Inicio Reportajes Canción a Canción Pedro Pastor – Vueltas / Canción a Canción

Pedro Pastor – Vueltas / Canción a Canción

1054
Pedro Pastor

Pedro Pastor lleva paseando sus canciones por los escenarios más de doce años. Es un trovador, en el sentido más amplio de la palabra, por herencia y por tradición, porque para él este oficio sería inconcebible sin su guitarra al hombro. Pedro entiende la música como un puente construido para unir lugares lejanos, culturas diferentes y es así como él crea sus canciones, concibiéndolas como un vehículo de conexión con quien quiera acercarse a escucharlas.

Gracias a esos puentes tendidos, el cantautor madrileño ha llevado su cancionero al otro lado del océano, a multitud de países de Latinoamérica, donde reciben con los brazos abiertos sus letras comprometidas, su poesía y su enorme abanico de influencias musicales. Vueltas es el cuarto álbum de Pedro Pastor y en él experimenta con un gran número de estilos y ritmos, dejando que sus composiciones se impregnen de todo lo que ha ido empapando su universo artístico después de tantos viajes.

Pedimos a Pedro que analice para nosotros Vueltas, deteniéndose en cada canción, dando todos los detalles para conocer mejor lo que contiene este cuarto trabajo discográfico, grabado de nuevo con su inseparable banda: Los Locos Descalzos. Esto es lo que nos ha contado.

Bienvenido a CrazyMinds. Lo primero, preséntate y preséntanos tu nuevo disco.

El 1 de octubre sale Vueltas, nuestro cuarto disco. 4 discos ya… y siguen intactos los nervios y la ilusión de antes de despegar. No me he presentado, soy Pedro Pastor, cantor de oficio, de siempre, desde adolescente he utilizado la composición para canalizar el júbilo y el desasosiego, el amor y sus quiebres, el viaje y la quietud y, por supuesto, lo que sucedía a mi alrededor, lo que me atravesaba de a fuera y se hacía bola adentro.

¿Cuándo y cómo podremos escucharlo?

El 1 de octubre en todas las plataformas digitales. Desde ya está activada la preventa en mi web. Y a partir de ese viernes estará disponible en tiendas. El vinilo va a tardar aún algunos meses más en llegar. La gira la anunciaremos el 6 de octubre y, aviso, vamos para todos lados.

¿Dónde y con quién lo has grabado?

Hemos repetido la experiencia en Garate Studios (Andoain, Guipuzkoa), un estudio precioso en mitad del monte guipuzkoano. Un lugar que cumple todos los requisitos para grabar los discos en directo, todos tocando a la vez en la misma sala y además hacerlo de un tirón, como en un parón del mundo exterior.

Estuvimos 12 días encerrados nosotros cuatro junto a Max Scenna (ingeniero) y Gustavo Guerrero, el productor y la joya de este disco. Trabajar mano a mano con él ha sido uno de los mayores aprendizajes de mi vida y puedo decir que es uno de los grandes responsables de que el disco suene fino y contundente, sincero y sabroso y, sobre todo, sentido. Él ha producido discos que nos gustan mucho como Musas de Natalia Lafourcade.

Si tuvieras que definir el LP, su significado, su sonido, sus influencias… ¿Cómo lo harías?

Al igual que los tres anteriores, Vueltas es un disco ecléctico, donde conviven la fiesta y la reflexión. Es un disco más luminoso que Vulnerables, también es más expansivo, nace del viaje y no del encierro. Musicalmente vuelve a haber un poco de todo, aunque hay una tendencia hacia las músicas del Caribe (merengue, son cubano, son vallenato, soukous…). Y otra cuestión a destacar de este disco son los coros. Hemos cantado los 5, nosotros 4 y Gus, en casi todas las canciones, además los hemos grabado todos a la vez. Son una de las bases solidas de este disco.

Venga, comparte con nosotros alguna gran anécdota graciosa, surrealista o incluso perdida del periodo de grabación

Sin duda lo más surrealista de este disco ha sido el proceso de preproducción. Con Gustavo en México y nosotros en nuestra casa en Rivas, hemos trabajado durante 6 meses con él a través del Skype, primero trabajando mano a mano con las canciones y luego desde el local del ensayo ya junto a Los Locos Descalzos. Además fue todo un tema conseguir el visado para que pudiera viajar a España. Pero lo hicimos, sobrevivimos a kilos de burocracia y a meses de pantallas de por medio.

En esta situación que estamos viviendo, ha cambiado mucho la planificación de una gira, ya que muchas salas siguen cerradas o con muchas limitaciones. Con la situación actual, ¿qué planes tienes para presentarlo en directo?

El 6 de octubre presentamos la primera parte de esta gira que comenzará en noviembre y que nos llevará, esperemos, a casi todos los rincones de nuestra geografía antes de, a mediados de 2022, ir a presentarlo a Latinoamérica donde con tanto cariño nos reciben desde hace ya algunos años.

Nos gustaría que nos contases todo sobre cada una de las canciones del disco: el significado, la inspiración, si hay alguna historia detrás, lo que sientes al tocarla en directo.

1. Los Diablos

Resulta paradójico estar en Costa Rica y componer esta canción que trata sobre la incapacidad humana de sentirse satisfecho con donde una está, con lo que una tiene; la nula posibilidad de satisfacer por completo nuestros deseos. Es uno de mis temas favoritos porque hemos conseguido lograr el sonido que queríamos y tiene mucho que ver con una de las músicas que más me gusta escuchar, el soukous congolés.

Escuché mucho un disco de los recopilatorios de Putumayo: Caribbean Party y quise que fuera por ahí la producción sin salir, por supuesto, de nuestro formato. Es la única canción en la que yo toco guitarra eléctrica en el disco. Tenemos muchas ganas de que llegue la gira para gozar con ella.

2. El Estallido

El mayor acercamiento que hemos tenido al flamenco hasta la fecha. En realidad es una mezcolanza entre La Habana y Andalucía, entre la clave cubana y el 12/8. No podía ser de otra manera porque esta canción nace en el barrio del Vedado de La Habana, de un breve y profundo amor durante una gira por Cuba con una cantaora de flamenco. El oficio de dar Vueltas tiene que, cuando encuentras el regazo de alguien con quien amar y ser amado, ya te toca seguir tu camino.

3. Los Olvidados

Siempre tuve la necesidad de componer esta canción pero tardó años en llegar. El tiempo en la creación es algo muy delicado y que no puede forzarse y así es como, después de estar años buscando torpemente la melodía y las palabras que la conformen, un día esa canción te atraviesa a ti y nada más tienes que tirar del hilo y ahí está, entera, cruda, compuesta, la canción.

La idea de la estructura me vino, ya digo, de golpe, tras cruzarme de bruces con el Mirador de la Memoria mientras viajaba con mi compañera por el Valle del Jerte y sus inigualables gargantas. Puedo decir, poética y literalmente, que esta canción nace desde el mirador de la memoria. Una mirada que empieza a acompañarte un día y ya no te abandona, como unas gafas, que una vez que miras a través de ellas no vuelves a concebir la vida de la misma manera. Así es la memoria, un pozo sin fondo, un laberinto lleno de sombras que arrojan claridad sobre los días, los días presentes, diminutos momentos conformados por todos los momentos anteriores, generación tras generación. Siento que no hay forma de entender lo que nos pasa -individual y colectivamente- sin tener en cuenta nuestras historias, las diminutas, las cotidianas, que terminan por conformar la Historia.

A la hora de llevar la canción al estudio, para este disco, teníamos clara una única premisa: conseguir una grabación casi tan emocionante como cuando la cantábamos en directo, queríamos inmortalizar una canción viva. Ha sido la primera vez en mi carrera que he grabado para un disco la voz a la par que el resto de los instrumentos, una única toma, todos juntos en el estudio… solo unos ligeros coros y los murmullos del final fueron grabados después. Y quisimos llevar esa intimidad al videoclip, hicimos un falso directo, con luz tenue, en semicírculo, en Garate Studios y comenzamos una búsqueda de contenido de archivo, vídeos que retrataran las vivencias que las que trata la canción. Un trabajo que hubiera sido imposible sin la colaboración total del director, escritor y reportero de guerra Alfonso Domingo y de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH)

4. Sacar La Rabia

Estaba en casa, bloqueado. La mayoría de las veces somos nuestro peor enemigo, seguramente el auto-boicot es una zancadilla que todxs nos hemos puesto en más de una ocasión. De eso habla esta canción. La canción me vino mientras escuchaba Pal Monte’, un temazo de La Muchacha, una buena amiga y mejor compositora colombiana. Estaba escuchando ese tema y me entraron ganas de hacer una canción con una melodía ascendente con un intervalo grande y de ahí sólo hubo que tirar del hilo.

5. Todxs

La primera canción que compuse de las de este disco, aunque fue duda hasta última hora pues era una rareza, una de esas canciones que uno hace para sí y -esto suele pasar- al final acaba siendo una de las favoritas del disco. La canción está escrita desde la ansiedad que muchas veces me produce el mundo moderno, las redes sociales y la competitividad que nos generan, la incapacidad de saciar nuestras expectativas productivas pues, nos guste más o menos, somos hijxs del capitalismo.

Los arreglos de este tema quisieron resaltar la ironía del estribillo y para rizar el rizo durante toda la segunda estrofa acompañamos la letra con un trap orgánico (todo tocado con nuestros instrumentos). Cuando estábamos trabajando con Gus esta canción, durante una sesión de Skype un tanto delirante, la canción desembocó en esa melodía épica final que, para mí, trató de redondear la canción. ¡Bendito delirio!

6. Florecer

Es, sin duda, la canción más profunda, nostálgica y sanadora del disco. La compuse hace dos veranos después de unos días muy confusos, de mucha desidia. Las canciones para quien las compone pueden ser un bálsamo, le pueden dar sentido a la tristeza, incluso reconducirla. Florecer me resulta muy rica armónicamente y le dimos una producción muy clásica, la tuvimos muy clara desde el principio y estoy muy contento con el resultado, el sonido de las guitarras, la batería contenida, el bajo elegante y, por supuesto, los coros que le dan el punto luminoso que le faltaba.

7. Ejercito Mi Escritura

Me hubiera gustado producir este tema como un merengue tradicional pero Gus nos recomendó llevar el merengue al cuarteto y ha resultado ser una idea muy interesante. Cuando componemos un género nuevo, uno se imagina sonando tal cual suenan las canciones que le han inspirado pero creo que es más justo y generoso acercarse a esos folklores, ritmos y timbres desde lo que somos y lo que tocamos. Así que nos quedó un merengue atípico, escrito en décimas -la idea de un merengue en décimas la saqué de Los Mangos Bajitos de Juan Luis Guerra (Fogaraté, 1994)-. Un meta-poema sobre el oficio de escribir. Uno de los grandes retos de este disco era hacer canciones bailables pero sin abandonar por ello el lenguaje poético

8. Isla

Isla fue un poema que escribí en el Puertito de Güímar, Tenerife, y que años después se transformó en canción. Me resulta intrigante el carácter insular y como hijo, nieto, bisnieto -y así durante algunos cientos de años más- de canarios me siento bastante isleño, así que quise profundizar en ese sentimiento. Es una canción pequeña, adulta, compleja. Compite con Florecer por ser la canción que más acordes tiene en el disco. XD

Tuvimos muy claro casi desde el principio que queríamos grabarla a guitarra y voz y, por si fuera poco, grabamos la voz y la guitarra por un sólo micrófono lo que, cuando se me ocurrió invitar a mi tío Pedro Guerra, complicó un poco las cosas. Pero tantas veces los límites creativos son inspiradores que no le quedó otra a Pedro que grabar encima de mi voz y así hicimos este dueto, la colaboración estelar del disco, una compartida que llevaba años deseando y que no fue hasta ahora que tuvo que llegar. Un pellizco, una isla dentro del disco, un remanso.

9. Cuando Todo Se Enrarece

Parece una canción de amor y lo es, pero está escrita a uno de mis grandes amigos, compañero de hogar, caminos y música desde hace muchos años. Los celos, los fantasmas y las inseguridades no son algo exclusivo de la pareja como muchas veces se da por hecho sino que conviven en nuestras relaciones cotidianas de toda índole. En lo musical, aires de zamba argentina y una formación bastante zambera, dos guitarras de nylon, un bombo legüero y, menos típico, un contrabajo eléctrico.

10. Aquí Nadie Sueña

Estuvimos un par de meses antes de la pandemia tocando en Cuba, invitados por el Longina, festival internacional de trova y aprovechamos para quedarnos casi un mes en la isla y conocerla un poco. Fue un viaje muy inspirador donde nacieron varias de las canciones de este disco. Esta nació justo después del festival. Aprendí por encima a tocar son tradicional y casi siempre que aprendo un ritmo nuevo surgen inmediatamente nuevas canciones.

También escrita en décimas, me di cuenta en ese viaje que casi todxs soñamos con vivir en un lugar distinto al que habitamos y así, muchxs europexs fantasean con Latinoamérica y mucxs latinxs fantasean con Europa y, por el camino, se nos escapa la vida. Aprovechamos la colaboración de María del Tango y Blanca la Almendrita en El Estallido para que se grabaran unos coros y unos jaleos en este tema. Y lo más mágico prácticamente de la grabación, invitamos a Moraima y Olimpo, dos viejitxs cubanxs a escuchar la canción y a echarse unos jaleos patrios y acabamos bailando con ellxs la en el estudio, fue precioso.

11. Quererte

Tras Amar y El Baile llega la tercera parte de la saga. Quererte es una canción de amor cotidiano, profundo, sencillo, con todas las complicaciones que eso conlleva. Es una canción desde el corazón, hacia el corazón, una canción muy poco producida, grabada puramente en directo, voz incluida, excepto unos coritos dulces que grabamos Gus y yo después. Tiene una peculiaridad y es que está concebida en 5/8, un ritmo poco común en la música actual pero muy típico en nuestras raíces.

12. Vueltas

Es el primer adelanto del disco. La compuse en Cuba, influenciado por los vallenatos colombianos de Rafael Escalona. La letra relata los privilegios y las carencias de nuestra vida como músicos: la vida nómada. Fue una apuesta para nosotros grabar esta canción únicamente con instrumentos acústicos al tratarse de una canción bailable pero creo que fue uno de los grandes aciertos de este disco. La concebimos como una canción de sobremesa y por eso decidimos solo grabarla con instrumentos acústicos, y también cambiamos la disposición en el estudio y la grabamos muy cerquita unos de otros y en círculo, con la voz también en directo.

Finalmente, un deseo. ¿Qué esperas conseguir o que te traiga este nuevo LP? ¡Mucha suerte!

Este es el disco al que más horas le hemos dedicado y, sin duda, con el que más satisfechos hemos quedado con el resultado. No ha habido prisas, en comparación con los anteriores. Hace algunos meses que tenemos el master definitivo y me sigue emocionando al escucharlo. Estoy realmente excitado porque salga y corra libre por todos los rincones. Esperemos que llegue a muchos oídos nuevos y seguir transitando este hermoso y sacrificado pero, sobre todo, privilegiado oficio de vivir de las canciones. ¡Que no paremos de dar Vueltas!

Escucha «Vueltas» de Pedro Pastor a continuación: