InicioConciertosCrónica de Miss Caffeina en Madrid (Wizink Center, 2022)

Crónica de Miss Caffeina en Madrid (Wizink Center, 2022)

-

Fotografía: Miss Caffeina

Dos leones fu, también conocidos como leones de buda, encima de unas columnas rojas decoradas con arquitectura dorada, como si de un templo asiático se tratara. Sobre ellas, unas linternas de color rojizo, símbolos de vida y negocio próspero, se ubican a cada lado del escenario. Estos faroles son muy populares cuando se celebra el Año Nuevo Chino. El micrófono tampoco se parece en absoluto a lo que estamos acostumbrados a ver: lejos de tener un soporte habitual, se sostiene sobre un gran dragón rojo y dorado. Símbolo de buena fortuna, valorado por fomentar la felicidad y la buena suerte.

Por un momento nos planteamos si verdaderamente nos encontrábamos en el Wizink Center de Madrid o en realidad estábamos en un festival de música en Pekín. No obstante, lo que íbamos a presenciar aquella noche nos haría salir de dudas. Es más, en el mismísimo momento en el que el escenario comenzó a llenarse de luces, el emblemático recinto fue ganando más y más vitalidad. La responsable de esto se llama Maren, cantante y compositora de 19 años, encargada de dar el pistoletazo de salida al primer sábado de conciertos sin mascarilla en dos años.

La voz de la dulzura

Está claro que la joven no deja de sorprender sobre un escenario del que se adueña incluso antes de subir. Nos susurra desde lugares enigmáticos y consigue llevarnos a su terreno en el instante en el que comienza a sonar la primera nota de cualquiera de sus temas. Tiene mucho que ofrecer. Tanto es así, que hace parecer normal el hecho de llegar a todas las entonaciones posibles. Entre agradecimientos y dulces sonidos de guitarra, la artista llenó el Wizink Center de Madrid con sus temas, prueba de que Maren refleja el talento más singular del panorama actual.

Debería ser normal, Te invito a mi piscina, El túnel de lavado o La estación espacial de Teruel, fueron algunas de las canciones con las que Maren hizo florecer esta noche madrileña. Su actuación fue de esas de las de no pestañear, de las que te encoge el corazón y consigue llegar a todos y cada uno de tus sentidos. De hecho, hasta que no estás ya en casa, no te das cuenta de que muchas de las canciones que has escuchado estaban compuestas por una niña de tal vez quince o dieciséis años. No hay duda de que esta artista emergente viene pisando fuerte.

Bienvenidos a… ¿La Televisión Central china?

Y de quienes tampoco se puede decir que pisaron el escenario con pies de plomo fueron los chicos de Miss Caffeina. Después de la increíble actuación de Maren llegaba el plato fuerte de la noche, que, si bien se hicieron esperar hasta las 10 y poco para comenzar, llegaron al escenario por todo lo alto. Por supuesto, con una entrada imprevisible y de lo más creativa

Se apagaron las luces y sobre la tarima una pantalla de gran tamaño se encendió, mostrando vídeos de anuncios de productos asiáticos. «¿Serán los anuncios más tradicionales de la televisión china?» Me preguntaba de manera reiterada según se sucedían las imágenes. Lo que sí puedo decir es que fue una entrada de lo más inusual. De nuevo, parecía que verdaderamente nos encontrábamos en algún tipo de evento que se celebraba en la propia ciudad de Pekín.

Tras esta original entrada, Alberto Jiménez (voz), Sergio Sastre (guitarra, coros) y Toni Poza (bajo) hicieron su aparición en el escenario. ¿La canción que acompañaba su llegada? Por si, seguida de los primeros acordes de Venimos. Venimos del mismo lugar / De un año de mierda cantaba Alberto. Estas palabras nunca habían sido tan reales ni compartidas hasta que salió el tema. Quizás sea por eso y por este «año de mierda», mejor dicho, «dos años de mierda», que Miss Caffeina ha convertido su quinto álbum de estudio en un canto a la alegría y a seguir adelante ya desde su propio título: El Año del Tigre (2022). Desde luego, la ausencia de baladas y el tono positivo de sus letras van por este camino.

Memoria química, probablemente la mejor canción del largo, nos regaló declaraciones como «Me he visto sepultado por mierdas que ya no le importaban a nadie» o «Negarse a odiar es revolucionario», que todo el Wizink Center cantaba al unísono. De entre los nuevos temas sonaron también Punto muerto, colaboración con nada más y nada menos que Ana Torroja, Me voy, Las vegas o No entiendo nada, una de las canciones más polémicas en la historia de la banda madrileña. De hecho, el tema es una crítica a la violencia de género, al maltrato e incluso al auge de la ultraderecha. Todo esto entre guitarras eléctricas y coros anunciando probablemente nada bueno: España es un señor que mató a su mujer / ¿Cuántas más veremos caer?. Así recordaba Miss Caffeina al público que la lucha por la igualdad de género debe continuar.

Noche de sorpresas

Es probable que la mayoría de los presentes, o al menos los más esperanzados, esperasen como agua de mayo a una invitada muy especial: Ana Torroja. Y no les culpo. Si sumamos su colaboración en Punto muerto, al hecho de que Miss Caffeina se estrenaba en el Wizink, el resultado es que la artista tenía muchas papeletas para convertirse en la gran invitada de la noche. Sin embargo, el vocalista de la banda dejó claro que la cantante de Mecano no estaría presente en esta primera vez.

No obstante, a la velada no le faltaron sorpresas. Llegando al ecuador y con la audiencia cada vez más animada, Alberto Jiménez anunciaba el gran momento de la noche. Acto seguido, un chico peculiar, vestido con pantalones color plata, una camiseta blanca de manga corta, una gorra negra y unas gafas algo graciosas entraba en el escenario. Que Miss Caffeina iba a traer a un invitado sorpresa al Wizink Center es algo que la gran mayoría teníamos claro. Lo que no esperábamos era ver a Óscar Ferrer. Se trata del vocalista de Varry Brava, que junto a Alberto Jiménez cantó el tema Cola de pez. He de decir que, aunque inesperada, fue una grata sorpresa.

Una vez terminada la canción, el cantante de Miss Caffeina tomó de nuevo los mandos. Así, condujo al público hacia la recta final con algunos de los clásicos más ochenteros de la banda, aquellos que tienen su sello personal: Marzo, Prende, Merlí y Ácido.

«Soñábamos mucho con esta noche»

La velada no podía llegar a su fin sin antes agradecer al público su presencia y entrega. «Hace casi tres años que no nos vemos las caras cantando. Es un placer presentar nuestro nuevo disco en el Wizink Center de Madrid», decía Alberto emocionado. Estaba claro que aquella era su noche, uno de los momentos más importantes en la historia de la banda que, debido a la COVID-19, se quedó a las puertas de actuar en el emblemático establecimiento hace dos años.

Como digo, su noche. Aún mejor, su público. Todo el Wizink estaba acelerado, disfrutando de la impecable actuación que estos tres chicos estaban protagonizando. ¿Quién diría que no hace más de dos meses Álvaro Navarro, guitarrista y miembro fundador de la banda, había tomado la decisión de abandonar la agrupación?

Alberto, Sergio y Toni demostraron que más que la cantidad, lo importante es la calidad. Y se convirtieron en los protagonistas de una noche que probablemente muchos de los presentes recordemos para siempre. Con la intención de despedir el concierto como se merecía, Miss Caffeina reservó para los bises finales sus mejores armas. Reina (Oh Long Johnson, 2019), Fuerte el aplauso (El año del tigre, 2022), Oh Long Johnson (Oh Long Johnson, 2019) y Mira como vuelo (Detroit, 2017). Esta última consagró a la banda como una de las representantes del panorama alternativo de nuestro país.

Este grupo nos ha enseñado que El Año del Tigre supone el camino hacia un renacer. Pero, sobre todo, implica un derroche de vida que desea explotar e inundar a la sociedad de cierta sensación de júbilo. Y esto es exactamente lo que Miss Caffeina se propuso: despertarnos de este letargo de dos años de duración. Con una estética oriental y una puesta en escena de lo más creativa, el eterno pop de cortas píldoras acudió a la llamada de nuevas canciones donde no faltaron las reivindicaciones y los dilemas morales. Todo ello adornado de terrenos coloristas, celebración, alegría y una rítmica acelerada.

Muchos madrileños recordarán la noche del 23 de abril de 2022 por dos razones principales. Por un lado, fue nada más y nada menos que el primer sábado sin mascarillas en dos años. Además, la nueva libertad comenzaba a ser por fin una realidad. Sin embargo, por otro lado, los presentes en el Wizink Center recordaremos este día con un sentimiento muy diferente. Admiración y orgullo tras ver como este grupo ha tachado de su lista uno de sus grandes sueños: actuar el Wizink Center. Y como no, tenía que ocurrir en el Año del Tigre, porque lo bueno se hace esperar. Alberto, Sergio y Toni. ¡Este es vuestro año!

Sobre Miss Caffeina

Este grupo de indie rock formado en 2005 comenzó a dar que hablar en el ambiente madrileño gracias a sus presentaciones en vivo y una serie de EPs producidos de manera independiente y difundidos a través de las redes sociales. En 2010 editarían su primer álbum de larga duración, Imposibilidad del fenómeno, que fue también el primero del conjunto en estar disponible en las tiendas. Para De polvo y flores, el sucesor de 2013, ya contaban con el apoyo de una multinacional, Warner Music, y de un productor de renombre internacional como el norteamericano Max Dingel. En 2016 la banda alcanzó finalmente la popularidad masiva con los sencillos "Mira como vuelo" y "Ácido", pertenecientes al tercer álbum Detroit. Su sucesor Oh Long Johnson apareció en 2019.

Fuente: Apple Music

Descubre algunos de sus mayores éxitos

PRÓXIMOS CONCIERTOS

No te pierdas la agenda del artista y descubre las próximas ciudades y festivales donde va a actuar en directo.

¡Te esperamos en Telegram!

¡Suscríbete a nuestro canal de Telegram y no vuelvas a perderte ninguna novedad!

¡Te esperamos en Telegram!

¡Suscríbete a nuestro canal de Telegram y no vuelvas a perderte ninguna novedad!

spot_img
Miriam Méndez
Miriam Méndez
Soy graduada en Periodismo y Relaciones Internacionales por la Universidad Francisco de Vitoria. Apasionada de la música, del Periodismo y de la comunicación. De hecho, desde que tenía diez años, dedicarme al Periodismo Musical ha sido mi sueño. Adoro ir a conciertos, escribir crónicas sobre discos, playlists y eventos musicales, realizar entrevistas y mucho más.
spot_img