InicioNuevos ValoresNuevos Valores: Niki Moss

Nuevos Valores: Niki Moss

-

Miguel Vilhena creció en un pequeño pueblo del interior de Portugal, Viseu, hasta que se afincó en la capital lusa, Lisboa, donde se ha ganado cierto respeto en la escena ‘indie’ portuguesa gracias a su propio sello y estudio de grabación: Pontiaq. Conocido ahora artísticamente como Niki Moss, el músico ha iniciado su carrera en solitario este año con el debut ‘Gooey’, tres años después de publicar el último single con la banda que le hizo un nombre en el país vecino, Savanna.

Imagen de Savanna en 2012. Fuente: Facebook.

Entre 2012 y 2016 comandó aquel grupo que formó junto a otros tres integrantes, entre ellos su hermano Tiago, y que ahora se encuentra “en pausa”. Un total de dos trabajos de estudio y un puñado de singles que permitieron a Vilhena comenzar una carrera en lo que más le gusta, la música. No en vano, el compositor se siente “bendecido” por poder trabajar en su pasión, ya que aparte de su faceta creativa, Niki Moss también se jacta de su labor como productor e ingeniero de sonido de proyectos emergentes de Portugal como PISTA o Ditch Days.

En España está por testar el reconocimiento de un intérprete que con su aventura en solitario transmite unas ideas y texturas que recuerdan, en parte, a la escena psicodélica contemporánea. Un pop colorido, etéreo y edulcorado, quizá demasiado empalagoso por momentos, pero que combina perfectamente con una tarde soleada de verano. Piezas en las que los elementos sintéticos suenan bizarros a lo MGMT (“The Bend Of The World”), ritmos cercanos a los Tame Impala del ‘Currents’ (“Standing In The Dark”) y melodías vocales que evocan a una lisergia más añeja (“GP Motorcycle Racing”) –por algo menciona a los Beatles como gran influencia-, en plan The Lemon Twigs, harán las delicias de seguidores de estas bandas y vertientes.

Recuerda también en el tono sosegado y pasteloso al ‘bedroom pop’ tan prolífico de los últimos años. Sin embargo, lejos de limitarse a las cuatro paredes de un dormitorio, el producto elaborado por Niki Moss ha sido cocinado a fuego lento entre el rincón portugués en el que creció y el estudio que posee en Lisboa. “Decidí ir a Viseu un par de semanas a escribir canciones para este disco. Fue increíble. Aislado, sin conexión a Internet, tan solo centrado en componer nuevo material”, explica sobre esa primera etapa del proceso que ha concluido con ‘Gooey’ como resultado.

Precisamente, la búsqueda de evadirse de lo digital y de las redes sociales no es algo que solo le ocurra al trabajar en nueva música. “A veces las veo como una broma”, resalta el músico, antes de indicar que para él la gente las utiliza como una forma de retorcer su realidad: “Fingen para que sus vidas parezcan emocionantes”. No duda eso sí del poder de estos medios hoy en día y su importancia para los artistas: “Percibo que las bandas muy carismáticas en Internet pueden construir una buena base de seguidores”. Esto tampoco evita que su fantasía sea despertarse un día “sin Internet y sin móviles”.

Imagen del videoclip de «GP Motorcycle Racing». Fuente: Facebook.

Contrariamente a esa visión de la tecnología, Niki Moss se considera un ‘geek’ del estudio y de los elementos sintéticos e innovadores de la música actual. “Cuando era niño, mi padre me regaló una grabadora multipista. La capacidad que me dio para grabar múltiples instrumentos por mi cuenta y mezclarlos me asombró y me obsesioné con ello”, relata Vilhena, quien todavía mantiene esa emoción con las posibilidades que ofrece lo digital. “Puedo pasarme horas experimentando con sonidos y creando texturas”, asegura.

Esta “libertad” a la hora de componer es el principal aspecto positivo que observa el músico de aventurarse en solitario. “Puedo hacer lo que yo quiera. Siempre va a ser mi propia decisión. Si así lo siento, puedo hacer una reválida totalmente diferente a este debut”, explica Niki Moss. Aunque, eso sí, a la hora de publicar ‘Gooey’, el cantante ha contado con la ayuda del sello británico Street Mission Records.

Sobre su aportación al panorama musical, Vilhena evade inmiscuirse en ninguna escena en concreto. “Es un trabajo muy personal. Una especie de diario con cosas que he visto, sentido o pensado mientras escribía el álbum. Así que realmente no quiero transmitir nada en especial”, aclara Niki Moss, que cataloga el repertorio que ha firmado como un “ejercicio catártico centrado en mí mismo”. A pesar de ello, valora positivamente el poder de sus canciones: “Creo que cualquiera puede conectar con los temas que abordo”. 

Preguntado por qué grupos portugueses recomendaría al público nacional, Vilhena no duda en citar todos aquellos que conforman su compañía discográfica Pontiaq. Desde su anterior proyecto Savanna hasta él mismo, pasando por su hermano Tiago, que ha publicado sus primeros sencillos con ayuda del mencionado sello este mismo año.

En cuanto a sus tres álbumes favoritos, afirma verlo como una tarea complicada escoger solo esa cantidad. “Diría tres álbumes de los Beatles al azar”, bromea, por lo que nosotros decidimos por él: ‘Revolver’, ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band’ y ‘Rubber Soul’.

spot_img
spot_img