Inicio Nuevos Valores Nuevos Valores: Hickeys

Nuevos Valores: Hickeys

-

Han pasado más de dos años del primer y único EP de Hickeys hasta la fecha. La propia banda, formada por Maite Barrena (batería), Martina Gil (bajo), Ana Erice (guitarra solista) y Marta SV (guitarra rítmica) parece haber olvidado cómo llegó a producirse Diamond Munch, su primera colección de temas. “Hemos pasado por tres carreras, cinco o seis curros y varias relaciones amorosas de corte trágico-cómico de por medio. No podemos albergar tantos recuerdos”, comenta el grupo en una entrevista en la que la seriedad brilla por su ausencia.

Asentadas en Madrid, Hickeys es una formación impulsada por la amistad y el buen rollo. Al menos eso hace entrever lo irónico y surrealista de sus respuestas. Apuntan que su background como músicas es nulo y que la banda nace del amateurismo, antes de dar una pequeña presentación utópica de las cuatro. “Marta fue a clases de pandereta cuando tenía 4 años y lo dejó por el mismo motivo que catequesis: no era lo suyo. Martina fue a flauta travesera, pero duró mes y medio con ese instrumento del demonio que se toca como soplando una sopa pero sin caldo. A Maite le gustaba frecuentar karaokes de Peñíscola. Y Ana cantaba en el coro de la ikastola y tocaba el txistu. Después hizo sus peripecias en el jazz siendo una de las integrantes de la txaranga de su pueblo”, relatan.

Real o no, hay algunos comentarios que sí pueden darse como posibles hechos verídicos, como en el caso de Ana: “Finalmente conoció a unas chicas en la biblioteca de su universidad y pudo desarrollar su faceta como guitarrista”. No en vano, Hickeys es la clásica idea que surge entre colegas y con cervezas de por medio. “Al principio queríamos hacer una formación política dirigida a la lucha de liberación del frente popular de las aves migratorias que no pasan por España”, prosiguen con su cachondeo.

Se ponen algo más serias al hablar de Diamond Munch, un EP que muestra sus carencias en una mezcla narcótica de post punk y garage rock. Sobre las influencias que las marcaron para esta obra, mencionan “unas ya enterradas”: “Bauhaus, T. Rex, The Brian Jonestown Massacre, Parquet Courts, Swans…”. El resultado suena más cercano a los Pixies o a bandas noventeras de riffs anestesiados. “Lo que pasa es que la experiencia y el conocernos más han hecho que esas influencias tengan una manifestación más clara en las nuevas composiciones”, explican Hickeys, que trabajan en su primer larga duración, con fecha por determinar: “Vamos a intentar tenerlo grabado para antes de 2021, todo lo demás es un misterio”.

Esto vaticinaban por febrero (cuando se hizo esta entrevista), pero ahora la situación es diferente y admiten que han tenido que echar mano de la aplicación Garageband, que permite crear piezas de música: “Es sencillo, flexible, políglota, bastante expresivo cuando se abre a nosotras y tiene oído absoluto (cosa que ninguna de las demás tenía). Afinamos en la búsqueda y dimos con lo que necesitábamos”.

Del primer EP Hickeys destacan su “pureza e inocencia”. “Se tratan temas muy diferentes (trabajo y la lógica de tiempo en la que nos veíamos atrapadas, la fe presente en muchos rincones de la vida y no solo aislada al ámbito religioso, el sexo, el ser tocado…). Aun así, más que la temática destacaríamos la incapacidad de expresar esos mensajes mediante una verbalización directa”, añaden sobre sus impresiones del primer material que publicaron en 2018. Ahora dicen haber ganado en experiencia y recursos: “Hemos aprendido un poco a tocar y tenemos algún que otro pedalito que hace efectos y ruiditos. Como que parece que sabemos qué hacemos, pero sin pasarse”.

En este tiempo han publicado dos singles, Is Lawrence Dead? y Alegria Di Vision, y han pasado por festivales internacionales como el SXSW de Austin o el Eurosonic holandés. Entre este tipo de evento y las salas, Hickeys no se quedan con ninguno en especial: “Ambos son necesarios y cruciales para generar un flujo cultural. Ambos son escenarios perfectos para hacer el rock”.

Hickeys cierran esta entrevista sin perder el sentido del humor y auguran como próximo reto diseñar su propia línea de “ropa interior comestible”. Puede ser un merchandising con futuro en el sector. Por otro lado, nos recomiendan de Madrid que peguemos una escucha a las bandas emergentes Carrera y Drunkyard y nos dejan su elección de discos y canciones. En el caso de los álbumes, cada una ha escogido su favorito.

  • Revelation The Brian Jonestown Massacre
  • Blume Nérija
  • “…And Star Power”Foxygen
  • The Sky’s Gone OutBauhaus