InicioReportajesCanción a CanciónSaid Muti - Criminales del Sueño / Canción a Canción

Said Muti – Criminales del Sueño / Canción a Canción

-

El tercer larga duración de Said Muti es un tratado de rock en el que continúa la senda abierta por De Tripas Rock ‘N’ Roll (2016) y Habitación 828 (2018), sus álbumes predecesores. Pero en esta ocasión, el artista canario de origen jordano transita por lugares poco comunes hasta ahora en su universo musical y artístico, dejando que sean las propias canciones las que tomen las riendas y construyan por sí mismas el camino de Criminales del Sueño (2024), su nuevo disco. Contando con Ricky Falkner en la producción, Said ha construido un trabajo desprejuiciado, de mente abierta, que tiene un hilo argumental claro y muy personal, en el que se recogen sus últimos cuatro años de vida, con todo lo que eso conlleva.

Hablamos con él y le preguntamos acerca de todo esto, de lo que cada uno de los 11 cortes que forman parte de Criminales del Sueño tratan de contarnos, de cómo estas canciones le han servido para expresar todo su mundo interior. Said ha tenido el detalle de hacer esto con toda la tranquilidad que requiere, intentando no dejarse nada dentro. Así, recorremos con él cada canción del disco, sus sonidos, las fantásticas colaboraciones que tienen algunas de ellas, las historias que nos cuentan, etc. Este es el interesantísimo resultado, la perfecta guía de escucha para un álbum que gana con cada reproducción. De esos discos disfrutables de principio a fin, en los que adentrarse poco a poco para ir descubriendo nuevos matices cada día.

Bienvenido a CrazyMinds. Lo primero, preséntate y preséntanos tu nuevo disco.

Me considero básicamente un cancionista. La canción es sin duda el género musical y literario más potente que existe, y mi trabajo es labrarla y cultivarla. Cuento historias a través de ellas y mi único propósito es hacer que las personas que las escuchen se sientan identificadas y las disfruten.

En Criminales del Sueño hemos dado un salto de gigante con respecto a los anteriores álbumes. Es, sin duda, lo mejor que he escrito y grabado. Se trata de un disco de once canciones en las que transito por lugares poco comunes. Me he dejado llevar y he salido de la maldita zona de confort, en busca de sonoridades diferentes e historias que merecen ser contadas. Por primera vez miro al continente sudamericano con claridad y sin miedo a abalanzarme sobre sus ricos y maravillosos ritmos. Además, cuento con amigos como Tarque, Pedro Guerra o Shuarma. El rock sigue siendo la piedra angular, pero aparecen perspectivas novedosas.

El proceso ha sido elaborado con cuantiosa calma y detalle. Hemos decidido no apresurarnos en ninguna parte del camino y eso se nota en el resultado. En tiempos donde todo pasa tan rápido, hacer las cosas sin prisa es una virtud. Es un álbum artesanal, con un puñado de canciones cosidas a mano.

¿Desde cuándo y cómo podemos escucharlo?

Desde el 14 de junio en todas las plataformas digitales (Millo Solo. Distribuido en exclusiva por Sony Music Spain SL.)
También está disponible en vinilo de 12» en mi página web.

¿Dónde y con quién lo has grabado?

El álbum está producido por Ricky Falkner, las baterías son de Xavi Mole, las guitarras eléctricas son de Álex Vivero, y en la ingeniería técnica y mezcla ha estado Jordi Mora. Se grabó en La Casamurada, un estudio residencia alojado en una masía fortificada del siglo XII, en Tarragona.

Si tuvieras que definir el disco, su significado, su sonido, sus influencias… ¿Cómo lo harías?

Es complejo definir un álbum y mucho más hacerlo desde la perspectiva del autor de las canciones. No obstante, vamos a por ello. Se trata de un conjunto de canciones con un hilo argumental común. Muy contrario a lo que ahora es tendencia, no son singles sueltos recopilados en un disco con el fin de darlos a conocer. Están escritas en un proceso pleno y consciente, durante prácticamente los últimos cuatro años. Decidí darme y darles el tiempo que necesitaban.

En cuanto al sonido, es imprescindible recalcar que se trata de un disco de rock, con influencias del rock clásico, indie o britpop. En este caso, hemos optado por una formación de bajo, batería, guitarras, teclados y sintetizadores. La intención desde el primer momento fue trabajar el sonido y las canciones desde el lado vintage de la historia. Adoro el sonido de los álbumes de rock, blues, soul y jazz de la segunda mitad del siglo XX. Evidentemente, estamos en 2024 y no podemos dejar de lado la innovación y la perspectiva actual. Es por eso que incluimos algunas bases electrónicas y jugamos con sonidos poco habituales. Mezclar las dos perspectivas enriqueció mucho el proceso final.

Todos los implicados estamos muy contentos con el resultado. Fue un proceso cargado de belleza e implicación. En la actualidad casi nadie hace álbumes con un concepto unificado, nuestra obsesión fue esa y el resultado es más que satisfactorio.

Venga, comparte con nosotros alguna gran anécdota graciosa, surrealista o incluso perdida del periodo de grabación

El proceso de grabación fue increíble. Nuevamente, estuvimos en La Casamurada. Para mi gusto, es el mejor lugar que puede tener una banda en España para hacer discos. Es casi un Gran Hermano musical. Convivimos durante todos los días de trabajo y pudimos conocernos mejor e intercambiar pareceres a diario. Estás metido en un burbuja de la que no te gustaría salir jamás. Las ideas brotan con una facilidad pasmosa y no hay distracciones más allá de las que cada uno quiera buscar. Se puede decir que es un modo de grabar chapado a la antigua. Ahora hay mil formas de hacerlo y en ocasiones los músicos apenas se ven en todo el proceso, aquí es diferente. Estás codo a codo, trabajando en cada línea de la canción. ¡Es flipante!

En cuanto a anécdotas, hay mil cosas que no se pueden contar… ya sabes que lo que pasa en el estudio, se queda en el estudio… Bromas aparte, durante la grabación de Accidentes Planeados, una canción que está a medio camino entre ranchera y corrido, tuvimos todos que hacer un esfuerzo para «viajar» a México y darle el colorido que necesitaba. Aprendí muchísimo y fue maravilloso.

Un domingo que teníamos libre, Falkner y yo nos quedamos en el estudio haciendo locuras varias con las canciones que teníamos entre manos. Esa noche, nos bajamos una buena botella de vino, algún que otro whisky y el equipo de fútbol de mi ciudad, ascendió a primera división. Desde la distancia, celebramos conjuntamente la alegría de familia y amigos. Al siguiente domingo tuvimos que ver la hostia monumental que se metió la izquierda en las elecciones municipales. Hubo charla para rato. Política y fútbol dominicales. En general, fueron unos días muy distendidos. Son gente cojonuda y eso se cuela en la grabación.

¿Qué planes tienes para presentarlo en directo? ¿Fechas y/o festivales que ya tengas confirmados?

En unas semanas anunciaremos las primeras fechas de la gira. La idea es hacer presentación en auditorios y teatros en el otoño/invierno próximo y festivales en la primavera de 2025. Tenemos muchísimas ganas de salir a la carretera con el nuevo álbum.

Nos gustaría que nos contases todo sobre cada una de las canciones del disco: el significado, la inspiración, si hay alguna historia detrás, lo que sientes al tocarla en directo.

1. Tu Puñal en la Espalda

Joder, empezamos bien. Aquí hay meneo, jajaja. Esta es una canción que escribí en los últimos estertores de la pandemia. He de decir que, muy en contra de lo que le sucedió a otros compañeros y compañeras, a mí el COVID no me inspiró un carajo. Quizá tenga una forma diferente de inspirarme, pero las ideas surgieron después, con la apertura de los bares. Mi cabeza no sabe escribir desde una celda.

Esta canción es un himno a la traición. Va dedicada a todas las personas que, antes o después, te la van a clavar o te la han clavado. A esos que ves venir y a los que no. En esta profesión he tenido la suerte de encontrarme con grandes amigos, pero también me he topado con mucho hijo de puta. Lo cierto es que los segundos son minoría, pero hacen mucho ruido. Quise hablar de la traición y la deslealtad desde una perspectiva de superación y no de queja. Hay que saber seguir adelante, rehacerse y ser resiliente (la palabrita de moda). A veces cuesta, pero es una labor casi obligatoria en estos días. Quien quiere joderte, quiere verte hundido, y me niego a darle esa satisfacción. Es por eso que el tema C de la canción es esperanzador y abre una ventana al lado brillante de la vida.

2. Pista Libre

Una canción de amor. No de amor romántico, sino de amor sin tapujos. Observo con tristeza cómo desde la caterva mediática y el fango más absoluto se penalizan muestras de amor entre personas. El amor es el arma que tenemos para combatir el odio y la intolerancia. También habla del amor que podemos sentir por un familiar, un amigo o el arte. Comenzó siendo un blues menor muy pausado y acabó siendo una canción de folk americano, a medio camino entre Ryan Adams o Ray LaMontagne. Con unas guitarras acústicas estratosféricas y una melodía muy cantable. Shuarma le da su particular toque. Tiene una voz muy reconocible y una forma única de abordar las melodías.

3. La Chica de la Puerta

Es un rocazo total. Un riff potentísimo de guitarra abre la canción, recordado a los primeros discos de Springsteen o Petty, salvando las diferencias, claro está. Desde que la escribí tuve claro que la voz de Tarque tenía que estar presente. Le iba como anillo al dedo y de hecho, creo que es una canción que pudiera estar en alguno de los discos de M Clan. Estoy muy orgulloso de su colaboración en la canción y en el disco. Es un tío cojonudo, con una visión brutal para los estribillos y las buenas canciones. Tengo la suerte de contar con su amistad y me siento muy afortunado.

Habla de un encuentro fortuito en la puerta de un bar entre un chico y una chica. El chico acaba escribiéndole una canción a la chica y lo demás es historia. De todas las canciones que he compuesto, quizá se trate de una de las que más fuerza tiene. La melodía de los estribillos se te tatúa en la primera escucha y eso es cojonudo.

4. Los Abrazos Furtivos

La canción la escribí en un momento muy delicado personalmente. Hubo una época en la que la distancia social le ganó espacio a las sonrisas y a los abrazos. Eso me jodió enormemente. Soy alguien muy sociable y me gusta compartir tiempo con amigos y familia. Aprendo de las personas que conozco y de las que tengo cerca. Habla un poco de todas esas sensaciones que viví y que me marcaron.

Por otro lado, nos tiramos hacia el rock latino. Me metí en la piel de un Rodríguez. Siempre fui un flipado de lo que Rot y Calamaro consiguieron en aquellos pocos discos. Es casi un homenaje a esos hits que crearon y que marcaron a varias generaciones. Por otro lado, abrazar furtivamente tiene su rollo también. La dualidad siempre ha sido un camino precioso.

5. Cicatrices

Es la última canción que escribí del puñado de más de treinta con las que partía para el álbum. Lo hice bajo el amparo único de la isla de Lanzarote. Un relato que canta sobre las marcas que tenemos en la piel y en el alma. Las cicatrices son una metáfora preciosa de lo que es la vida en general. Te haces daño, te curas y sigues adelante con la cabeza bien alta. A veces duelen, pero no se olvidan. Todos tenemos algunas cicatrices que no han cerrado del todo y que nos vuelven a doler cuando las rozamos con alguna inquietud. Ricky Falkner la pone en una dimensión galáctica. Su voz desgarrada tiene todos los ingredientes necesarios para transportarte a esa emoción sin moverte de la casilla de salida.

6. Disparo de Nieve

Aquí creo que es mejor que no explique nada. Que cada uno saque sus propias conclusiones. Solo puedo decir que no se trata de una canción de desamor y mucho menos de amor. Dar muchos detalles en esta ocasión es hacer que la magia y el misterio se pierdan del todo.

7. Accidentes Planeados

Un corrido/ranchera atrevido y muy resultón. Desde pequeño he tenido una deuda enorme con México y Cuba. Las rancheras han estado siempre en mi entorno, mi madre y mi tío las cantaban en muchos encuentros familiares. Son construcciones musicales potentísimas y con una calidad letrística increíble. La capacidad que muchas de ellas tienen para contar historias en apenas tres minutos es envidiable.

Habla un poco de esas casualidades que en ocasiones no lo son tanto. Esos accidentes planeados a los que todos hemos jugado alguna vez. Ese encuentro «casual» que hemos ansiado y forzamos. Una historia de amor diferente, con un toque contemporáneo.

8. Señor de las Moscas

Una obra absolutamente autobiográfica. Muchos me dan o me daban por diablo. Recogiendo ese guante, quise hacerme un autorretrato desmintiendo algunos clichés que se tienen sobre mí y sobre los artistas. A veces desmiento, a veces afirmo y confirmo.

9. Horas

Esta canción está dedicada a mi padre. Falleció recientemente, en diciembre de 2023. Padeció Alzheimer durante más de 12 años. Unos versos dedicados a su memoria y a la de todas las personas y familiares que han pasado y pasan por esa terrible enfermedad.

10. Criminales del Sueño

Es la obra que da nombre al disco. Un construcción que me encanta. Tiene un potente halo de misterio. Está dedicada a todos los amantes que sacan tiempo de donde no lo tiene para sus encuentros. Esos criminales que prefieren robarle tiempo al sueño con el fin de dar rienda suelta a la pasión y al amor incondicional que se profesan.

Pedro Guerra la comprendió como nadie y le sumó su talento. Un sueño cumplido, nunca mejor dicho. Musicalmente, tiene un estribillo muy cantable. Quizá sea el álbum con mejores estribillos que tengo.

11. Magia y Otros Milagros

Cuando la grabamos, la pensamos como una intro o una coda. Teníamos claro que debía estar al principio o al final del disco. Cierra la propuesta con un rastro onírico muy calmado. Tenía que ser así. Al final, este oficio tiene mucho de magia y otros milagros. La mayoría de los que nos dedicamos a esto hacemos de magos para sacar adelante proyectos que de otra forma sería imposible.

Finalmente, un deseo. ¿Qué esperas conseguir o que te traiga este nuevo disco? ¡Mucha suerte!

Me gustaría que quien lo escuche lo haga desde la perspectiva de escuchar una obra completa. Sacando sus propias conclusiones, disfrutando de los 38 minutos en los que nos hemos volcado enormemente. A nivel profesional, me encantaría poder llevarlo a todas las ciudades donde quiera ser escuchado.

Escucha «Criminales del Sueño» de Said Muti a continuación:

AUTOR

Javier Decimavilla
Javier Decimavilla
La música nos puede salvar la vida o al menos mejorarla. Bob Dylan, Neil Young, David Bowie, The Beatles o The Rolling Stones, entre otros, nos llevan enseñando el camino a la felicidad desde hace décadas.

¿Te gusta CrazyMinds? ¡Síguenos!

BUSCADOR

Y MUCHO MÁS...

spot_img
spot_img