InicioReportajesCanción a CanciónTulsa - Ese Éxtasis / Canción a Canción

Tulsa – Ese Éxtasis / Canción a Canción

-

La carrera de Tulsa está plagada de discos magníficos, desde que en 2007 publicó su primer larga duración, Sólo Me Has Rozado, esa pequeña joya a la que todos sus seguidores tienen un cariño especial y con la que empezó a abrirse camino firmemente. Desde ese momento hasta hoy, Tulsa ha publicado un puñado de álbumes de una indiscutible calidad. En todos ellos, Miren Iza ha demostrado un inusitado talento para la escritura de canciones, así como una enorme honestidad interpretativa y una gran capacidad de reinvención y búsqueda de nuevas sonoridades.

Ese Éxtasis es el nuevo y flamante disco de Tulsa y, casi desde el primer día, se ha empezado a asumir que quizás sea lo mejor que ha hecho hasta la fecha. Las once canciones que componen el trabajo están repletas de emoción, de historias narradas desde la distancia pero con suficiente implicación como para interiorizarlas al máximo, de una manera de observar lo acontecido buscando respuestas. Miren Iza es una de las compositoras más reconocibles y reconocidas de nuestro país y su crecimiento artístico es constante. Ese Éxtasis nos ha conquistado tanto que pedimos a la propia Miren que analice cada una de las canciones que lo componen y lo hace con profundidad, reflexión y un buen número de referencias culturales que contextualizan cada pieza.

Bienvenida a CrazyMinds. Lo primero, preséntate y preséntanos tu nuevo disco.

Hola, soy Tulsa y estoy presentando Ese Éxtasis, mi último disco.

¿Cuándo y cómo podremos escucharlo?

Se publicó el 14 de mayo de 2021. Se puede oír en formato físico y digital.

¿Dónde y con quién lo has grabado?

Lo ha producido Ángel Luján, lo grabamos entre Madrid y Daimiel

Si tuvieras que definir el LP, su significado, su sonido, sus influencias… ¿Cómo lo harías?

Es el más bonito que hemos hecho nunca, me gusta incluso a mí. Sin una intención clara al principio, empezó como una vaga búsqueda del éxtasis a través de la belleza musical y ha resultado otra cosa, una búsqueda seguro, una resignación ante la pérdida. Un canto cualquiera a las cosas de la vida.

Venga, comparte con nosotros alguna gran anécdota graciosa, surrealista o incluso perdida del periodo de grabación

Qué pereza las anécdotas… Intentamos que la propia grabación fuera un éxtasis, hubo amor y paellas a raudales.

Ahora, normalmente, estarías a punto de empezar una gira, pero con la situación actual por la pandemia, ¿qué planes tienes para presentarlo en directo?

Estoy pensando en una gira como si se fuera a hacer con normalidad, incluso con más entusiasmo. Que el roce de la muerte no sea en vano.

Nos gustaría que nos contases todo sobre cada una de las canciones del disco: el significado, la inspiración, si hay alguna historia detrás, lo que sientes al tocarla en directo.

1. Autorretrato

Es la canción más importante del disco. Diría que es la composición más ambiciosa de todas, con una estructura que avanza hacia adelante, con cuatro partes diferenciadas, en un ABABCD. Ya conté que estaba inspirada en el Autorretrato de Edouard Levé, pero podría ser otro de cualquier otro autor, porque cualquier narrador o narradora, tiene el momento narcisista de narrarse a sí mismo. Aunque lo hacemos en todas las canciones, cuando lo hacemos en el marco oficial del autorretrato, hay quizá más licencia que nunca para la mentira y la ficción acerca de una misma. Musicalmente buscaba apoyar con pocos elementos y muy integrados el desafío a la muerte y la defensa del amor que para mí es esta canción.

2. Destrucción Mutua Asegurada

Mi amigo Pedro me habló de este término bélico de la Guerra Fría y quise escribir una canción y utilizarlo en otro campo de batalla: el de las citas románticas a una determinada edad. Cuando ya hay mucha experiencia y cuando aparentemente sea todo favorable y siga el guion de la perfecta primera cita, pero sabes que todo se puede torcer en un segundo al revelarse algo tenebroso de la otra persona. Musicalmente quisimos que fuera leve y sexy.

3. Os Oigo Follar

Es de las primeras canciones que tuve para el disco. Nace de una de esas sesiones de música y poesía a las que me suele invitar mi amigo Alejandro Simón, en las que se ponen a dialogar las canciones con poemas que van surgiendo. En este caso, esta canción es una respuesta a un poema de Elena Medel, una plegaria por las mujeres solteras. Al principio, imaginada como alguien que oye a quien está al otro lado de la pared y, al final, se convierte en ellos, en un giro “cortazariano”. Siempre quisimos mantener la delicadeza y la belleza de lo simple, para buscar esta vez el éxtasis desde ahí.

4. La Piscina

Solo el título está inspirado en la película de Alain Delon y Romy Schneider, aparece también Jane Birkin haciendo de Penélope, por cierto. Vi la película y, por supuesto, quise escribir sobre una piscina. Una de mis películas favoritas es El nadador, de Frank Perry, protagonizada por Burt Lancaster. Me declaro fan de las piscinas.

La piscina de este disco, pretende dibujar un universo que se ha dejado atrás y al que ya no se puede volver aunque se quiera. En ese universo, los nadadores emergen como seres enloquecidos, autómatas y obsesivos, entregados a la misión de nadar sin descanso, sin pensar en lo que hay fuera del agua. Morirán ahogados, mientras que los que salieron y no pueden volver a entrar, morirán de sed.

5. Tres Venenos

Charlatanes y cantamañanas que nos dicen lo que está bien y lo que está mal. Lo que somos y lo que deberíamos ser. Mucha gente me dice que esta canción les recuerda al Muda, ciega y sordomuda de Shakira, yo pensaba más en St Vincent, pero abrazo el “shakirismo”, una cosa es lo que pretendemos y otra lo que logramos. Me doblego ante mi sino.

6. La Boda

Pretende ser una canción folk, la imagino cantada por un coro popular en la plaza de pueblo. Esconde algunas claves, que pasaré a explicar con un poco de pudor y miedo de estropear la canción por un exceso de revelaciones. Está inspirada en la boda de la hija de Amancio Ortega que tuvo lugar un día en el que yo tocaba con mi batería Alex Moreno al lado del recinto en el que ella se casaba, en el puerto deportivo de A Coruña.

Utilizo los búhos como leitmotiv de ese coro integrado por gente no invitada a esa boda de alto copete, que en la cultura popular son aves que presagian el buen agüero. Utilizo también el mito de Atalanta, heroína pretendida por muchos jóvenes, poseía el don de la velocidad. Como ella no quería casarse con joven alguno, retaba a sus pretendientes a una carrera, con la promesa de que si la ganaban, se casaría con ellos, pero si perdían perderían también la vida. Hipómanes, joven astuto, pidió ayuda a Afrodita y esta le regaló tres manzanas de oro, que él tendría que dejar caer en el transcurso de la carrera para distraer la atención de Atalanta y hacerle perder a carrera.

Me gusta especialmente la parte instrumental, la dos melodías que se cruzan. Me recuerda a algo muy de Berlanga o Buñuel. Hay una parte que proviene de Twitter, pregunté por un perfume que rimara con Youtube y un tuitero me dio la respuesta: Jean Patou, me dijo. Que después he descubierto que hizo el vestuario de El discreto encanto de la burguesía. Cuando la acabé le dije a Ángel Luján, el productor, que era la mejor letra que había escrito en la vida. El se rio a carcajadas.

7. Gran Fuerza Domadora

Es la que más me gusta del disco. Tiene algo clásico y algo moderno a la vez, es leve y trascendental. Abre la maravillosa y misteriosa puerta del I Ching y habla de la fuerza que da el amor, pero dicho menos cursi.

8. Dinero Caído del Cielo

Durante mucho tiempo solo tuve el primer verso: “es mucho mejor el dinero caído del cielo, que el dinero ganado con sangre y sudor”. Creo que hay demasiadas pocas canciones que hablan de esto en el pop, y es tan universal como el amor. El dinero y el trabajo nos condicionan totalmente nuestra vida. Espero que sea la primera de muchas canciones que escriba sobre esto porque hay mucho que decir. No se debería tener que trabajar por obligación, es una aberración.

9. Yo No Nací Así

Topar con la mezquindad propia es doloroso, nos hace preguntarnos qué nos ha pasado, en qué nos vamos convirtiendo con cada cosa que nos pasa. Era muy importante que esta letra, quizá la más amarga que he escrito, fuera acompañada de una gran luminosidad en la música, melodías y arpegios que traten de elevar esa alma maltrecha.

10. Los Volcanes Avisan

Solo tuve la base musical en un principio, iba a ser una especie de Dancing On My Own de Robyn, y el tema iba a ser los amores de relleno que suceden entre dos que no lo son, y así se llamó un tiempo Amores de relleno, pero no cuajaba. Después surgió la necesidad de hablar de los ataques de ira, tan bonitos y terribles como los volcanes, así que hice el crossover, que tantas alegrías nos da a los compositores, coges una letra de una canción y la pones en otra canción. Y voilá, canción nueva.

11. Yo No Soy Penélope

Abordo la espera como ese estado que a veces tiene un carácter místico, en el que no pasa nada pero el anhelo lo atraviesa todo. Solo existe la quieta misión de permanecer, por supuesto, trascendiendo a la persona o al acontecimiento que se espera. La espera más famosa de la Literatura es la de Penélope, que esperó durante 20 años la vuelta de Odiseo. Para Homero, la espera tenía sentido pues al final existe una recompensa; para mí no, yo no soy Penélope, no estoy en la isla de Itaca, y no, no te voy a esperar.

Finalmente, un deseo. ¿Qué esperas conseguir o que te traiga este nuevo LP? ¡Mucha suerte!

Fe

Escucha “Ese Éxtasis” de Tulsa a continuación:

spot_img
Javier Decimavilla
La música nos puede salvar la vida o al menos mejorarla. Bob Dylan, Neil Young, David Bowie, The Beatles o The Rolling Stones, entre otros, nos llevan enseñando el camino a la felicidad desde hace décadas.
spot_img