InicioReportajesLOS MEJORES DISCOS INTERNACIONALES DE 2020 (DEL 50 AL 1)

LOS MEJORES DISCOS INTERNACIONALES DE 2020 (DEL 50 AL 1)

-

10 / WAXAHATCHEE – SAINT CLOUD

La vuelta a las raíces que nos presenta Katie Crutchfield, alma máter de Waxahatchee, es un viaje al pasado de su ADN. Abrazando los estilos musicales con los que la artista de Alabama creció, el country y folk, Crutchfield hace entrega de su verdad y sus vivencias. Una constante sensación de estar en casa, un lugar donde podamos ser nosotros mismos y donde busquemos ser mejores, llega en Saint Cloud hilvanada por ese deje twang de su portentosa voz y por una instrumentación cálida y sureña.

9 / GRIMES – MISS ANTHROPOCENE

Que Grimes intenta ir a su bola o “hacer su pop bajos sus términos y condiciones” es un hecho y, aunque no se logre del todo la idea propuesta, el enfoque sobre un calentamiento global y catástrofe es, cuanto menos, curioso. “Quería hacer que el cambio climático fuera divertido”, decía Boucher en una entrevista. Para ella no hay maldad en la inteligencia artificial (IA) sino un futuro prometedor que será genial y, bajo un subtexto pop, ha creado una atmósfera fantástica y oscura de sonidos metálicos, cuernos profundos y percusiones potentes. Miss Anthropocene es algo más personal de lo que aparenta y juega con una base pop para desengranarla y hasta reírse en cierta manera de ella.  

8 / HAIM – WOMEN IN MUSIC PT. III

No necesitaban un cambio y les sienta muy bien. Women In Music Pt. III emana directamente de los pensamientos negativos y el trauma de cada una de las Haim: dieciséis nuevos temas que maman directamente de estados de ánimo en la sombra, pero que también han funcionado como un catalizador de emociones y muestran esperanza.

La colaboración con Vampire Weekend en la producción puede llevar parte de la culpa así como la de las hermanas por jugar con varios estilos musicales, proponerse nuevos horizontes y la decisión de Danielle de sumarse a Rostam Batmanglin y Ariel Rechtshaid en las labores de estudio.

7 / SUFJAN STEVENS – THE ASCENSION

Sufjan Stevens está enfadado, y nos lo demuestra en The Ascension, su último disco en solitario. Después de todo, ¿cómo no iba a estarlo viendo la distopía en la que vivimos? Para ello, se desprende del folk más intimista y se adentra en un proyecto de dilatadas dimensiones. Lidiar con el fantasma de Carrie & Lowell era un trabajo quizás complicado pero una vez más, Sufjan ha ganado el pulso. Quizás desconcierte al primer estoque pero, escucha tras escucha, The Ascension destila majestuosidad y detalle, pese a un aura frágil y sutil. Las guitarras desaparecen y las capas electrónicas permiten descubrir nuevos elementos a cada escucha. Cambios de intensidad, juegos de crear y soltar tensión, los familiares grandes crescendos y una voz sosegada, cercana al susurro —pese a su pesimismo—, brillan en temas como Die Happy Make Me An Offer I Cannot Refuse. The Ascension no es el Sufjan que muchos esperaban,pero sí el que nos podíamos encontrar de nuevo. Y nos gusta y mucho.

6 / DUA LIPA – FUTURE NOSTALGIA

Neones. Calentadores. Disco. Lentejuelas. Si juntas todo estos factores te sale el sonido que Dua Lipa desprende en Future Nostalgia. Un trabajo nostálgico, valga la redundancia, que ofrece un viaje en el tiempo a aquellas pistas de baile del pasado entre el funk y el pop electrónico, géneros que acogen un disco redondo y sin apenas algún tema que pasar por alto. Destacan, entre otras, Love Again, sobre un sample de Your Woman; el Physical recuperado de Olivia Newton John con un toque de energía que centra el disco, o Don’t Start Now con ese funk tan ochentero. Por esto y por haber conseguido hacer la cuarentena muchos más llevadera y deportiva, Future Nostalgia merece estar en esta lista.

5 / FONTAINES D.C. – A HERO’S DEATH

Después de la tormenta que supuso su debut, ahora llega la calma de A Hero’s Death (2020), con una madurez desarrollada rápidamente, afianzando su gran personalidad: tienen las ideas muy claras y no temen salirse del camino musical establecido en la actualidad. Los chicos de Dublín transitan entre la urgencia y el intimismo, sin perder ese tono reivindicativo y guerrero que les caracteriza, dejando un regusto que nos hace querer ver aún más de Fontaines DC.

4 / TAME IMPALA – THE SLOW RUSH

Kevin Parker ha creado un trabajo disfrutable y sin miedo a caer en clichés musicales, con los pensamientos e ideas de un artista que se ha ganado el respeto y el éxito desde el estudio de su casa en Australia. The Slow Rush es la prueba veraz de un músico que tiene todo conseguido y que, desde el mismo punto de origen y con otros sentimientos en liza, continúa teniendo el deseo de hacer realidad sus sueños, porque todavía está “a tiempo” de conseguirlos.   

3 / IDLES – ULTRA MONO

Si en Joy As An Act Of Resistance (2018) se apreciaba el interés por enaltecer los valores positivos y de unidad que la banda tanto expresa, Ultra Mono (2020) es la puesta en marcha de la glorificación en esos valores. Un mensaje de lucha con tono sátiro que sigue los vestigios de grupos más recientes como Sleaford Mods o de otros anteriores como Sex Pistols. una buena metáfora de lo que está pasando en un 2020 que nos deja un sabor agridulce a base de influencias post punk.

2 / PHOEBE BRIDGERS – PUNISHER

Phoebe Bridgers sigue materializando sus monstruos internos con letras brillantes y ahora una instrumentación mucho más poderosa. La artista angelina no ha desaprovechado los dos últimos años de su corta aunque intensa carrera, tras haber girado el mundo y haberse metido en proyectos paralelos como Boygenius o Better Oblivion Community Center.

Punisher es una trabajo desgarrado y original. Queda espacio para los temas desnudos, de voz contra cuerda, que la colmaron de elogios en Stranger In The Alps, pero abunda también el atrevimiento de nuevos sonidos. Una actitud que culmina en I Know The End, fácilmente el mejor tema (¿y videoclip?) de su carrera. Esta canción para el fin del mundo, o “una gran canción de metal,” como ella misma ha dicho, demuestra el hambre artística de Bridgers y no hace sino dejarnos con ganas de presenciar el devenir futuro de su mente maravillosa.

1 / FIONA APPLE – FETCH THE BOLT CUTTERS

Fiona Apple - Fetch the Bolt Cutters

Fetch The Bold Cutters es una cruda y performativa obra de arte. Tras un hiato de 6 años, la compositora neoyorkina lanzó por sorpresa este disco percusivo y experimental, donde formula sus propias inquietudes sonoras a la vez que escupe vivencias, traumas y consejos de vida con la transparencia como bandera. Todo es percusión en este álbum, hasta el piano más melódico que abre I Want You To Love Me. Secciones que suenan en bucle, cambios de ritmo, improvisación. Deconstruye estructuras tradicionales para crear imágenes mentales únicas, y lo hace sobre el fondo casero de sus perros y gatos maullando.

Una creación delirante para revisitar escenas más o menos desgarradoras y últimamente alzarse libre de trabas, prejuicios o moldes tanto en lo sonoro como en lo personal. Un nuevo canto de Apple a la independencia que demuestra que esta artista mayúscula puede hacer lo que le de la gana.

spot_img
CrazyMinds
Toda la información sobre música indie desde 2010.
spot_img