InicioNoticiasNuevos Valores: Yöton Yö

Nuevos Valores: Yöton Yö

-

Esta semana, en Nuevos Valores, queremos descubrirte a un dúo de electrónica que acaba de sacar su primer EP homónimo. 6 temas de pura electrónica que se mueven en una serie de terrenos tan amplios, que no te van a dejar indiferente. Ambient, electrónica de tintes épicos, toques a Neuronium y a Daft Punk y cero ataduras.

Yöton Yö, término finlandés que significa literalmente noche sin noche y que hace referencia al sol de medianoche que se da en el solsticio de verano en los países nórdicos, lo forman Daniel Jon McKiernan y Ludo -alias de Ángel Pallarés– residentes en Barcelona, aunque procedentes de Barnstaple y el Prat respectivamente.

Ludo es veterano en la escena electrónica underground de Barcelona y, tras 6 años pinchando, decide dar el paso y producir su propia música. Tras un periodo formativo Ludo decide: “(…)hacer algo diferente al techno que suelo producir de forma habitual.”

Daniel, por su parte, lleva poco en el mundo musical pese a proceder de una familia musical y haber recibido clases de violín y piano durante su infancia.

Yöton Yö surge de la afinidad musical entre ambos, tras conocerse en 2018 a través de una amistad común. En la noche de San Juan de 2020, durante uno de los pocos respiros que nos ha dejado la pandemia, el proyecto cobra vida y se juntan para, en menos de 6 meses, tener los 6 temas del EP prácticamente listos para salir.

El dúo define su música como una mezcla de música electrónica, rock instrumental y banda sonora. Pese a lo que pueda parecer, los 6 temas están conectados entre sí por la idea del sol de medianoche nórdico y nacen con la intención de que “(…)la gente se dejara llevar por sus diferentes matices y melodías. En definitiva, queríamos plasmar nuestro amor por la música y hacer las canciones que nos gustaría escuchar de nuestros grupos favoritos.

Nos gustaría que la gente se dejara llevar por sus diferentes matices y melodías. En definitiva, queríamos plasmar nuestro amor por la música y hacer las canciones que nos gustaría escuchar de nuestros grupos favoritos.

Este eclecticismo parte de que tanto Ludo como Daniel escuchan todo tipo de música, pero lo que les ha unido realmente es el interés de ambos por la ciencia ficción, de la que Daniel se declara un fanático. A raíz de eso, Ludo empezó a interesarse por el cine y las series de ese género, algo que ha querido transmitir en este trabajo. Por su parte Daniel afirma que una de las palabras que más han surgido en sus conversaciones ha sido la de distopía. Este concepto ha sobrevolado todo el mini álbum.

El EP se ha gestado en plena pandemia con ambos trabajando de forma individual desde sus casas y usando las tecnologías como Drive para compartir los materiales. Eso no impidió que el trabajo fuera fluido y rápido, lo que permitió que los temas reposaran lo suficiente como para poder estar listos y ser mezclados y masterizados a principios de este 2021.

Una de las cuestiones que siempre tratamos en Nuevos Valores es la opinión que tienen las bandas sobre la escena de festivales y salas de nuestro país. Esto es lo que nos dicen:

      Pensamos que los festivales se han convertido en un negocio en el que solo importan los grandes nombres de moda que aseguran una gran afluencia de público. Antes los festivales tenían una identidad que se ha ido difuminando y perdiendo con el tiempo en pro de ganar asistentes. Salvo excepciones (por suerte aun queda alguno que lo hace), priman los beneficios antes que buscar un valor añadido o descubrir nuevos talentos.

       Daniel: Cómo británico, puedo decir que en el Reino Unido la cultura recibe más apoyo y llega a ser algo de lo que uno puede sentirse orgulloso. Es una pena, pero eso no lo he visto aquí.

Pensamos que los festivales se han convertido en un negocio en el que solo importan los grandes nombres de moda que aseguran una gran afluencia de público.

El directo, de todos modos, forma parte de la esencia de la música de este dúo y su pretensión es trasladar, mediante el uso de sintetizadores y de una forma más analógica las emociones del disco a un entorno de sala. Tal y como dice Daniel, una de las pretensiones de Yöton Yö es hacer que su música trascienda el trabajo de estudio y sea, también, un proyecto de directo.

Las redes sociales son vistas por el dúo como un arma de doble filo que por un lado permiten darte a concoer a un público muy amplio, algo que hace unos años solo era factible con una discográfica detrás, pero que también obliga al músico, al artista, a estar pendiente de algo que requiere mucho tiempo e inversión.

Por otro lado, la tecnología es una herramienta que democratiza y hace asequible a un gran número de gente el hecho de componer, producir y montar un estudio casero. Lo que les ha permitido también, montar su propio sello de distribución desde el que han lanzado su música, tanto por separado como en Yöton Yö, ATOT Records. De todos modos, son conscientes de lo dificil que es vivir de la música en España y en el resto del mundo. La cultura no se respeta y no se apuesta por ella ni en tiempos de pandemia. Pese a eso, el dúo se muestra optimista y ojalá el virus permita un punto de inflexión.

El futuro para la banda, pese a todo, viene cargado. Su próximo proyecto es otro trabajo, no saben si EP o LP y tocar en directo donde se pueda y si la pandemia lo permita, sacando lo máximo y redefiniendo el sonido del dúo para llevarlo al directo. Y es que para los dos la música es vida, lo es todo. Es imposible que se imaginen un mundo en el que esta no exista y por eso necesitan expresarse de ese modo.

Yöton Yö nos recomiendan también algunos proyectos musicales a los que, si no conocéis, sí que debéis prestarle mucha atención. Entre ellos están Astralia, que no son precisamente emergentes y que son una gran influencia para Ludo (y a los que destacamos especialmente desde Crazyminds), Boïra y Not On Earth.

Te dejamos ahora con sus 5 disco favoritos:

Ludo:

Daniel:

           Ahora el dúo nos deja una playlist de más de 20 temas donde vemos reflejadas todas sus influencias e interesas musicales en un más que interesante ejercicio de eclecticismo que va de la electrónica al thrash metal, del hip hop al grunge y del postrock al techno.

spot_img
spot_img