InicioDiscosBLEACHERS - TAKE THE SADNESS OUT OF SATURDAY NIGHT

BLEACHERS – TAKE THE SADNESS OUT OF SATURDAY NIGHT

-

El anunciadísimo regreso de Bleachers estaba al caer para este verano y nos trae un nuevo giro en su estilo. La banda de Jack Antonoff ya demostró en sus primeros LPs su gran capacidad de crear escenarios y dar golpes de energía con un espíritu único y derrochando un gran talento musical. Desde Gone Now, su segundo álbum, ya han pasado 4 años, muchas colaboraciones de Jack Antonoff con otras artistas (véase todo lo que ha hecho Taylor Swift estos últimos dos años) y, por supuesto, una pandemia de por medio. No podíamos esperar que todos estos elementos no tuvieran efecto en la música de Bleachers.

Take The Sadness Out Of Saturday Night empieza con 91, que demuestra la construcción del sonido tan característica de Bleachers. No hay que olvidar que son una banda de muchos músicos, incluyendo violinistas y trompetistas. Así, para esta canción los violines brillan más y los coros son suaves, de manera que no desentonan entre sí y avanzan con golpes rítmicos. Continuamos con Chinatown, que cuenta con la colaboración del grandísimo Bruce Springsteen. Con tal renombre, es difícil hacerlo mal, aunque resulta ser más de Bruce que de Bleachers. Es un himno americano, con esos coros que resuenan de manera épica y esa energía única que desprende el Boss. Esta perdida de identidad la compensan en How Dare You Want More y Big Life, en las que nos llevan de nuevo al ambiente de Gone Now, pero con menos energía de la que irradiaban en ese álbum. De igual forma, son temas para disfrutarlos, recordar los conciertos y ponernos los dientes largos para cuando volvamos a darlo todo en los directos.

La segunda colaboración del álbum es Secret Life, con Lana del Rey, otra de las artistas con las que Jack Antonoff ha hecho de productor. Como el nombre indica, es también la antítesis de su tema predecesor. En esta canción te llevan a un rincón único y secreto, Las voces de Lana y Jack parecen susurrarse gran parte de la canción, con una melodía suave y evocativa, sin ningún recargo. ¿Quién no ha querido por momentos aislarse con esa persona que tanto quiere? Eso quieren y eso consiguen. Pero lo que sigue es otro cambio completo de tercio: Stop Making This Hurt es el sonido Bleachers por autonomasia. Una canción con la que puedes gritar y saltar y dejarte todo el corazón que te cabe en el pecho. La energía con toda la elocuencia musical de la banda, en la que de repente se intercalan teclados, baterías y saxofón. Más adelante, Don’t Go Dark destaca por la fluidez de su sonido. Todas las piezas encajan conforme van apareciendo, construyendo una atmósfera serena.

Para la última parte del álbum, la sencillez es lo que gobierna. 45 y Strange Behavior son temas en los que los instrumentos y la voz se complementan para crear temas que irradian ternura. Strange Behavior es el más acústico, en el que la voz de Antonoff es muy suave y se acompaña de unos coros que repiten esa atmósfera que nos crearon en Secret Life. La guinda de este álbum es What’d I Do With All This Faith? La preciosidad y ternura de esta canción te pueden tocar el alma, sin necesidad de nada más que una guitarra acústica y la voz de Jack, que nos vuelve a susurrar.

A grandes rasgos, lo que realmente tenemos en un disco con un estilo americano muy marcado, sobre todo con esas dos colaboraciones que se comen a Bleachers de un bocado. La pérdida de la energía que irradiaban en Gone Now es patente, pero su sonido no se ha desprendido de sus marcas personales, con esos momentos de orquesta de instituto en los que cada miembro toca un instrumento distinto. Tal vez ahora tienen una forma nueva, más suave, de tocar la fibra y nos quieren hacer sentir calma y ternura en unos tiempos que nos han llamado demasiado a la desesperación y el dolor.

Escucha aquí Take the Sadness Out of Saturday Night, de Bleachers

spot_img
Valeria Cuenca
¡Hola a todo el mundo! Soy una joven entusiasta y aficionada al arte, pero sobre todo el cine y, sin duda alguna, la música. Bióloga sanitaria de formación y salubrista en construcción, también mantengo activa mi amor por el arte día a día, escuchando, viendo y leyendo todo lo que puedo. También hago mis pinceladas como escritora, incluyendo textos personales en mi propio blog y ahora empezando con noticias musicales. Al fin y al cabo, para mí, la vida sin arte no tendría sentido.
spot_img