InicioConciertosCrónica Brillante 2021: Un fin de semana independiente

Crónica Brillante 2021: Un fin de semana independiente

-

Lo último que Intro Música nos ha traído a la ciudad madrileña es la tercera edición de su ciclo de conciertos Brillante. El evento consta de dos días en los que seis bandas emergentes de la escena española presentan su directo en una sala de conciertos de la ciudad.

Este año, la sala Moby Dick se ha apuntado a albergar bandas tanto de Intro Música, como de otros sellos como Las Amigas o Calima.

La primera jornada

El viernes comenzó la jornada con un ambiente genial alrededor de la sala. Público expectante, deseoso de ver a sus grupos de referencia demostrar lo que valen una vez más, y es que entre el público se encontraban amigos, conocidos y fans cuya misión era apoyar y corear los temas de estos. 

Se encendían las luces con una tímida Marta Movidas, que nos demostraba lo que es capaz de hacer sobre el escenario, con su estilo único, el cual ya nos dejaba entrever con La Claridad, su primer proyecto musical. En el escenario, dos teclados, guitarras, y una dulce voz que habla sobre historias tristes y desafortunadas sin tapujos. Así, Marta calentaba motores para una noche para recordar.

Acto seguido, comenzaba el cambio de equipo de sonido para el siguiente grupo, por lo que los asistentes aprovechaban para pedir una copa más, charlar con sus acompañantes o tomar algo en la terraza de la Moby Dick. La espera se hacía larga bajo el frío de una noche de noviembre, pero aquello no duró demasiado.

Rococó subía ya al escenario y una ovación recibió a los cuatro miembros de la banda, que se mostraban deseosos de tocar. Ellos no se andaron con rodeos, comenzaron su setlist como cuando te quitas una tirita, de golpe y con energía. Una energía que abarcaba cada rincón de la sala.

Tocaron temas como Mejor Así, Favs de la Semana, Estarás en Verano o Yoquesé, con la que el público disfrutaba por fin de poder vivir un concierto sin restricciones y saltaba todo lo que tenía que saltar. Y coreaban la frase “tengo ganas de gritar” con más fuerza que nunca, mientras algunos subían al escenario y se tiraban sobre el público. Hacía mucho tiempo que no veía algo parecido.

También tocaron varias versiones de temas como La de Blink o una versión del S.O.S. de los Jonas Brothers, además de la reciente hoy peor que ayer, con Alberto de Lara, cantante de Biela, que subió al escenario junto con el resto de la banda, desconectando varias veces la guitarra de Pablo, pero eso no les impidió continuar con el rock.

Finalizó este segundo concierto y hubo un sentimiento colectivo de cierta tristeza debido a que no durase un poco más, pero pronto llegaban los siguientes, Cora Yako, la banda más grande de la noche. En ese momento la sala comenzó a llenarse hasta los topes, y el público comenzó a corear las canciones de la banda. Este fue un concierto más tranquilo en el que el grupo tocó sus mejores temas, mayormente los procedentes de su larga duración Una de los Nuestros tales como Las Cosas Buenas, Un Mal Sueño, 6AM, La Primavera, entre otras. 

Cora Yako no tienen ninguna dificultad a la hora de generar una atmósfera llena de colores, texturas y acordes calmantes que te transportan al universo de sus historias, las cuales resultan tan comunes que parecen propias. Ellos se sienten cómodos en el escenario, y se nota. Aunque todo esto no impedía que sus seguidores celebrasen, bailasen y sudasen, como el hombre que surfeaba sobre el público mientras celebraba su jubilación. Su concierto finalizó con un tema nuevo, ruidoso y cuyo nombre no se conoce aún, pero estoy segura de que muy pronto lo sabremos.

La segunda jornada

El sábado la sala estaba contagiada por un ambiente diferente al del día anterior, con un público distinto y un par de bandas que harían vibrar la sala. El cartel se conformaba por Firmado, Carlota, Monteperdido y Cuchillas.

Comenzaba el primer concierto, con Carlota ya entonando las primeras notas de sus temas. A ella le caracteriza una dulce voz intimista que genera una puerta entre el oyente y su alma. Sólo hay que darle al play para abrirla. Esta vez, Carlota se encontraba prácticamente sola en el escenario, sin distracción alguna para disfrutar de su música al máximo. No hacía falta más.

Se pasó de un extremo a otro cuando Monteperdido subieron al escenario y saquearon la sala mediante guitarrazos y chillidos. La banda pop agitó a todo el público en un minuto, haciendo que unos chocaran con otros, saltaran, bailaran y cantaran temas como La Distancia, El Tarot o El Balcón, de los más conocidos en su repertorio. Luces de estrobo flasheaban mientras la cantante, Bego, se movía de un lado a otro, agitando la cabeza y viviendo el momento, mientras personas entre el público flotaban por los aires.

Monteperdido es una banda que resulta fresca en todos los sentidos, y ahora he comprobado que merece la pena disfrutar de un directo como el suyo. Aiko El Grupo se sumó a la fiesta también, y es que Teresa subió a cantar con Bego una de las canciones que finalizarían su bolo.

Por último, Cuchillas cerrarían la última noche de esta tercera edición del Brillante. Los cuatro miembros de la banda se preparaban para comenzar a tocar. La cantante, Sara Cortés, con su mítica guitarra de Hello Kitty. Se les percibía nerviosos, aunque charlatanes y amigables mientras afinaban sus guitarras. Los integrantes de Cuchillas tocaron su Pasión de Sábado, un EP con cinco temas editados por Intro Música, cada cual mejor que el anterior, además de otras canciones como su electrizante Maldito o Me Gustaría, toda una declaración de intenciones.

Ellos se caracterizan por tener un sonido noise-pop, y es que sus temas son ruidosos, con un toque del oeste como también indican las portadas de estos, con ilustraciones de vaqueros de los de antes. Todos los temas se corearon por prácticamente cada persona de la sala, y es que las letras de estos son tan pegadizas como cañeras.

Maldito fue una de las últimas y de las que más marcaron la noche, provocando pogos, saltos y demás entre el público que se las sabía todas. La banda de Zaragoza se hizo más popular gracias al confinamiento, pero sin duda son una banda de las que se marcan en el calendario cada vez que pasen por la ciudad.

spot_img
spot_img