de una banda y, parece que la gente ya no tiene interés en acudir a una sala a disfrutar de la música en vivo, eso nos da muchísima pena.”

Aparte del trío irlandés, Pause deja entrever otras influencias en su música, pero ellos destacan como las principales a todas estas bandas: Echo & the Bunnymen, The Cure, Depeche Mode, Héroes del silencio, The Clash, David Bowie, Talking Heads, Los Planetas, Smashing Pumpkings, Supergrass, Nudozurdo o La Habitación Roja.

Estas influencias, Pause a veces pretende que queden de manifiesto en el sonido y otras son menos evidentes, algo que se refleja en el proceso compositivo del grupo. A este respecto We Can’t Rewind se graba con un gran set de canciones donde elegir, lo que nos anticipa nuevos lanzamientos más pronto que tarde.

Y agradecemos la honestidad de la banda cuando nos dice que, pese a estar orgullos de su trabajo compositivo: “De la grabación ya no estamos tan contentos, se grabó en un estudio amateur con los pocos recursos que habían y la verdad es que se grabaron las 7 canciones en una noche.” Algo que da credibilidad al grupo cuando afirman estar muy contentos de la producción y del sonido extraído por Dr. G y Mr Newman a la banda en su Estudio Zero dB de Badajoz.

Este sonido destaca por volcarse sobre todo en dar energía a los temas, tal y como podemos darnos cuenta desde Dragón y Fénix, primer single, hasta en un tema más pausado como es Para que Vuelvas, lo que para los tres miembros de la banda sirve para dar “(…)esa solidez a ese sonido oscuro y que a la vez hemos encontrado como propio después de muchos años de búsqueda.”

El trío es consciente de que una vez publicado el trabajo, viene la parte más dura: patearse el circuito de salas y conciertos de bandas emergentes. Y una vez más es de agradecer el compromiso del grupo con las salas que ofrecen música en directo, a las que reconocen su dedicación sin obviar una puya a la administración que obliga a estas a cobrar a las bandas por tocar “(…)por la presión a la que se ven sometidas por parte de los respectivos ayuntamientos.”

Y protestan tambien por el abandono del hecho de salir a ver bandas en directo como forma de ocio. Lo que priva a un gran sector de gente de ver a Pause en directo, perdiéndose, como ellos mismos dicen, una explosión en la cara en forma de música.

Es gracias a las redes sociales, que muchas bandas emergentes o underground, pueden acceder a un público y encontrar su nicho. Algo que Pause ve de manera muy positiva, en contraste con el mundo musical más mayoritario que consideran que es bastante desolador. Es gracias a la tecnología que no ven demasiado lejano el poder llegar a vivir, aunque de manera muy modesta, de su trabajo musical.

Para eso, en una nueva muestra de honestidad, Pause afirma que tiene como próximo objetivo abandonar cierto amateurismo para profesionalizarse, lo que saben que conlleva una serie de sacrificios, pero que al final tiene recompensa, ya que para un proyecto como Pause la música es: “(…) mucho más que una afición.. como compositores nos ayuda adrenar y expulsar el dolor y canalizar la energia positiva. Es nuestra vida.

Entramos ahora en las recomendaciones musicales que nos proponen. Pause nos destaca a dos bandas muy jóvenes como son Ponte Pilas y The Chats. Los tres discos favoritos de Pause son Mellon Collie and The Infinite Sadness de The Smashing Pumpkins, The Rise and Fall of Ziggy Stardust de David Bowie y Black Celebration de Depeche Mode.

Finalmente Pause nos ha preparado una selección musical tremendamente ecléctica que va desde el pop rock de Supergrass al posthardcore de Madee, pasando por el pop psicodélico de Jota y los suyos hasta el tecno oscuro de los primeros Depeche Mode. Una estupenda playlist.