InicioReportajesCanción a CanciónMaria Rodés - Fuimos los dos / Canción a Canción

Maria Rodés – Fuimos los dos / Canción a Canción

-

Son ya ocho los discos que atesora Maria Rodés en su trayectoria y, tras el excelente álbum que publicó el año pasado junto a La Estrella de David (Contigo), la artista catalana vuelve con su trabajo más íntimo y personal hasta la fecha, titulado Fuimos los dos. En estas trece nuevas canciones, Maria hace un retrato muy honesto del fin de las relaciones sentimentales, con su figura como protagonista principal y unas composiciones que son perfectamente extrapolables a cualquier ruptura.

Los temas que forman parte de Fuimos los dos nacieron durante el confinamiento y fueron concebidas por su autora a borbotones, dejándose llevar por todos los sentimientos que la invadían en esos días y con el trasfondo de una historia de amor que se acaba. Es por tanto, un disco agridulce, con bastante dolor en su interior, pero con una manera de enfrentarse a él muy reparadora.

Estamos ante uno de esos álbumes terapéuticos para el que lo hace y para el que lo escucha. Un disco cuya sonoridad combina la canción de autor, el folklore latinoamericano y la experimentación, y donde las canciones nacieron casi como un ejercicio personal de la compositora. Se trata de un trabajo casi conceptual que la propia Maria Rodés nos presenta.

Bienvenida a CrazyMinds. Lo primero, preséntate y preséntanos tu nuevo disco.

El disco nace del reto de escribir una canción al día durante el confinamiento. Contiene 13 canciones que describen un proceso de ruptura amorosa, desde la ingenuidad (Recordarte) hasta el desencanto (Madame Bovary). Acompañan a la voz guitarras casi desnudas, pianos, atmósferas etéreas y pequeñas percusiones. Se trata de un disco introspectivo y profundo, a la par que luminoso.

¿Desde cuándo y cómo podemos escucharlo?

28 de octubre (Elefant). En vinilo, Cd y en todas las plataformas digitales.

¿Dónde y con quién lo has grabado?

El productor es Joel Condal y ha sido grabado en su estudio de Barcelona. También grabamos una parte en Ophiura Studio de Premià de Mar (Barcelona)

Si tuvieras que definir el disco, su significado, su sonido, sus influencias… ¿Cómo lo harías?

Hay influencias de todo tipo, principalmente del indie de los años 2000 pero también del folklore latinoamericano o brasileño y de otros artistas más actuales. Algunas de las influencias podrían ser Sufjan Stevens, Sharon Van Etten, Adrianne Lenker, Natalia Lafourcade, Silvia Pérez Cruz, etc.

Venga, comparte con nosotros alguna gran anécdota graciosa, surrealista o incluso perdida del periodo de grabación

Ahora mismo no me viene ninguna. Solo que tuve que grabar el piano acorde por acorde y con manos separadas… (el piano no es lo mío).

¿Qué planes tienes para presentarlo en directo? ¿Fechas y/o festivales que ya tengas confirmados?

De momento la idea es presentarlo a partir de 2023. Hay algunos conciertos cerrados pero por ahora no me dejan desvelar información! 🙂

Nos gustaría que nos contases todo sobre cada una de las canciones del disco: el significado, la inspiración, si hay alguna historia detrás, lo que sientes al tocarla en directo.

1. Recordarte

Es la canción que abre el disco. En ella me arriesgo a decir «te quiero» por primera vez en una canción. Así hago tributo a mi adolescencia, a esa época en la que me atrevía a vivir el amor a pecho descubierto. Toda una declaración de amor desacomplejada.

2. Prefiero no decir nada

En esta canción, el alegre ritmo brasileño de las guitarras con una letra que ya nos deja entrever las fisuras de la pareja. Eso genera un efecto agridulce: «Solo nos queda esperar / A que deje de brillar / Esta llama que se apaga / Este amor que se nos va».

3. Algo que pudo ser

Es un himno al dolce far niente a ritmo de reggae. Habla de la necesidad de parar, de salir de la compulsión del «hacer». La temática me pareció oportuna dentro de un álbum gestado durante el confinamiento, época en la que muchos y muchas nos vimos obligadas a enfrentarnos a días interminables sin demasiados quehaceres. La canción reivindica el «no hacer nada» y el placer de la soledad, pues como decía Pascal: «el problema del mundo es que la gente no sabe quedarse quieta en su cuarto».

4. Salgamos juntos al jardín

Canción sesentera que se convierte en la confesión del deseo por el amante ausente. Me imaginaba a dos amantes separados por el confinamiento fantaseando con verse: de ahí lo de «vente a mi hogar, que al menos yo tengo jardín»

5. Fuimos los dos

Es la primera canción que compuse para el disco. Es de sonoridad andina y da nombre al disco, nombra por primera vez la ruptura, una ruptura del pasado que se interpone en el presente con: «Y sí / Fuimos los dos / No lo digas más / Ninguno vio el sol caer».

6. Se nos fue la luz

Cierra la cara A para dar paso a la parte oscura del álbum. El momento del apagón. Cuando la historia se empieza a torcer y empieza el declive de la relación.

7. Soltar las armas

Encargada de anunciar el principio del fin, nos habla del silencio, ese silencio que parece agrandarse en la intimidad de la pareja. En ella toco el piano, cosa bastante nueva en mis producciones, ya que siempre me he acompañado de guitarra.

8. Te voy a querer igual

Describe la cotidianidad del día a día, pronosticando el tan temido abandono, con un final en crescendo a ritmo de chacarera que repite a modo de mantra la frase que da título a la canción.

9. La verdad

Con el fin de la inocencia llega La verdad, quizás el corte más íntimo del disco, en el que afloran el miedo y la desconfianza, arropados por un paisaje de entretejidos arreglos que parecen simbolizar mis dudas: «No puedo saber si me mientes o es real cuando me dices te quiero».

10. Oasis

Surge en el corazón del desierto como un bálsamo en medio de la crisis, consuelo que represento con el mar, símbolo de libertad al que me aferro encerrada en mi pequeño apartamento de Madrid.

11. Ay soledad

«Todos esos recuerdos que tu ausencia me da / Se convierten en sueños cuando la luz se va». Esta canción empieza a capella, con mi voz describiendo el sentimiento de soledad que nos queda tras la ruptura, acompañada por el paisaje sonoro de una ciudad vacía.

12. Siempre es domingo

Es quizás el corte más experimental del disco. Pone el foco en la repetición de los días. Eso hace referencia a la época del confinamiento pero también a la melancolía del duelo.

13. Madame Bovary

Para acabar, a modo de epílogo, me despido con la irónica Madame Bovary, quitando un poco de hierro al asunto y riéndome un poco de mi propio drama: «Y es que jamás pensé que acabaría así / como Madame Bovary pero en Madrid».

Finalmente, un deseo. ¿Qué esperas conseguir o que te traiga este nuevo disco? ¡Mucha suerte!

Mi deseo siempre es el mismo: que las canciones logren dar palabra a otras personas que se puedan sentir identificadas con ellas y que quizás no hayan encontrado la forma de expresarse.

Escucha «Fuimos los dos» de Maria Rodés a continuación:

AUTOR

Javier Decimavilla
Javier Decimavilla
La música nos puede salvar la vida o al menos mejorarla. Bob Dylan, Neil Young, David Bowie, The Beatles o The Rolling Stones, entre otros, nos llevan enseñando el camino a la felicidad desde hace décadas.

¿Te gusta CrazyMinds? ¡Síguenos!

BUSCADOR

Y MUCHO MÁS...

spot_img
spot_img