InicioNoticiasSimple Minds – Direction Of The Heart

Simple Minds – Direction Of The Heart

-

«¿Por qué este título del álbum? Era una frase que teníamos guardada desde hace mucho tiempo. Sigue tu camino, la dirección de tu corazón, y, sobre todo, supérate. Eso, en resume todo lo que hemos hecho hasta ahora»

Jim Kerr

Hay bandas que no precisan preámbulo. Su denominación, por sí misma, impone ya respeto, reverencia y un torbellino de reflexiones. Es el caso de Simple Minds que, haciendo honor a su nombre, ofrecen mensajes profundamente intensos y relevantes sin necesidad de complicaciones innecesarias. La vida es más simple de lo que parece, aunque muchos se empeñan en complicarla.

Simple Minds, una de las bandas más ilustres de los últimos 50 años, acaba de publicar su nuevo larga duración, el decimonoveno de estudio, titulado Direction Of The Heart, un calificativo que, sin duda, hace referencia a esos sentimientos que han estado comprimidos y asfixiados durante mucho tiempo, y que precisan liberase para expresar sus emociones. La pandemia y los conflictos mundiales están liquidando el oxígeno de las personas y del mundo, elemento existencial imprescindible para el mantenimiento de la vida. La portada del album es más que evidente.

Agudo, brillante y melódico, Direction Of The Heart continúa fiel al magistral estilo que caracteriza a la banda. Conlleva himnos refinados y acicalados que hacen brillantemente lujoso ese rock llamado de arena. Tanto Jim Kerr (voz principal), Charlie Burchill (guitarras), Ged Grimes (bajo), como Cherisse Osei (baterista), Gordy Goudie (guitarra acústica), Berenice Scott (teclados) y Sarah Brown (vocalista), siguen manteniendo juntos el característico sello de la banda. Como bien afirma Spill Magazine, «Direction Of The Heart es uno de los mejores álbumes que han hecho. Abarca todo lo brillante de la banda y lo sintetiza en un solo álbum impresionante de principio a fin». Sin duda, es un disco que sintetiza la excelsa celebración por la vida.

En consecuencia, la creación del disco es un trabajo de concienzudo esfuerzo, visión y tiempo inteligentes. Un conglomerado repartido en diversos estudios de grabación como Alemania, Italia y Reino Unido, aunque muchas de los temas fueron compuestos en la bella ciudad de Taormina (Sicilia), lugar residencial de Jim Kerr y Charlie Burchill. Sin embargo, la grabación del disco se llevó a cabo en el Chameleon Studios de Hamburgo(Alemania). Para la producción adicional se contrató a Andy Wright (de Massive Attack y Echo & The Bunnymen) y a Gavin Goldberg (de Simply Red, Imelda May y KT Tunstall).

Fieles al sonido central de estadio, el disco contiene dos curiosidades destacables. Por una parte, las colaboraciones de Russell Mael (cantante de la banda californiana Sparks) en el tema Human Traffic, y de Gary Clark, compositor y ex compañero musical de Ged Grimes (bajista de Simple Minds) en Danny Wilson. Por otra parte, el disco contiene un tema tributo, The Walls Came Down, escrito originalmente por el difunto Michael Been, líder de The Call, banda que acompañó en diversas ocasiones a Simple Minds en sus giras.

El álbum ha sido lanzado por la compañía discográfica BMG, y se compone de nueve pistas base, incluyendo como cierre dos bonus extra: Direction Of The Heart y Wondertimes. Todo el album se ha compuesto como un todo completamente cohesionado, convirtiéndolo, según varias críticas, en uno de los discos más emotivos e inspiradores de Simple Minds.

Arranca con Vision Thing, tema que abre esa dirección del corazón tomando la forma de un homenaje al padre fallecido de Jim Kerr. La admiración, la amistad que les unía y los recuerdos sobre sus enseñanzas, afloran entre su sonido y palabras: «Estoy completamente despierto y pensando en ti (…) Me llevaste a otra habitación y me dijiste sobre las cosas que ves (…) Abriste el mundo que conoces y me diste esa visión».

First You Jump en la segunda pista; es pura potencia de estadio y lírica coreable: Si el mundo dejara de girar, no habría final, en cada giro, se volvería atrás (…) No importa lo que me hagas pasar (…) Primero saltas y luego obtén las alas para convertirte en lo que debes ser».

Who Killed Truth? Es una canción que nos describe la bancarrota moral que sufre la sociedad en la era de la información. Se desarrolla como un bramido unificado que clama hacia acción, para que las personas se levanten y cuestionen la conciencia y la indecencia de los líderes políticos y financieros que están deteriorando el corazón de la sociedad: «Estamos atrapados en las sombras (…) Sobrevivimos día a día / En el centro de la ciudad, hay un lugar, un espacio y un sonido (…) Allí donde la gente se une y pueda detener las falsas ilusiones».

Solstice Kiss es un registro imponente, donde las capas sonoras se mezclan con múltiples matices célticos, desarrollando una experiencia auditiva fantástica, especialmente cuando los coros de Sarah Brown penetran en la escena como un eco reverberante desde la lejanía de los tiempos: «Vivo o muerto / Este espíritu se desliza (…) a través del tiempo / No hay palabras que suenen por encima del frío abismo / Te veo a la deriva desde el reino de la oscuridad, yendo hacia la luz (…) Pero me despertaste con un beso de solsticio / y entonces soñé que todo mi mundo se convirtió en felicidad».

Act Of Love, es todo un temazo al más puro estilo de las mentes simples, con un estribillo muy coreable que enardece la piel de los oyentes: «Caminamos a través de los malos / Pero todavía brillamos cuando las luces se apagan / Es hora de ignorar las reglas (…) La fe es mi arma, el amor mi escudo (…) No tengo nada que perder, pero mucho para revelar».

Natural, como su nombre indica, es una canción que refleja la naturalidad de la vida, ese momento en que todo parece estable y lejos de los derrumbes. Su rítmica mantiene la personalidad de la banda: batería y bajo marcados, sonido envolvente, guitarras brillantes y lirica arrolladora.

Planet Zero, nos habla de la crisis climática, de la inconsciencia del mundo hacia la naturaleza, siempre empeñada en darle la espalda para proseguir con su desmedida ambición de crecimiento insostenible: «Veo un mundo entero en llamas».

The Walls Came Down es un homenaje al fallecido Michael Breen, quien escribió la canción para la banda The Call. Al mismo, la pista rinde tributo a todos los amigos y familiares perdidos, que partieron dejando el corazón triste y herido: «Tocaron los cuernos / Y los muros se derrumbaron (…) Cuando el santuario se desvanece / ves las naciones volteadas y una canción de asesinos sonando en tus oídos / Tenemos las cabezas tontas pensando / Jugando con los miedos (…) No creo que haya rusos ni yanquis / Solo criminales corporativos jugando con tanques».

Direction Of The Heart es el track que resume la concepción del disco, ese núcleo coronario que late débil o intenso sin saber qué dirección seguir. Es un organismo que sufre, que se excita, que enferma o que hierve con el fervor circulatorio de su sangre, porque la vida implica eso, momentos álgidos y de caída. Es entonces cuando el corazón no debe perder nuca su rumbo ni latido, a fin de encontrar la dirección correcta: «Si te mueves en la dirección del corazón / Sí alcanzas el centro del alma / tendrás la sensación de que eres parte de algo mucho más grande / Si vuelas en dirección al corazón (…) lo más probable es que finalmente consigas alguna llave».

Wondertimes comienza bajo un halo de misterio que, poco a poco, va desvelando un sinfonismo que desemboca en la grandilocuencia sónica de Simple Minds. Los tiempos pasados ya fueron, los presentes están ahí, y los próximos luchando para que sean maravillosos. Es el mensaje que se desprende del título y de la letra: «Fuiste tú quien me hizo alcanzar, tú quien me hizo ver / Tú eres quien convirtió este juego en una realidad (…) Cada día es otra ocasión, cada sueño una balada (…) Un tiempo maravilloso a donde ir».

Concluyendo, Direction Of The Heart es un álbum que mantiene el estilo melodramático de la banda, sobre todo teniendo en cuenta que la mayoría de las canciones se compusieron durante el confinamiento por COVID y los miedos por las coyunturas internacionales político-sociales, económicas y bélicas. Aun asi, puede decirse que el album respira tranquilidad, seguridad, ilusión y esperanza, porque las mentes simples no pierden la dirección del corazón. Como se cuestionó el propio Jim Kerr: «¿Cómo hacer un disco de ‘electro-rock’ para sentirse bien durante los peores momentos? Dirección del Corazón es el resultado de ese desafío. ¿Quién hubiera pensado que nos divertiríamos tanto creándolo?».

Escucha aquí Direction of the Heart, de Simple Minds

AUTOR

Carlos Flaqué Monllonch
Carlos Flaqué Monllonch
Hablar de uno mismo no es tarea fácil, aunque muchas veces las circunstancias pidan hacerlo, como es el caso. Se pueden contar muchas cosas, pero quizás lo más importante es abrazar la vida con positividad. ¿Qué puedo contaros de mí? Este caso deciros que me encanta la música y mi profesión, la de periodismo (escribir) y la de comunicación gráfica (diseño gráfico y fotografía), herramientas que me permiten abrir muchas puertas, como conocer gente para intercambiar, transmitir cosas y generar proximidades. Las nuevas tecnologías permiten eso y más. Así que nada de excusas y manos a la obra…

¿Te gusta CrazyMinds? ¡Síguenos!

BUSCADOR

Y MUCHO MÁS...

spot_img
spot_img
«¿Por qué este título del álbum? Era una frase que teníamos guardada desde hace mucho tiempo. Sigue tu camino, la dirección de tu corazón, y, sobre todo, supérate. Eso, en resume todo lo que hemos hecho hasta ahora» Jim Kerr Hay bandas que no precisan preámbulo....Simple Minds – Direction Of The Heart