Inicio Reportajes Canción a Canción Ruiz Bartolomé – Cancionero del Guadarrama / Canción a Canción

Ruiz Bartolomé – Cancionero del Guadarrama / Canción a Canción

En tiempos en los que la reivindicación de la música tradicional y el folclore es una constante, Ruiz Bartolomé ha publicado un álbum honesto y realmente afianzado en la tierra que describe, donde la parte musical y la lírica conjugan a la perfección para dar forma a un trabajo con gran peso conceptual y una enorme dosis de conocimiento del lugar que retrata. Así, su autor ha estado investigando diferentes aspectos de la Sierra de Guadarrama para dar forma a este Cancionero del Guadarrama con el que nos invita a conocer mejor los lugares, personajes, habitantes e historias que relata.

Entre la tradición y la modernidad transita este Cancionero del Guadarrama con el que Ruiz Bartolomé nos brinda la oportunidad de trasladarnos a esa zona de nuestra geografía que tan bien conoce su autor. Con un álbum tan repleto de historia, simbolismo y realidad, pedimos al propio Nacho que nos contara un poco más de cada uno de los temas que dan forma a su nuevo trabajo discográfico. Este es el interesante análisis que ha hecho para nosotros.

Bienvenido a CrazyMinds. Lo primero, preséntate y preséntanos tu nuevo disco.

Hola, soy Nacho Ruiz Bartolomé y he publicado un disco llamado Cancionero del Guadarrama. El álbum recopila historias, leyendas, parajes y personajes curiosos que han dejado su huella en la Sierra de Guadarrama. Partiendo de la tradición folclórica, pero tratando de sonar actual.

¿Cuándo y cómo podremos escucharlo?

Ya se puede escuchar en todas las plataformas y comprarlo en vinilo. Edición especial con portadas intercambiables. Lo edita Mont Ventoux

¿Dónde y con quién lo has grabado?

Lo grabé en el estudio Lar de Maravillas, junto a Carasueño. Participan Elle Belga, Xema Fuertes y Alondra Bentley, entre otros.

Si tuvieras que definir el LP, su significado, su sonido, sus influencias… ¿Cómo lo harías?

El Cancionero del Guadarrama es un disco que pretende poner en valor y contar historias de una Sierra que en realidad podría ser cualquier sierra. Con sus particularidades y características, considerándola un lugar vivo.

Como decía antes, la intención es que sonara actual, a 2021. Tiene estructuras tradicionales, como Jotas o Romances, sí, pero con instrumentos y producción contemporánea. Al final siempre se cuelan influencias, cito algunas: Joaquín Diaz, Alan Lomax, Mario Pacheco, PJ Harvey, Portishead, Thom Yorke

Venga, comparte con nosotros alguna gran anécdota graciosa, surrealista o incluso perdida del periodo de grabación

Pues más que graciosa, surrealista: una cosa llamada Covid19 se metió por el camino y tuvimos que aplazar grabaciones y trabajar a distancia. Pero al final los discos tienen que reflejar de alguna manera la realidad en la que fueron gestados. Y esta es nuestra realidad: la del tiempo que tuvimos que quedarnos en casa e ingeniárnosla para trabajar y comunicarnos a distancia

¿Qué planes tienes para presentarlo en directo? ¿Fechas y/o festivales que ya tengas confirmados?

Pues haré algunos conciertos en solitario, llevando el Cancionero a su versión más pura. Me gustaría que salieran algunos conciertos escogidos con banda también.

Nos gustaría que nos contases todo sobre cada una de las canciones del disco: el significado, la inspiración, si hay alguna historia detrás, lo que sientes al tocarla en directo.

1. Jota de la Sierra

La idea era imaginarnos una jota hecha hoy en día. Todas las canciones son originales, así que la intención era esa: escribir una jota que pareciera tradicional, grabada con instrumentos actuales. La estructura es sencilla y los acordes, también. Aunque en el Middle 8 hay una secuencia un poco rara que sin embargo suena natural: Am/Eaug/Bb9/Em7. En ella cantan Fany de Ella Belga y Alondra Bentley, y quizá sea lo mejor de la canción.

2. La puerta del infierno

Cuenta la leyenda que Felipe II decidió construir su Monasterio en El Escorial para tapar una de las puertas del infierno. En general, El Escorial es un sitio con presuntas propiedades esotéricas. La realidad es que el emplazamiento era el mejor por cuestiones de logística, pero la leyenda es curiosa. Quería contarla así con ritmo de folk jondo shoegaze. Es una de las primeras que escribí para el Cancionero.

3. Alto del León

La Sierra ha tenido siempre un importante papel geoestratégico. Aquí quería resumir de alguna manera las batallas serranas. Específicamente, la Guerra de la Independencia. Napoleón se emperró en que sus soldados cruzaran el Alto del León en plena tormenta de nieve y llegaron a duras penas y en malísimas condiciones. Ese hombre no llevaba bien lo del frío, está claro. Musicalmente, la canción tiene dos partes y así un aire marcial. La referencia era Morricone, pero construido con sintetizadores.

4. Seis millones de personas

Como decía antes, la intención era presentar la Sierra de Guadarrama como un ente vivo, que se enfrenta a problemas y desafíos actuales, entre ellos la presión que la ciudad ejerce sobre el campo. Todo eso tenía sentido en un contexto sonoro más energético y un poco «enfadado». En este caso, un ambiente de kraut que también incluye un chotis, para no olvidarnos de dónde estamos.

5. La loma del noruego

La historia que cuenta este tema resume perfectamente la intención de este Cancionero del Guadarrama. Hay una zona que se llama así, Loma del Noruego. Parte más o menos de la Bola del Mundo y llega hasta Cotos. Siempre me había llamado la atención el nombre y pensé que lógicamente tendría que haber alguien de origen noruego que habría pasado por allí.

Ese noruego resultó ser un tal Birger Sörensen que vino para encargarse de una maderería en la Calle Argumosa (Lavapiés) a finales del s.XIX. En sus visitas al Pinar de los Belgas, un enclave del Valle del Lozoya en el que se extraía madera, comprobó que muy cerca de la ciudad había una sierra nevada. Se construyó sus propios esquíes -él provenía de una zona llamada Christiania, donde el esquí era habitual y que de hecho sirvió como sede de la primera competición de esquí moderno- y se empezó a deslizar por las pendientes. La gente de la época alucinó, claro, no habían visto jamás algo así. El resto de guadarramistas le empezaron a imitar, convirtiéndose el Guadarrama en una de las primeras zonas de España en las que se esquió.

6. Institución Libre de Enseñanza

La escuela de Giner de los Ríos es una de las glorias de este país, absolutamente avanzada para la época. Fueron los primeros en entender que el contacto directo con la naturaleza debía formar parte del plan educativo. Como una forma de aprender a amar y respetar la naturaleza y el entorno. A finales del XIX realizaron varias excursiones por la Sierra que se convirtieron en míticas. Tanto Giner de los Ríos como Manuel Cossío se convirtieron en guadarramistas de pro.

Quería contar esa historia y me resultaba curioso yuxtaponerla a una producción electrónica y casi de baile. Porque esa modernidad que pregonaban, feminista y humanista, es una alegría.

7. Sierra de Guadarrama

Se llama así porque, de alguna manera, es como un resumen de lo que uno se puede encontrar en el disco. Queríamos que convivieran percusiones acústicas y electrónicas y que, en general, pasaran mil cosas en poco tiempo, un poco a lo Animal Collective del Strawberry Jam. Al final, un pastor segoviano nos cuenta su historia de cómo era su vida en la Sierra. La parte del final, en la que pasamos de Dm9 -uno de mis acordes favoritos- a C#maj7 me gusta mucho.

8. Cruz de los Caídos

El Valle de los Caídos ejerce una sombra sobre toda la Sierra. Es un lugar tenebroso y terrorífico, un monumento a la infamia. Que además es doble, en cuanto glorifica a los fascistas y humilla a los vencidos. Quería darle un tono fúnebre, casi como de Semana Santa. Porque al fin y al cabo es un Requiem por una España que mataron.

9. Graellsia Isabelae (Cancionero de Palacio)

Una canción casi instrumental que incluye sonidos de campo reales de la Sierra de Guadarrama y que está inspirada en el Cancionero de Palacio, una recopilación de música polifónica de los siglos XV y XVI en el entorno de los Reyes Católicos.

10. Camino Schmid

Una de las particularidades de la Sierra de Guadarrama es que ha atraido desde siempre a muchos personajes curiosos: pioneros científicos, protoecologistas y en general personas fascinadas por la Sierra. El austriaco Eduardo Schmid era uno de ellos: formó parte de las primeras asociaciones serranas y abrió el camino al que ahora da nombre y que es una de las rutas más bonitas y frecuentadas de la Sierra. La parte final de la canción, de piano, tuba y voz, quizá sea mi favorita de todo el disco.

11. Romance de la cueva de la mora

Una cosa curiosa con la que me topé a la hora de documentarme sobre la Sierra fue la realización de que las leyendas de muchos lugares son análogas a las de otros. Una que se repite mucho en España es el romance del caballero cristiano y la muchacha musulmana que se enamoran. Mi versión viene de una cueva que se ubica en La Pedriza. Zona que, ya de por sí, tiene un montón de rocas polimórficas.

Igual que pasaba con la Jota de la Sierra, aquí la «gracia» era partir de esa estructura medieval y vestirla con los sonidos y ritmos que más nos resultaran alejados de esa sonoridad, de manera que se creara una tensión interesante. La voz es de Alondra, que hace las veces de la mujer. Mientras, yo me encargo del hombre, claro. Contar con ella es siempre un lujazo.

12. Las leyendas de La Mujer Muerta

Esta sierra perpendicular a la cresta principal del Guadarrama es una de las más conocidas porque, vista desde Segovia, efectivamente parece como si tuviera la forma de una mujer muerta o, al menos, acostada. Unos dicen que está embarazada. Esa forma ha dado lugar a un montón de leyendas que aquí he tratado de recopilar.

Musicalmente, es una de las piezas más sencillas de la colección. Tiene un par de guitarras acústicas, voces y, eso sí, un montón de minidetalles que nos fuimos inventando: pianos al revés, coros tratados y cosas así. Creo que es un final agradable, como un epílogo bonito a un disco en el que he puesto mi alma y que soy consciente de que tiene un montón de carga lírica y musical.

Finalmente, un deseo. ¿Qué esperas conseguir o que te traiga este nuevo EP? ¡Mucha suerte!

Es un tópico, pero poder acabarlo ya ha sido un objetivo cumplido. En un momento, en mitad del confinamiento, parecía una utopía. Lo que me gustaría es que a la gente le gustara, ni más ni menos. Y quizá que más gente haga cancioneros sobre lugares que sean importantes para ellos.

Escucha «Cancionero del Guadarrama» de Ruiz Bartolomé a continuación:

Salir de la versión móvil