InicioNuevos ValoresNuevos Valores: Unai

Nuevos Valores: Unai

-

De la nada apareció a comienzos de este 2021 Unai, nombre de pila y artístico de Unai Madariaga, un estudiante de Bellas Artes bilbaíno que aprovechó los últimos meses de 2020 para grabar en diferentes localizaciones y de forma casera The Living and Dying of a Man, un primer disco autoral que mezcla crudeza, alguna bizarrada y temas con vocación pop que vislumbran un compositor prometedor.

A uno le viene a la mente por el ambiente de rock arcaico del álbum el documental de Rodríguez y piensa que quien sabe si en 30 años se haga otro titulado Searching for the Living and Dying Man. “Sería increíble”, nos confiesa Unai, cuyas nociones musicales parten de haber tocado la guitarra desde hace una década. “Llevo tocando desde los 15 años. Quería hacer un disco solo guitarra y voz, crudo al 100%, pero Eneko (Ajangiz, productor y músico) escuchó las canciones y vio que había algo”, explica Unai, que menciona como influencias a Johnny Cash, Daniel Johnston, Lou Reed o, principalmente, John Frusciante: “Me fascina su universo creativo”.

La aportación de Eneko Ajangiz, componente de otras bandas bilbaínas como D-Rais o Factory Lane, en la que toca con miembros de Smoke Idols, ha sido fundamental en el resultado del trabajo. “Lo ha tocado prácticamente todo. Grabamos las baterías en su estudio, el saxofón del final de I Wish es de él, algunos arreglos y coros también…”, comenta agradecido Unai.

Ajangiz también ha sido el encargado de mezclar todo el material recogido en distintos rincones como la casa de la Amama de Unai en Bakio o estudios de Bilbao y alrededores. En uno de ellos se sumaron a la grabación de Insane los componentes de otra banda amiga, Keniama, que hacen los coros grupales del tema. En otro corte, Black Patterns, colabora su prima pequeña: “Es una canción al piano grabada con el móvil. La dejamos tal cual salió en la primera demo, sin producción”.

Todo el proceso tuvo mucho de improvisación y fue un constante tira y afloja entre Eneko y yo”, recuerda Unai. Mientras Eneko quería sumar nuevas capas instrumentales a las canciones, Unai las quería lo más desnudas posible. “El equilibro ha sido la clave”, resalta Unai.

Además, la decena de piezas que integran The Living and Dying of a Man bucean en la desesperación de un hombre desolado. “Cuando empecé a escribir las canciones no tenía ninguna idea en la cabeza, pero según las iba haciendo me di cuenta que había un hilo conductor: un tío desesperado y solo que en cada tema pasa por una fase diferente de su decadencia”, explica Unai que, sin embargo, no determinó el orden de los temas en base a la narrativa: “Es una historia no lineal. Prefería estructurar el disco por el sonido”.

Así, la parte inicial del trabajo toma los elementos más pop del largo. Empieza fuerte, solo con voz, coros y guitarra (Home); con arreglos eléctricos (Loner); o con un mayor poderío instrumental en If you get to feel, la pieza más “profesional” del conjunto. Después, llegan las mayores rarezas y detalles freak del álbum, donde destaca la ácida I Wish. Y el último tramo Unai lo reserva para las partes más calmadas y balsámicas del debut.

En general, observa que lo que más destacado del álbum es su esencia lo-fi y casera. “Si fuera un disco megaproducido perdería la magia, aunque tengo claro que hay temas que podrían mejorar mucho de esa manera“.

Tras sacar el disco Unai ya piensa en presentarlo en directo, aunque sean un par de conciertos. “Los mayores obstáculos son la situación actual y que me lo tengo que buscar por mi cuenta“, confiesa Unai, que se ha autofinanciado este debut con el dinero que obtiene de trabajar en la Bilbaína Jazz Club. “En principio actuaría yo solo en acústico, a pelo, como un medio teatrillo. Guitarra y voz, lo más descarnado posible y sin pregrabados“, fantasea Unai sobre cómo serían esos primeros conciertos.

Uno de sus próximos retos es poder editar el material en físico: “Me encantaría sacar vinilos, pero por limitaciones económicas espero editar pronto en casete“. También va a publicar un cómic que acompañará a uno de sus temas: “Lo está preparando un amigo mío. Cuenta la historia de una de las canciones como si fuera un videoclip. Mi idea es venderlo de forma simbólica junto al casete“.

Precisamente su primer videoclip fue la manera que tuvo de presentar a su yo musical. Publicado el 29 de enero, mezcla dos de los temas en la misma pieza con la colaboración en el apartado audiovisual también de Eneko y de Iyan Altube: “Cortarme el pelo era algo que tenía en la cabeza de antes. Lo hice en el vídeo a modo de presentar una nueva imagen, un nuevo Unai Madariaga, mi yo músico… Comerme el pelo fue idea de Eneko“.

Unai Madariaga finaliza la entrevista recomendando a Arketipo como artista emergente bilbaíno. También selecciona sus tres discos favoritos: Transformer, de Lou Reed; Closing Time, de Tom Waits; Niandra lades and usually just a t-shirt, de John Frusciante.


A continuación, puedes escuchar nueve temas recomendados por Unai, desde Aldous Harding hasta Itoiz, pasando por Robert Johnson o Violeta Parra:

spot_img
spot_img