InicioDiscosIggy Pop - Every Loser

Iggy Pop – Every Loser

-

7,5

«El problema de la vida es que se detiene»

Iggy Pop

Algunos piensan que las viejas estrellas deberían permanecer en el buen recuerdo del pasado, en los mausoleos intocables del rock a fin de dar paso a lo nuevo. Puede, sin embargo, el paso del tiempo es quien juzga la crianza o el óxido de las bandas, de su ascenso al nirvana, de su mantenimiento en el sistema, o de su caída hacia al infierno del olvido.

Nunca debemos olvidar que cuando se es joven la sangre siempre hierve, la electricidad recorre el cuerpo y el cerebro salpica efervescencia. Pero debemos saber que la combustión de lo joven a lo maduro y posteriormente a lo añejo, no siempre resulta óptimo para todas las partes. La vejez es un paso difícil para aceptar y no es igual ni apto para todos. Solo algunos elegidos pueden superar esa frontera.

Es el caso de Iggy Pop,así como de otros saurios incombustibles que, a pesar de sus galopadas en la vida, siguen coleteando como jóvenes crías inextinguibles. Iggy Pop es, sin duda, uno de esos saurópsidos refractarios cuya aura anímica desafía cualquier ley de conservación y persistencia.

Every Loser, es el nuevo trabajo de la iguana, una descarada insinuación a esos seres humanos que pierden su vida en lo superfluo, en lo mundano y en lo falso, y que al mismo tiempo se muestran incapaces de superar dichas cosas y de reinventarse. Son una especie decadente que no sabe convertir sus arrugas en surcos de inteligencia, experiencia y conocimiento. La vida debería servir para poder transformarse. Un disco que posee sus muchos altos y sus pocos bajos. Deja un buen sabor boca, pero le falta cierto punch para ser una delicatessen. Obtiene un buen resultado sobre todo viendo lo que se publica a su alrededor, lo que gana premios hoy en día o lo que se convierte en Top List como mejores álbumes del año.

En general, podríamos decir que Every Loser es una burbuja de oxígeno dentro de un océano infestado de sargazos, un equilibrio entre carácter y finura, hondura y reflexión, conceptos que hoy en día se diluyen, a golpe de dólares fáciles, dando como resultado la superficialidad de falsas estrellas adoradas por una masa doblegada.

Iggy Pop, a sus 76 años de edad, sigue siendo un lagarto ágil, intenso, mutante y sagaz como esos reptiles de la gran era saúrica, porque los surcos que dibujan su cuerpo y faz, definen una geología consecuencia de potentes fuerzas telúricas. Es la piel curtida del reptil indestructible.

Para este album Iggy Pop cuenta con la participación de Duff McKagan (Guns n’ Roses), Chad Smith (Red Hot Chilli Peppers) y Taylor Hawkins (RIP, Foo Fighters). Todos ayudan a aumentar la energía y establecer el tono musical. El álbum está producido por Andrew Watt (responsable de los últimos lanzamientos en solitario de Ozzy Osbourne), quien también toca la guitarra y hace un excelente trabajo en ambos aspectos.

Every Loser es un album de once canciones que agrupa diversos estados de conciencia, desde la calma, la introspección y la osadía hasta alcanzar los puntos más extremos de la sátira y el sarcasmo: «Tengo una polla y dos bolas, eso es más de lo que tienen todos ustedes (…) Ahora, todos los tiburones en el mar me están esperando».

Es así de contundente Iggy Pop cuando arranca el album con Frenzy (frenesí), un temazo que congela los huevos: «Estoy harto del apretón, de las burlas, de la congelación y de la enfermedad. Quiero una oportunidad antes de morir. Mi mente está ya en llamas y debería retirarme, pero estoy aun dentro de un frenesí».

Acto seguido, entramos en Strung out Johnny. El sonido soft se desarrolla como el soplo aromáticode un Bourbon: «El amor se vuelve compulsivo. Hay que saber decir no. Dios me hizo adicto, pero Satanás me dijo que ahora es el momento de pagar». Se trata de un tema a medio gas, donde la voz grave adquiere el protagonismo de una iguana que lacera sobre sus corrupciones.

Seguidamente llega New Atlantis, tercera pista del album. Su letra es un tributo a esa ciudad de Miami amenazada por la subida del mar y por el tipo de gente que habita en ella. Iggy la compara como una de esas mujeres que entregan su vida al placer de los hombres y que condensan toda la podredumbre que llevan dentro: «En algún lugar (…) yace una hermosa puta de ciudad. Ella acepta todas las donaciones y atrae un sinfín de amantes (…) traficantes y asesinos (…) estafadores y matones (…) Porque aquí, un hombre puede ser él mismo (…) Pero ahora, ella se está hundiendo en el mar…». Sin duda es al mismo tiempo un homenaje al legendario tema de Donovan, Atlantis (Barabajagal, 1969), que nos recuerda la Atlántida como esa misteriosa civilización que se perdió bajo el mar.

En Modern Day Rip-Of, cuarto tema del album, la iguana vuelve a azotar su cola con su feroz combustible. El punteo de guitarra, a partir del minuto 2:25, es fulminante. Su letra nos hace ver la incapacidad y culpa que tenemos ante los engaños que nos da la vida: Soy tan culpable como el pecado (…) Sé cómo ganar (…) pero no sé cómo morir ni cómo llorar / Me retuerzo de dolor y eso me está retorciendo el cerebro…».

Tras ese chasquido llameante y rabia, el album regresa a cierta calma con Morning Show, una pista suave donde la frecuencia grave de Iggy retumba junto a una narrativa de ultratumba. La letra es ácida como el amoníaco: «El payaso que amabas está muerto / Mis entrañas se han vuelto rojas / Veo un futuro sin esperanza / El tiempo es como una cáscara / Se abre y revela lo que lleva dentro…».

The news for Andy es una extraña canción compuesta en base a tres anuncios de periódico, tal como afirma el propio Iggy Pop:«Cuando estaba haciendo Funhouse con The Stooges, compartíamos un motel con Andy Warhol y su séquito. Estaban haciendo la película Heat y en una charla Andy me sugirió: ¿Por qué no lees el periódico y dejas que esa sea la voz de la canción? Nunca me había planteado eso, pero ahora he compuesto The news for Andy en base a su memoria y a esos tres cortos anuncios que estaban impresos en un folleto gratuito que encontré tirado en el estudio».

Por su parte, Neo Punk, es un claro retorno inmersivo a ese estilorebelde ydescarado donde el ritmo desesperado y anacrónico abofetea el alma como un sarpullido anárquico. Es lo que expresa Iggy Pop cuando nos dice que se sintió fascinado cuando el punk irrumpió comomúsica y luego se convirtió en muchas otras cosas como en subestilos diferentes, tendencias de moda, actitud ante la sociedad, orientación sexual, etc. La legra es cortante como un afilado cuchillo: «Puedo vomitar y babear en tu piscina (…) Las ancianas se corren cuando muestro mi basura».

All the way down es otra de las canciones donde el sarcasmo se desata mientras se observa el esplendor del Elysium: «No quiero escuchar ninguna falsa mierda / Tengo que ganar y ese es el final (…) Los dioses en el cielo tienen aceite y oro, mientras que el resto de nosotros simplemente hervimos y envejecemos (…) Es la vida que huele a muerte».

Comments es el noveno corte del disco, una digresión hacia las redes sociales y el mundo de la imagen, esos dos metaversos disfrazados de falsa realidad que nos engulle como un mefítico cefalópodo: «La tierra está sucia, el espacio está lleno de escalofríos (…) Vende tus acciones en Zuckerberg o Musk / y compra tu pasaporte para el final de la diversión».

Seguidamente suena My Animus (Interlude), una brevísima canción de relleno de 1 minuto que nos deja con una frase insólita «No soy un niño de paja endeble y perdido / Soy un terror». Parece ser que el tema se inspira, según Iggy, en el orgullo que llevamos dentro desde que somos niños, y que nada tiene que ver con esos orgullos ensoñados de adulto para ser millonarios, líderes en las listas de éxitos o reyes de un estadio. Nada de eso. Es aquel orgullo que viene de uno mismo, de esa habilidad saludable para poder buscar los placeres importantes de la vida y saber encauzarlos. 

The Regency es el cierre del album. Musicalmente se inicia suave con un background coral, pero al rato sube la intensidad con estribillos marcados y un sonido entre new wave y rock. Líricamente trata de las relaciones entre el negocio de los estacionamientos, los bancos y los estadios. En el fondo trata de decirnos que la vida está regentada por el negocio y sus abultadas ganancias.

Concluyendo, Every Loser, es un album bueno e interesante haciéndonos ver una vez más que la música de la iguana es tan variable como dificil de categorizar. Puede que a muchos no les vaya ese rollo y prefieran al músico más cañero y punk, como lo fue en sus tiempos con The Stooges o en sus primeros álbumes en solitario. Cuestión de gustos. Por mi parte, lo que más valoro en un músico es su constante capacidad de reinventarse, de atreverse a desnudar sus propios corsés sociales y experimentar nuevas rutas. Eso enriquece al artista y lo hace grande. Lo hace ser sincero ante la estupidez y la malsana hipocresía reinante.

Toda esa fusión estilística convierte a «cada perdedor» (Every Loser) en ganador, porque ofrece ese aliento de supervivencia para que podamos reflexionar sobre el estado general del mundo y sobre nosotros mismos. Y con ello ganamos todos. Como afirma American Song Writer: «Every Loser es imponente, poderoso y, sobre todo, divertido, lo que demuestra que a Iggy Pop le queda mucho combustible en su viejo tanque». Esperemos que así sea.

Escucha aquí EVERY LOSER de Iggy Pop

AUTOR

Carlos Flaqué Monllonch
Carlos Flaqué Monllonch
Hablar de uno mismo no es tarea fácil, aunque muchas veces las circunstancias pidan hacerlo, como es el caso. Se pueden contar muchas cosas, pero quizás lo más importante es abrazar la vida con positividad. ¿Qué puedo contaros de mí? Este caso deciros que me encanta la música y mi profesión, la de periodismo (escribir) y la de comunicación gráfica (diseño gráfico y fotografía), herramientas que me permiten abrir muchas puertas, como conocer gente para intercambiar, transmitir cosas y generar proximidades. Las nuevas tecnologías permiten eso y más. Así que nada de excusas y manos a la obra…

¿Te gusta CrazyMinds? ¡Síguenos!

BUSCADOR

Y MUCHO MÁS...

spot_img
spot_img
7,5 «El problema de la vida es que se detiene» Iggy Pop Algunos piensan que las viejas estrellas deberían permanecer en el buen recuerdo del pasado, en los mausoleos intocables del rock a fin de dar paso a lo nuevo. Puede, sin embargo, el paso del tiempo...Iggy Pop - Every Loser