Inicio Nuevos Valores Nuevos Valores: Nikóla

Nuevos Valores: Nikóla

-

La República Dominicana es un territorio lleno de música. El ritmo de la bachata, el merengue o el dembow inunda sus calles. Sin embargo, también es un país muy machista en el que la mujer está minimizada, sexualizada y arrinconada en los carteles de festivales. “De 40 artistas a veces solo ves 5 mujeres”, critica Nicole Santiago, más conocida como Nikóla, una vocalista que pertenece a una nueva ola de mujeres jóvenes que se están haciendo oír en su país: “Es un trabajo de empoderamiento constante, de levantarte y caerte a diario”.

Nacida y criada en Santo Domingo y El Salvador, Nikóla lanzó en 2019 su primer EP, Kulebra, en el que fusiona los ritmos afroantillanos con estilos anglosajones como el soul o el r&b. Esta cantante con ganas de revolucionar la escena dominicana creció rodeada de música de diferentes vertientes: “Mi madre escuchaba mucha música brasileña, merengue y sesentera, mi padre música clásica y mi hermana todo lo que sonaba en la MTV”.  “Mientras crecía me volví fan del reggae, sonidos afro, el soul… Escuchaba música y cantaba todo el tiempo, así que un día me apunté a un coro y ahí comenzó todo”, explica.

Después empezó a estudiar canto en el Conservatorio Nacional de la Republica Dominicana y a trabajar en proyectos con artistas locales, grabando para sus álbumes y cantando en sus conciertos. Gracias a estos “live shows” ya cruzó el charco hace unos años para actuar en Europa, acompañando por ejemplo al fallecido compositor Pachy Carrasco en su proyecto Bossa n Pop en el Jazz Rally Festival de Dusseldorf (Alemania).

Pero Nikóla siempre quiso iniciar su propio camino a pesar de que sabía que iba a tener complicado darse a conocer desde su país: “Hay menos oportunidades, menos dinero, menos todo”. “Me movía la idea de hacer algo honesto y que me sintiera orgullosa de ello”, añade la vocalista, a la que le inspira en sus canciones la perspectiva isleña, el amor, la cotidianidad y la música de personas que admira. “Me gusta pensar que es algo fresco, universal y caribeño a la vez”, manifiesta.

Lo cierto es que las texturas, la endulzada voz y un sonido que mezcla elementos populares y globales con ritmos tropicales y folclóricos hacen de su primer EP un prometedor trabajo que tendrá reválida en los próximos meses. Un repertorio colaborativo en el que han participado varios músicos dominicanos para dar vida a las melodías, letras y composiciones de Nikóla. Vocalmente recuerda a artistas como Jorja Smith o Erykah Badu e instrumentalmente se mueve por ritmos reggae, elegancia jazzística o percusiones caribeñas.

 “Todos los temas nacieron conmigo loopeando: hacía un loop de ritmos y melodías y después pasaba al teclado para sacar algún acorde. Cuando tenía algo que me gustaba, se lo mostraba a los músicos y pasábamos a grabarlo al estudio. En la postproducción se mezclaron los loops con las grabaciones en vivo”, relata Nikóla sobre la elaboración de Kulebra.

Llama la atención, al explicar los detalles de las canciones, la cantidad y variedad de elementos y ritmos que están presentes en las piezas. En Ola de la Mar, su primer sencillo, utiliza sutilmente “patrones de salve, un ritmo autóctono dominicano”; Agua Salá, de sus favoritas, “tiene unos toques de palo, otro ritmo y manifestación folclórica dominicana”; en Slow usan percusiones rastafaris Nyabinghi y el ritmo gagá al final; y Wey tiene un toque del estilo pambiche. Todo ello parece camuflado entre arreglos más cercanos.

Nikóla está ahora preparando en el que será su segundo EP. Ha presentado ya su primer single, No le de tó, y, según avanza, está explorando ritmos más “bailables” y jugando con elementos digitales sin dejar de lado el sonido orgánico de su primera referencia. “Estoy trabajando con diferentes productores, no fue algo que planeé, se ha dado de forma natural y me está ayudando a que el proceso sea más rápido”, asegura la cantante, aunque mantiene su independencia creativa: “Siempre ando con mi loop para invocar las primeras ideas”.

No en vano, su principal reto de cara al futuro más cercano es seguir creando, “siempre en constante crecimiento, expansión y mejora”. “Me hace mucha ilusión y ansío poder llevar mi música lejos”, añade Nikóla, que es consciente de que la música latina está en su mejor momento. “Aunque se diga que todo está hecho, siempre hay nuevas formas de decir y hacer las cosas, y muchos artistas lo demuestran”, afirma.  

Concluye la entrevista recomendando dos proyectos de la República Dominicana: “La banda Mawon, que juega con el folklore dominicano de una manera muy fresca, tocando temas sociales y de amor de una forma muy poética. Y a Leton Pé, la artista pop más divertida de aquí, pura gozadera y poderío femenino”.

Finalmente, Nikóla nos deja sus tres discos favoritos del pasado año, que son los que le “vienen a la mente”, y una playlist de 10 canciones:

  • Mayra AndradeManga
  • Burna BoyAfrican Giant
  • Alina BarazUrban Flora