Inicio Noticias Destacados THUNDERCAT - IT IS WHAT IT IS

THUNDERCAT – IT IS WHAT IT IS

-

Stephen Lee Bruner (Thundercat), excéntrico productor, compositor, vocalista y virtuoso bajista, ganador de un Grammy por su colaboración con Kendrick Lamar en To Pimp a Butterfly, ha publicado su cuarto álbum: It Is What It Is (2020). Un viaje sobre el temor existencial, el amor no correspondido y, sobre todo, un sentido tributo a su amigo y colaborador Mac Miller, fallecido en 2018 por una sobredosis. En una reciente entrevista para la revista Vulture, Thundercat reconocía: «Perder a Mac fue una experiencia traumática. Me obligó a poner las cosas en perspectiva, de verdad… [el alcohol] simplemente… perdió su atractivo».

Para conseguir esta amplia paleta de emociones Thundercat ha contado con su habitual colaborador Flying Lotus, o como él considera: «la otra mitad de mi cerebro». Juntos han logrado crear un envolvente sonido que se alimenta del funk, jazz, R&B, soul y electrónica.

It Is What It Is es un álbum denso y entrecortado, de 15 canciones —16 en la versión japonesa, con el extra-bonus: Bye For Now—, pero solo 37 minutos de duración. Contiene cinco canciones de un minuto aproximadamente, a modo de interludios que articulan y organizan las diferentes secciones del disco.

Con una de estas canciones cortas comienza el álbum: Lost in Space / Great Scott / 22-26 es una ambientación espacial guiada por una línea de bajo ondulante, donde aparece la primera referencia a la pérdida de Mac Miller: «Hi, hello. Is anybody there?, Let me know if you can hear me, It feels so cold and so alone». La canción es una perfecta introducción a la siguiente: Innerstellar Love, la composición más jazzística de todo el álbum, en ella se va generando una acumulación instrumental hasta que estalla el abrasivo solo de saxofón de Kamasi Washington, otro frecuente colaborador de Thundercat.

Tras este profundo y cósmico inicio, el disco entra en una fase más distendida y superficial, donde la amistad, las fiestas, los viajes y el humor son protagonistas. Con un sonido más electrónico y bailable Thundercat resume la esencia de este bloque de canciones: «It’s alright, Just do the happy dance, Even if you’re not alright, It’s okay, Joy inside your pain», en la canción Miguel’s Happy Dance.

El anterior bloque de canciones está flanqueado por los dos singles funkies que contiene el álbum: Black Qualls y Dragonball Durag. La primera es un fresco homenaje al funk clásico y cuenta con la leyenda del Funk Steve Arrington junto a Steve Lacy y Childish Gambino. En la segunda se abre paso el sentido de humor tan característico de Thundercat: «I may be covered in cat hair, but I still smell good», acompañado de un ritmo travieso de bajo.

En la parte final de It Is What It Is, Thundercat y Flying Lotus apagan las luces y nos someten a la dura profundidad de su música. King Of The Hill, lanzada por el sello discográfico Brainfeeder a finales del 2018, cuenta con la colaboración del grupo jazz-rap Badbadnotgood. Mientras la percusión permanece fijada en el lado izquierdo de nuestros auriculares, Thundercat reflexiona sobre la fama, el amor y la prostitución: «Playing with your money and your hear…Lots of pimps and tons of hoes…Chasing cheap thrills».

Fair Chance es un doloroso y sincero homenaje a Mac Miller; en ella aparecen los raperos Lil B y Ty Dollar $ing, este último cita literalmente los versos de Mac Miller en su canción Hurt Feelings: «Keep my head above water, My eyes gettin’ bigger, the world gettin’ smaller, I been gettin’ richer, only made me crazy, Mama said I’m different, since I was a baby», sin su habitual y sobrecargado autotune, los versos de Ty Dollar $ing son verdaderamente emotivos.

El álbum acaba con el tema homónimo It Is What It Is, en el que unos hermosos acordes de guitarra de Pedro Martins, conducen a las últimas palabras de Thundercat en el disco: Hey Mac, para finalizar con una instrumental épica y desgarradora.

Muerte y humor; tristeza y optimismo; amor no correspondido y fiesta; temor existencial y amistad… It Is What It Is es una montaña rusa de emociones profundas y superficiales que se entrelazan habilidosamente durante todo el álbum bajo el repetido lema: «Es lo que hay» (It Is What It Is).